08:01 GMT +319 Octubre 2018
En directo
    Noticias

    EMPRESARIO BEBIDO PASA FALSA ALARMA DE BOMBA PARA RETENER AVIÓN CON SU COMPAÑERO DE JUERGA

    Noticias
    URL corto
    0 0 0

    Viena, 24 de octubre, RIA Novosti. Un empresario alemán, que estaba totalmente borracho, pasó falsa alarma de bomba para retener un avión que iba a trasladar de Viena a Frankfurt a su compañero de juerga.

    El hombre - un empresario alemán de 34 años de edad - había tropezado en Viena con un compatriota - un inspector financiero, de 28 años, venido de la misma región de Alemania - y los dos se pusieron a celebrar el encuentro a lo grande, tanto que el inspector tuvo que aplazar dos veces el vuelo de vuelta, escribe el diario Kronen Zeitung. Su compañero de juerga pasó un largo rato intentando convencerle de que cancelara el viaje del todo pero fue en vano. El amigo se puso inflexible y finalmente se dirigió al aeropuerto. ‘Igual no vas a volar, te lo juro' - le advirtió el otro, desesperado.

    Cuando ya estaba solo en su hotel, llamó varias veces a la compañía aérea pidiendo que no dejasen embarcar a su compañero bebido. Sin embargo, éste pudo subir a bordo y el avión salió de Viena a la hora prevista. Sintiéndose abandonado, el empresario se decantó entonces por un último paso: volvió a llamar para decir que había una bomba a bordo de la aeronave.

    La reacción fue inmediata: la compañía ordenó a los pilotos dar una vuelta de 180 grados, de manera que el Airbus A-320, con 120 pasajeros a bordo, regresó al aeropuerto de Schwechat, Viena. Los agentes de seguridad procedieron a revisar la máquina pero no hallaron explosivos. En cambio, no les costó mucho trabajo encontrar al que había gastado aquella broma: el empresario alemán estaba dormido tranquilamente en su habitación de hotel.

    Los expertos dicen que, cuando él llamó a la compañía aérea, la concentración del alcohol en su sangre era probablemente superior a 250 mg/dl. El nivel de 350 mg/dl, según los médicos, ya supone una dosis letal para la mayoría de los humanos.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik