05:20 GMT +324 Octubre 2017
En directo
    Noticias

    ES MEJOR NO SUSCRIBIR NINGÚN ACUERDO CON LA UE QUE CEDER ANTE CHANTAJE, OPINA PARLAMENTARIO. KOMMERSANT

    Noticias
    URL corto
    0 110

    Polonia ha prometido bloquear el inicio de las negociaciones con Rusia sobre el nuevo acuerdo de cooperación y asociación hasta que Moscú ratifique la Carta Energética y levante el embargo sobre los productos cárnicos y agropecuarios polacos. Moscú ha respondido que "es mejor no suscribir ningún acuerdo que correr el riesgo de ser sometidos a chantaje".

    El enfriamiento en las relaciones ruso-polacas se produjo poco después de que el ex presidente Alexander Kwasniewski apoyara la revolución naranja en Ucrania, aportando una importante contribución a su victoria: a finales de 2004 fue justamente él quien llamó la atención de la UE sobre los sucesos en Ucrania y actuó como principal abogado de las fuerzas "anaranjadas" en Occidente.

    El Kremlin ha acogido con extrañeza el escandaloso lance de Polonia. Un alto funcionario público del Gabinete de la Presidencia de Rusia manifestó: "Ellos no nos han solicitado nada a nivel oficial. Resulta que debemos analizar cómo y de qué les pudimos haber ofendido. Ellos podrían habernos dicho: nos preocupan tales problemas, vamos a discutirlos, pero parece que no les alcanza coraje o experiencia para dirigirse a nosotros".

    Las últimas conversaciones directas entre Rusia y Polonia se sostuvieron a finales de octubre, durante la visita del ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, a Varsovia. En aquella ocasión, su homóloga polaca, Anna Fotyga, manifestó que el proyecto de construcción del gasoducto noreuropeo Nord Stream representaba una amenaza para Polonia. La última declaración del primer ministro polaco Jaroslaw Kaczynski no hace mención alguna de este proyecto, pero es evidente que en las negociaciones de Bruselas los emisarios polacos plantearon también este problema. No cabe la menor duda de que Varsovia seguirá ejerciendo presiones sobre otros miembros de la UE, ante todo sobre Alemania, en el intento de bloquear el tendido de Nord Stream.

    Según cree Konstantín Kosachov, jefe del comité parlamentario para asuntos internacionales, en la tesitura actual resulta imposible redactar nuevo acuerdo durante un año. Ello no obstante, cree el parlamentario, "noviembre de 2007 no marca el fin de la vigencia del acuerdo actual, sino ofrece esta disyuntiva: prorrogarlo o suscribir uno nuevo, actualizado". "El acuerdo vigente no corresponde a las realidades de hoy, el nuevo sería mucho mejor -está seguro el diputado-, pero es un problema interno de la Unión Europea. La postura egoísta de Polonia constituye un dolor de cabeza para la Unión Europea. Pero nosotros deseamos estructurar las relaciones con Europa en pie de equidad y preferimos no tener suscrito ningún acuerdo que correr el riesgo de ser sometidos a chantaje".

    La situación en que el nuevo acuerdo entre Rusia y la Unión Europea no sea redactado a tiempo, parece bastante absurda, sobre todo a la luz del reciente viraje en la política energética de Rusia. Justamente la Unión Europea es el principal socio para Rusia. El Kremlin deposita especiales esperanzas en la cooperación con la UE, recompensando de este modo el subsiguiente deterioro de las relaciones con Estados Unidos. Dado que Polonia es uno de los aliados más íntimos de Washington en Europa, su postura intransigente puede resultar nada casual. La Casa Blanca, evidentemente descontenta con el propósito de Moscú de fomentar las relaciones con la UE a espaldas de Washington, con toda seguridad está dispuesta a secundar los intentos de Polonia por aislar Moscú.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik