08:50 GMT +317 Octubre 2017
En directo
    Noticias

    EL DIRIGENTE DEL SENADO RUSO QUIERE QUE A LOS CARGOS PÚBLICOS SE LES PROHÍBA CRITICAR AL GOBIERNO. GACETA

    Noticias
    URL corto
    0 0 02

    El dirigente del Senado ruso, Sergei Mironov, recomienda que a los funcionarios públicos se les prohíba criticar al Gobierno. La respectiva enmienda a la Ley de cargos públicos, enviada desde la oficina de Mironov a la Cámara baja, representa probablemente la iniciativa más insólita de la historia del Parlamento ruso.

     

    La legislación en vigor no permite a los funcionarios evaluar en público la labor de diversos ministerios y departamentos pero Mironov se ha propuesto no detenerse en ello y ampliar la lista de temas vetados. Su enmienda convertiría en un tabú cualquier ‘declaración, juicio o evaluación hecha en público, en particular, a través de los medios de comunicación, que sea capaz de perjudicar la imagen de la Federación Rusa'. El documento no especifica qué clase de palabras o expresiones serían interpretadas como ‘perjudiciales'.

    Los diputados de la Cámara baja no se apresuran a respaldar la iniciativa de Mironov. ‘Es necesario redactarla en términos más precisos porque todavía parece demasiado vaga e ininteligible - observa Pavel Krasheninnikov, responsable del Comité parlamentario para la legislación -. No podemos prohibir que un funcionario critique a alguno de sus subalternos, o cierto departamento, o al Gobierno'. Para asegurar un mayor grado de responsabilidad, según él, hace falta pagarles a los cargos públicos un sueldo más alto. ‘Entonces sí, podremos ser mucho más exigentes con ellos, en particular, pedir que respondan por cada palabra irreflexiva' - explica Krasheninnikov.

    Los observadores locales se muestran todavía más escépticos a este respecto y califican la propuesta de Mironov como ‘la más rara' de cuantas se han formulado hasta la fecha en el Parlamento. ‘Es un absurdo - dice Mark Urnov, presidente de la Fundación Expertiza -. Lo único que se me ocurre es que Mironov quiso lucirse ante el Kremlin, demostrar su lealtad incondicional y su disposición de protegerle contra cualquier invectiva malévola, en particular, por vía legislativa'.

    Aún así, la enmienda de Sergei Mironov encuadra perfectamente en la oleada de mociones legislativas que va cobrando vigor en Rusia a medida que se acercan las elecciones parlamentarias de 2007 y las presidenciales de 2008. Si los acontecimientos evolucionan en la misma dirección, no es descartable la aparición de alguna propuesta similar que extendería el veto sobre la crítica también a los funcionarios de partidos políticos y a los medios de comunicación. Las fuentes parlamentarias de Gaceta no excluyen, por lo menos, tal posibilidad.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik