En directo
    Noticias

    LOS NIETOS DE "KALASHNIKOV"

    Noticias
    URL corto
    0 7 0 0

    Víctor Litovkin, RIA Novosti. No tiene sentido intentar refutar una leyenda. Existen precisamente para ser aceptadas a pie juntillas. Resulta imposible refutarlas o enmendarlas: sólo se puede completarlas, y es lo que intentaremos hacer.

    Víctor Litovkin, RIA Novosti. No tiene sentido intentar refutar una leyenda. Existen precisamente para ser aceptadas a pie juntillas. Resulta imposible refutarlas o enmendarlas: sólo se puede completarlas, y es lo que intentaremos hacer.

    Михаил КалашниковSe trata del legendario fusil "Kalashnikov". Más exactamente, de sus descendientes, que se supone deben superar a su progenitor. Son muchos -casi cien- los modelos de fusiles y ametralladoras que llevan la marca AK: acrónimo ruso de 'fusil automático de Kalashnikov'. Hay modelos de calibre 7,62 mm (AK-103 y AK-104), calibre 5,45 mm (AKM-74, AK-105 y AKS-74U) y calibre 5,56 mm adoptado en los ejércitos de la OTAN (AK-101 y AK-102). También, hay fusiles para munición de 9 mm: el modelo "Vijr" de pequeñas dimensiones (pesa 2 kg) y el fusil de francotirador AS, automático y silencioso.

    Los dos últimos ya no guardan relación directa con el arma que había creado el afamado Mijail Kalashnikov, pero llevan todos sus "atributos genéricos": elementos de diseño, sencillez de manejo, facilidad de mantenimiento, alta fiabilidad en el campo de batalla y posibilidad de amplia modernización mediante el empleo de dispositivos adicionales como miras ópticas, visores diurnos y nocturnos, lanzagranadas acoplados, cargadores especiales, etc. Es lo que se aprecia tanto en las armas de tiro de fabricación rusa.

    Hablemos de dos modelos aún poco conocidos: los fusiles de asalto AN-94 "Abakan" y AEK-971, considerados por los especialistas como mejores armas de tiro en el día de hoy. Se afirma incluso que superan en ciertos aspectos al mismísimo "Kalashnikov".

    Para comprender mejor el asunto, conviene trasladarse a 1972. Aquel año, en la Unión Soviética fue convocado un concurso secreto para sustituir el fusil AK-47. Para entonces, ese arma ya era una celebridad mundial que figuraba incluso en el escudo nacional de varios Estados africanos y latinoamericanos. No obstante, se necesitaba un fusil más potente y moderno que emplearía, al mismo tiempo, una munición "aligerada". Por ejemplo, de calibre 5,45 mm que iba reemplazando el de 7,62 mm en las principales potencias extranjeras.

    En el concurso fueron presentados once fusiles. En la final se vieron tres: el modelo AKM (por cierto, diseñado por Mijail Kalashnikov), el "Abakan" (también lo presentó la planta mecánica de Izhevsk donde había estado colaborando el célebre diseñador de armas ruso a pesar de que el autor del novedoso modelo era Guennadi Nikonov, conocido sólo por un reducido número de especialistas) y, por fin, el modelo AEK-971 presentado por los armeros de la planta mecánica de Kovrov dirigida por Alexander Konstantinov.

    En el polígono de la Dirección General de Artillería y Cohetería, organismo que había encargado la nueva arma de tiro, los tres modelos fueron sometidos a duras pruebas.

    Los cañones de los fusiles, sus recámaras y los cargadores con balas se ponían a congelar en una cámara especial donde hacía 50 grados bajo cero. Luego, los fusiles cubiertos de escarcha se hacían disparar hasta que se recalentaran y se los volvía a meter en el congelador. Pero seguían disparando como si nada, sin atascos ni tiros fallados. La primera bala de "Kalashnikov" siempre daba en el blanco, aunque las siguientes se derivaban un poco. Las dos primeras balas del "Abakan" daban en un blanco de seis centímetros de diámetro. En el caso de AEK-971, daban en el blanco las tres primeras balas.

    Tan alta densidad de disparo, según ha explicado el jefe de diseños de la planta de Kovrov, Alexei Isakov, se debe a que en el "Abakan" se emplea un diseño "flotante" del cierre y del cañón, y en el AEK, un "equilibrador" especial. El uno y el otro sistema sirven para compensar la "desventaja" de todas las armas automáticas -el culatazo- y mantienen el cañón en la línea de puntería elegida. El AEK, además, "neutraliza" los impulsos que producen la desviación de los gases de pólvora y el movimiento del cierre, lo que hace aumentar la densidad de disparo.

    Автомат системы М. Калашникова АКС -74УAl fin y al cabo, los expertos de la Dirección General de Artillería y Cohetería consideraron que el fusil de asalto no era un fusil de francotirador: la alta densidad de disparo era deseable pero no obligatoria. También "ejerció influencia" el nombre de Mijail Kalashnikov. Nadie se atrevería a reemplazar esa prestigiosa marca por una totalmente desconocida, "Nikonov" o "Konstantinov". De manera que el Ejército ruso adoptó el modelo AKM-74 (transcurrieron dos años hasta que empezara la producción en serie de ese fusil, en 1974). El "Abakan" y el AEK-971 se establecieron por un cuarto de siglo en los museos de sus respectivas plantas.

    Pero no para siempre. El desarrollo del mercado de armas de tiro y las guerras locales de los últimos años han mostrado que "Kalashnikov" es algo "vulnerable" a las exigencias que plantea el combate moderno, donde revisten importancia la densidad y la precisión de disparo. Y también, la cadencia de fuego. El AKM dispara 600 balas por minuto, mientras que el AEK, entre 800 y 900, y el "Abakan", 1.800. Hay otras características comparativas que se prefieren callar para no hacer publicidad adicional o no dañar el potencial exportable de tal o cual arma, o para no desatar polémicas ni discusiones en torno a la leyenda (una postura contraproducente).

    Sea como fuere, un ejército profesional necesita hoy un nuevo fusil de asalto. Y Rusia lo tiene. Es el modernizado AN-94 "Abakan", y asimismo el AEK-971, que todavía no tiene un nombre tan sonoro como "Kalashnikov". No obstante, tratándose de la eficacia de combate, el uno y el otro superan hasta un 20% al "predecesor", según afirman especialistas. El fusil de Nikonov ya ha sido adoptado por el Ejército y la Flota, aunque sólo por sus unidades de fuerzas especiales, en las que había pasado una etapa de pruebas. El de Konstantinov -más exactamente de Konstantinov e Isakov- ha quedado incorporado en las unidades motorizadas y blindadas, pero también sólo en los grupos de operaciones especiales. Por ahora no se piensa dotar con esos fusiles todas las Armas y Ejércitos.

    Ello se debe a varias razones. En primer lugar, aún no ha sido implementado el sistema de incorporación al Ejercito de los militares profesionales con todas las consecuencias que de esto dimanan. En segundo lugar, los nuevos fusiles resultan bastante complicados en materia de mantenimiento. En tercer lugar, "Kalashnikov" no ha agotado sus posibilidades ni mucho menos. Es considerable el potencial de modernización de esa legendaria arma, como también, su potencial exportable. Venezuela ha comprado no hace mucho 100 mil unidades de "Kalashnikov" y ahora desea montar una planta para fabricarlo en su territorio. Todo indica que ese deseo será cumplido a pesar del gran disgusto que se lleva Washington: los norteamericanos no quieren que en América Latina aparezca un competidor del fusil M-16.

    No se excluye que en el mercado de armas se presenten dentro de poco el AN-94 "Abakan" y el AEK-971, que provocan gran interés entre especialistas extranjeros. Mientras, los fusiles serán exhibidos en la Exposición Internacional de Armamento para Tropas Terrestres que se inaugura el mes que viene en Moscú.

    En una de las ferias de armamento celebradas hace un tiempo en el extranjero se podía ver un letrero colocado cerca de la muestra rusa. Decía: "Toma ese fusil. Siéntelo en tus manos. Ahora intenta ponerlo en su sitio. ¿Te resulta difícil? Pues es el arma que necesitas". Excelente publicidad del legendario "Kalashnikov".

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik