02:18 GMT +322 Octubre 2017
En directo
    Noticias

    RUSIA PUEDE OCASIONARLE A LA UE UNAS PÉRDIDAS POR IMPORTE DE 2.000 MILLONES DE EUROS. NEZAVISIMAYA GACETA

    Noticias
    URL corto
    0 101

    Dos días antes de la cumbre Rusia-UE en Helsinki, en las relaciones ruso-europeas se está armando un nuevo escándalo. En pos del lance de Polonia que bloqueó el inicio de las negociaciones entre la UE y Rusia sobre el nuevo acuerdo de cooperación, Rusia presentó algunas exigencias a la UE que, en caso de ser incumplidas, podrían ocasionarles a sus miembros unos daños por importe de dos mil millones de euros.

     

    Es sintomático que, lo mismo que en el caso con Polonia que demandó de Moscú levantar el embargo impuesto a la producción agropecuaria, los roces entre Rusia y la Unión Europea también estén generados por importaciones de carne.

    Desde enero de 2007, Rusia podría imponer embargo a los productos del sector agropecuario europeo. Una advertencia al respecto la hizo el Servicio Federal de Control Veterinario y Fitosanitario. Mientras tanto, el volumen de las exportaciones consolidadas de productos cárnicos de la UE a Rusia totaliza un millón 700 mil euros al año.

    El portavoz de la Comisión de la Unión Europea, Philip Tod, manifestó ayer a Nezavisimaya Gaceta que el 3 de noviembre, el director del citado Servicio, Sergei Dankvert, entregó a un alto cargo de la Comisión de la Unión Europea una carta oficial y también informó a la Comisión verbalmente de que a partir del 1º de enero de 2007, Rusia planea prohibir la importación de productos cárnicos de la Unión Europea. El embargo se debe a los recelos relacionados con el comercio de productos de la ganadería en la UE después de su nueva ampliación. Como se sabe, el próximo año ingresarían en la UE dos países más: Bulgaria y Rumania.

    Moscú exige que todos los productos alimenticios exportados vayan acompañados de los certificados correspondientes que deben hacer mención del empleo de cualesquiera pesticidas o materias químicas potencialmente peligrosas en cualquier etapa de la producción. Según comenta EUobserver, edición digital europea bien informada, tales exigencias se traducirán en gastos administrativos por millones de euros y en demoras de los suministros.

    Ayer, una fuente diplomática autorizada en Moscú confirmó a Nezavisimaya Gaceta el hecho de haber sido entregada tal carta. El servicio de prensa del Ministerio de Agricultura de Rusia se abstuvo de comentarios.

    Según Tod, "ningún producto de la ganadería será sujeto a limitaciones en el mercado ruso, mientras la Comisión de la Unión Europea le demuestre a Rusia que fueron adoptadas todas las medidas para excluir la penetración en el mercado europeo de la carne contaminada de fiebre porcina procedente Bulgaria o Rumania". Ello no obstante, en las charlas privadas, expertos y diplomáticos europeos expresan que Moscú con toda seguridad procurará sacar dividendos políticos al debatir con Europa los sucesivos suministros de carne al mercado ruso.

     

     

     

    RUSIA PUEDE OCASIONARLE A LA UE UNAS PÉRDIDAS POR IMPORTE DE 2.000 MILLONES DE EUROS. NEZAVISIMAYA GACETA

     

     

    Dos días antes de la cumbre Rusia-UE en Helsinki, en las relaciones ruso-europeas se está armando un nuevo escándalo. En pos del lance de Polonia que bloqueó el inicio de las negociaciones entre la UE y Rusia sobre el nuevo acuerdo de cooperación, Rusia presentó algunas exigencias a la UE que, en caso de ser incumplidas, podrían ocasionarles a sus miembros unos daños por importe de dos mil millones de euros.

     

    Es sintomático que, lo mismo que en el caso con Polonia que demandó de Moscú levantar el embargo impuesto a la producción agropecuaria, los roces entre Rusia y la Unión Europea también estén generados por importaciones de carne.

    Desde enero de 2007, Rusia podría imponer embargo a los productos del sector agropecuario europeo. Una advertencia al respecto la hizo el Servicio Federal de Control Veterinario y Fitosanitario. Mientras tanto, el volumen de las exportaciones consolidadas de productos cárnicos de la UE a Rusia totaliza un millón 700 mil euros al año.

    El portavoz de la Comisión de la Unión Europea, Philip Tod, manifestó ayer a Nezavisimaya Gaceta que el 3 de noviembre, el director del citado Servicio, Sergei Dankvert, entregó a un alto cargo de la Comisión de la Unión Europea una carta oficial y también informó a la Comisión verbalmente de que a partir del 1º de enero de 2007, Rusia planea prohibir la importación de productos cárnicos de la Unión Europea. El embargo se debe a los recelos relacionados con el comercio de productos de la ganadería en la UE después de su nueva ampliación. Como se sabe, el próximo año ingresarían en la UE dos países más: Bulgaria y Rumania.

    Moscú exige que todos los productos alimenticios exportados vayan acompañados de los certificados correspondientes que deben hacer mención del empleo de cualesquiera pesticidas o materias químicas potencialmente peligrosas en cualquier etapa de la producción. Según comenta EUobserver, edición digital europea bien informada, tales exigencias se traducirán en gastos administrativos por millones de euros y en demoras de los suministros.

    Ayer, una fuente diplomática autorizada en Moscú confirmó a Nezavisimaya Gaceta el hecho de haber sido entregada tal carta. El servicio de prensa del Ministerio de Agricultura de Rusia se abstuvo de comentarios.

    Según Tod, "ningún producto de la ganadería será sujeto a limitaciones en el mercado ruso, mientras la Comisión de la Unión Europea le demuestre a Rusia que fueron adoptadas todas las medidas para excluir la penetración en el mercado europeo de la carne contaminada de fiebre porcina procedente Bulgaria o Rumania". Ello no obstante, en las charlas privadas, expertos y diplomáticos europeos expresan que Moscú con toda seguridad procurará sacar dividendos políticos al debatir con Europa los sucesivos suministros de carne al mercado ruso.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    RUSIA PUEDE OCASIONARLE A LA UE UNAS PÉRDIDAS POR IMPORTE DE 2.000 MILLONES DE EUROS. NEZAVISIMAYA GACETA

     

     

    Dos días antes de la cumbre Rusia-UE en Helsinki, en las relaciones ruso-europeas se está armando un nuevo escándalo. En pos del lance de Polonia que bloqueó el inicio de las negociaciones entre la UE y Rusia sobre el nuevo acuerdo de cooperación, Rusia presentó algunas exigencias a la UE que, en caso de ser incumplidas, podrían ocasionarles a sus miembros unos daños por importe de dos mil millones de euros.

     

    Es sintomático que, lo mismo que en el caso con Polonia que demandó de Moscú levantar el embargo impuesto a la producción agropecuaria, los roces entre Rusia y la Unión Europea también estén generados por importaciones de carne.

    Desde enero de 2007, Rusia podría imponer embargo a los productos del sector agropecuario europeo. Una advertencia al respecto la hizo el Servicio Federal de Control Veterinario y Fitosanitario. Mientras tanto, el volumen de las exportaciones consolidadas de productos cárnicos de la UE a Rusia totaliza un millón 700 mil euros al año.

    El portavoz de la Comisión de la Unión Europea, Philip Tod, manifestó ayer a Nezavisimaya Gaceta que el 3 de noviembre, el director del citado Servicio, Sergei Dankvert, entregó a un alto cargo de la Comisión de la Unión Europea una carta oficial y también informó a la Comisión verbalmente de que a partir del 1º de enero de 2007, Rusia planea prohibir la importación de productos cárnicos de la Unión Europea. El embargo se debe a los recelos relacionados con el comercio de productos de la ganadería en la UE después de su nueva ampliación. Como se sabe, el próximo año ingresarían en la UE dos países más: Bulgaria y Rumania.

    Moscú exige que todos los productos alimenticios exportados vayan acompañados de los certificados correspondientes que deben hacer mención del empleo de cualesquiera pesticidas o materias químicas potencialmente peligrosas en cualquier etapa de la producción. Según comenta EUobserver, edición digital europea bien informada, tales exigencias se traducirán en gastos administrativos por millones de euros y en demoras de los suministros.

    Ayer, una fuente diplomática autorizada en Moscú confirmó a Nezavisimaya Gaceta el hecho de haber sido entregada tal carta. El servicio de prensa del Ministerio de Agricultura de Rusia se abstuvo de comentarios.

    Según Tod, "ningún producto de la ganadería será sujeto a limitaciones en el mercado ruso, mientras la Comisión de la Unión Europea le demuestre a Rusia que fueron adoptadas todas las medidas para excluir la penetración en el mercado europeo de la carne contaminada de fiebre porcina procedente Bulgaria o Rumania". Ello no obstante, en las charlas privadas, expertos y diplomáticos europeos expresan que Moscú con toda seguridad procurará sacar dividendos políticos al debatir con Europa los sucesivos suministros de carne al mercado ruso.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik