15:47 GMT +313 Diciembre 2017
En directo
    Noticias

    GERMAN GREF: "HACER LO POSIBLE POR CONSERVAR LA CONFIANZA DE LOS INVERSORES"

    Noticias
    URL corto
    0 0 0

    Entrevista concedida por el ministro de Desarrollo Económico y Comercio de Rusia, German Gref, a la revista española "Moneda Única"

    Entrevista concedida por el ministro de Desarrollo Económico y Comercio de Rusia, German Gref, a la revista española "Moneda Única"

    PREGUNTA: ¿Qué mercados son de importancia primordial para Rusia y qué países representan el mayor interés por sus peculiaridades políticas y económicas?

    RESPUESTA: Rusia va integrándose exitosamente en el espacio económico global y cada vez es más intensa su interacción con la economía mundial. La rica experiencia histórica, el enorme territorio y la ventajosa situación geográfica convierten a Rusia en un poderoso agente en los mercados europeo y asiático. Pero se debe actuar ateniéndose a determinadas prioridades de la cooperación porque son distintos los niveles de integración con Europa, Asia y los países del espacio postsoviético.

    En las relaciones internacionales regionales que mantiene Rusia predomina la orientación europea: un 64% del intercambio comercial en 2005 había correspondido a los países de la UE. Esa tendencia se conservará porque se trata de intereses recíprocamente ventajosos. Rusia tiene los recursos energéticos que necesita Europa, y Europa posee las tecnologías de punta que necesita Rusia. Sin embargo, es una colaboración bastante vulnerable para Rusia porque en sus exportaciones predominan los recursos energéticos que no son infinitos.

    Por cierto, sería contraproducente si Rusia actuara únicamente en el mercado europeo. La principal tarea estratégica -diversificar la economía y las exportaciones- resultaría más fácil de cumplir si hacer hincapié en la vertiente asiática de la cooperación, sobre todo con los países del espacio postsoviético y China. En esta vertiente ya no prevalecen las exportaciones de materia prima porque es más demandada la producción de la industria transformadora. También importa que en las relaciones económico-comerciales establecidas en el derrotero asiático -a diferencia del europeo- hayan surgido elementos de una cooperación industrial.

    En los tres últimos años, la economía rusa se ha visto favorecida por las acrecidas importaciones de artículos chinos, especialmente máquinas e instalaciones, que conjugan precios asequibles y calidad. Como resultado, la industria rusa es cada vez más competitiva.

    O sea, Rusia tiene la posibilidad y la necesidad de fomentar la colaboración económica en dos vertientes: la europea y la asiática.

    PREGUNTA: ¿En qué se basan las transformaciones económicas positivas efectuadas los últimos años en Rusia? ¿En qué medida contribuyen a ese proceso la extracción y la venta de materia prima, particularmente los recursos energéticos?

    RESPUESTA: El favorable dinamismo de los principales indicadores macroeconómicos registrado en los últimos años es resultado de la conjugación de varios factores. Claro, el crecimiento económico de Rusia se debe en gran medida a la coyuntura de comercio exterior. Pero no es el único factor. Actualmente surten efecto las reformas económicas implantadas en los años anteriores, el desarrollo de los institutos de mercado y el incremento de las inversiones captadas, tanto las directas como las de cartera.

    Con todo, no se puede negar la fuerte influencia del factor 'materia prima'. Sabido es que más del tercio del presupuesto de Rusia lo componen los ingresos fiscales y pagos que provienen del sector de petróleo y gas. Gracias a las superganancias del presupuesto condicionadas por la favorable coyuntura de exportaciones en el mercado de recursos energéticos, el Gobierno ha conseguido formar el Fondo de Estabilización y acumular una considerable reserva en oro y divisas. Por una parte, es un factor estabilizador por si caen bruscamente los precios del petróleo; y por otra parte, es una fuente para crear nuevos institutos de asociación estatal-privada, tales como el Fondo de Inversiones.

    El éxito de toda reforma depende de dos factores: saber acertar con el modelo final y contar con instrumentos de reforma adecuados al país en cuestión. En el caso de Rusia se debe observar los principios de economía de mercado en combinación con los intereses nacionales. Es lo fundamental.

    PREGUNTA: En los informes que publican las agencias noticiosas se habla de la estabilidad macroeconómica en Rusia y de la exitosa transición hacia la economía de mercado. ¿En qué dirección se desarrolla el proceso de reformas económicas? ¿Cuáles son las tareas prioritarias del Ministerio de Desarrollo Económico y Comercio?

    RESPUESTA: Efectivamente, en Rusia continúa el crecimiento económico desde hace más de siete años. Entre 1999 y 2005, el PIB había crecido un 50 por ciento y, además, la tasa de crecimiento industrial en Rusia es mucho mayor que la de los países más industrializados del mundo y de la economía mundial en su conjunto. Por ahora solo cedemos a unos cuantos países en desarrollo y a los países de la Comunidad de Estados Independientes (CEI).

    Al cierre de 2005, el PIB de Rusia había incrementado un 6,4%. Para comparar, ese mismo indicador había sido de un 2,8% en Japón, un 3,5% en EE UU y un 7% en la CEI.

    En general, ha sido lograda una estabilidad macroeconómica. La demanda de consumo sigue creciendo y la mantiene el crecimiento de los ingresos reales de la población. Las inversiones en el capital fijo habían aumentado en 2005 un 10,7% frente al año anterior. Pero hay que reconocer que el crecimiento de las inversiones se concentra principalmente en la industria extractora, en el sector de transportes y en el de comunicaciones. Es favorable el dinamismo que muestran las inversiones extranjeras directas, aunque todavía son pequeñas en comparación con la escala de la economía nacional. No obstante, las inversiones en el primer trimestre de 2006 habían superado el doble las registradas durante todo el año 2005.

    A diferencia de los años anteriores, hoy día las exportaciones dejan de ser el factor que determina el crecimiento económico. Ya en 2005 se habían desacelerado las tasas de crecimiento de las exportaciones, en primer término las del petróleo.

    Siguen creciendo las reservas en oro y divisas, que para la fecha superan $236 mil millones. Ese monto coloca a Rusia en el cuarto puesto en el mundo después de China, Japón y Taiwán.

    La estable situación económica también se debe al robustecimiento de la situación financiera en el país: los ingresos en el arca pública en 2005 habían constituido el 23,6% del PIB, y el superávit, el 7,5% del PIB. Al mismo tiempo el Fondo de Estabilización, que hoy se calcula en 1,8 billones de rublos ($64 mil millones), ofrece buenas posibilidades para prevenir situaciones de crisis en el área financiera incluso si empeora la coyuntura de comercio exterior.

    En cuanto a la inflación, quedan problemas. En 2005 su tasa era más baja que la de este año: 10,9% contra 11,7%. Seguimos la dinámica de los precios y podemos afirmar que es del todo posible reducir la tasa de inflación en 2006 hasta un 8 ó 9%, y hacia 2009, hasta un 4 ó 5%.

    De esta manera Rusia continuará adelantando por los ritmos de crecimiento económico a los países industrializados, aunque quedará en zaga a China y algunos otros países con economía en transición. Se espera que la tasa de crecimiento económico sea del 6% anual.

    Para mantener e impulsar el crecimiento económico se procederá a realizar una nueva estrategia de innovaciones e inversiones del desarrollo económico-social orientada a superar la dependencia de la economía rusa de la coyuntura de comercio exterior.

    La nueva estrategia permitirá aprovechar las ventajas y recursos globales de desarrollo con que cuenta el país, tales como el potencial científico-técnico, el humano y el de los recursos naturales -particularmente las ventajas geoeconómicas-, así como el potencial inversionista. También importa el marco jurídico de la economía que facilita captar inversiones y fomentar la libre empresa.

    La exitosa realización de la estrategia de innovaciones e inversiones será posible, además, porque va mejorando el clima de inversiones, disminuye el fardo fiscal sobre la libre empresa, se efectúan transformaciones institucionales y el Estado presta determinada ayuda financiera.

    Esos medios serán aprovechados para financiar los más importantes proyectos internacionales y desarrollar los sectores clave de la economía nacional. Se dedicará una mayor atención a las investigaciones fundamentales y aplicadas, construcción aeronáutica, desarrollo de nuevos materiales, biotecnología, exploración espacial, telecomunicaciones, infraestructura de transporte, agricultura, salud pública y enseñanza.

    Asimismo juegan un relevante papel en la aceleración del crecimiento económico los institutos financieros de desarrollo, tales como el Fondo de Inversiones, el Fondo Innovativo de Capital de Riesgo, el Banco Ruso de Desarrollo y las zonas económicas especiales. Permiten proceder a la ejecución de proyectos basados en el partenariado privado-estatal.

    Con todo, la principal fuerza motriz del desarrollo económico de Rusia -tanto en la perspectiva de mediano plazo como en la de largo plazo- es el crecimiento de las inversiones. Gracias al efecto multiplicador que se producirá como resultado de las inversiones estatales y del mejoramiento del clima inversionista en el período de hasta 2009, el aflujo de las inversiones extranjeras directas alcanzará unos $37 millones anuales. Coadyuvarán a ello el otorgamiento a Rusia de un rating crediticio más alto a nivel internacional y su ingreso en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

    PREGUNTA: ¿Qué nuevas medidas aplica el Gobierno ruso para captar inversiones?

    RESPUESTA: La actitud de Rusia respecto a la captación de inversiones extranjeras no se diferencia mucho de la actitud de los países industrializados. Siempre aplaudimos las inversiones sin importar el país de procedencia. La legislación rusa ofrece a los inversores extranjeros el régimen nacional de inversiones, aunque con algunas excepciones condicionadas a aspectos de seguridad nacional. Pero en general, se intenta crear las condiciones más favorables.

    El año pasado habían entrado a funcionar tres mecanismos de inversiones totalmente nuevos para Rusia pero muy difundidos en la práctica mundial. Se trata de concesiones, de zonas económicas especiales y del Fondo de Inversiones. Las concesiones representan el instrumento más característico del partenariado estatal-privado y son muy actuales para Rusia porque el Estado necesita de una financiación adicional para desarrollar la infraestructura.

    Las zonas económicas especiales experimentan un dinámico desarrollo y los inversores extranjeros muestran interés por las posibilidades que ofrecen. La legislación rusa prevé dos tipos de zonas económicas especiales: industriales y tecnológicas. Más tarde aparecerán las portuarias y las turístico-recreativas. La ley de zonas turísticas fue aprobada el 26 de mayo por el Consejo de la Federación (cámara alta del Parlamento) y ahora deberá quedar firmada por el Presidente de Rusia.

    La Ley del Fondo de Inversiones prevé una participación estatal directa en proyectos inversionistas de envergadura. Ya ha sido celebrado el primer concurso de esos proyectos y la Comisión de Inversiones encargada de elegirlos se reunirá el 14 de junio en el marco del X Foro Económico Internacional de San Petersburgo.

    Desde luego, los nuevos instrumentos resultarán eficaces sólo si se procede a mejorar de forma íntegra el clima de inversiones en el país. De allí que las principales tareas en ese terreno consisten en rebajar la tasa de inflación, asegurar la convertibilidad del rublo, reducir las barreras administrativas y el fardo fiscal en la economía, perfeccionar la legislación que regula la extracción de los recursos naturales y el acceso de los inversores extranjeros a los sectores estratégicos, y desarrollar nuevos institutos en el ámbito financiero (los llamados bonos bolsa).

    Los sondeos arrojan que las compañías extranjeras establecidas en Rusia valoran el clima inversionista ruso mucho mejor que los analistas extranjeros. La insuficiente información sobre Rusia en los medios de prensa occidentales no favorece las inversiones extranjeras directas en la economía nacional.

    O sea, es importante brindarle a la comunidad internacional una información objetiva sobre el potencial económico de Rusia. Para ello empleamos todas las fuentes posibles: foros, conferencias y ferias internacionales, publicaciones especializadas de carácter informativo, etc.

    También importa que Rusia pueda organizar un evento donde acepte reunirse la élite empresarial y política de nivel internacional. Ese evento podría ser el Foro Económico Internacional de San Petersburgo, que se celebrará este año del 13 al 15 de junio.

    Ya han confirmado su asistencia los presidentes de importantes corporaciones internacionales: Michael Klein (Citigroup), Peter Sutherland (Goldman Sachs), Rick Vagoner (General Motors) y Steven Forbes (Forbes), entre otros. Aplicamos todos los esfuerzos para que el Foro de Petersburgo sea un instrumento práctico que ayude a superar las barreras geográficas e informativas que separan a nuestros países.

    Para lograr ese objetivo, el Foro debe contar con temas e ideas de interés no sólo para Rusia, sino para los demás países también. A partir del presente año, en el Foro se tratarán problemas que más azotan a la economía mundial a raíz del proceso de globalización.

    PREGUNTA: ¿Qué debe hacer Rusia para ingresar en la OMC y qué aportaría ese ingreso a los inversores extranjeros?

    RESPUESTA: En estos momentos Rusia mantiene negociaciones sobre los siguientes aspectos: condiciones de acceso al mercado de bienes y servicios, problemática agropecuaria y cuestiones sistémicas. El proceso de las negociaciones ya ha entrado en su fase final, pero aún quedan sin resolver problemas de importancia, tales como el nivel de apoyo interno de la agricultura, la protección de la propiedad intelectual y los servicios financieros.

    Rusia mantiene las conversaciones sobre la adhesión a la OMC desde 1995, y su principal tarea es lograr que el ingreso no perjudique los derechos que tiene en el comercio internacional. Rusia necesita un amplio acceso a los mercados mundiales de bienes y servicios y una eficaz protección de su mercado interno.

    Por su parte, Rusia ha cumplido la mayoría de las exigencias enumeradas en los acuerdos vigentes de la OMC: liberalizó su régimen de comercio exterior, ajustó su legislación a las normas y reglas de la OMC, etc.

    Por su nivel de liberalización, las propuestas rusas sobre el acceso a los mercados de bienes y servicios corresponden enteramente a los parámetros de los compromisos asumidos por los miembros más liberales de la OMC. De manera que la adhesión de Rusia a la OMC hará mejorar las condiciones de trabajo de las compañías extranjeras en el mercado ruso.

    En cuanto ingrese, Rusia procederá a cumplir con todos sus compromisos ante la OMC, incluidos los acuerdos sobre la propiedad intelectual, las medidas veterinarias, fitosanitarias y otras y no exigirá ningún período de transición. Para ello ha adecuado su legislación vigente a todas las exigencias de la OMC.

    La labor cumplida asegurará a las compañías extranjeras que trabajan en Rusia un eficaz y predecible marco legal y ayudará a fomentar el comercio, captar inversiones, reducir las barreras administrativas y mejorar el clima inversionista. La perfección de las condiciones para la libre empresa y las inversiones es el mejor incentivo para que afluyan los capitales al país. Los inversores depositan cada vez una mayor confianza en Rusia y debemos hacer lo posible por conservar esa tendencia.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik