En directo
    Noticias

    EL SEXO Y EL FÚTBOL

    Noticias
    URL corto
    0 2 0 0

    Laura Balbuena
    2006-06-13



    En la edición de Caretas (Perú) del día de hoy, un artículo titulado "Sexo en la Cancha" dice que "40 mil mujeres son importadas a Alemania durante el Mundial para apagar fragores sexuales. Placer y deporte: ¿no van juntos?" Lo primero que llamó mi atención fue la utilización del término "importadas", como si las mujeres fuesen artículos deportivos, objetos de uso, que se importan o exportan. Importar mujeres para este Mundial (en un número que según Amnistía Internacional es, en realidad, de entre 30 a 60 mil mujeres jóvenes) es un simple eufemismo para decir que es una simple "trata de blancas". Para los organismos que trabajan sobre el tráfico humano en el mundo, la trata de blancas es uno de los problemas más graves que afrontan los defensores de los derechos humanos. El 50% del tráfico humano ilegal que ingresa a los Estados Unidos es para trabajar en la industria sexual y anualmente el mercado mundial mueve entre 600 mil a 800 mil personas a través de las fronteras internacionales (la mayoría mujeres y niños/as) con un ingreso de dinero de billones de dólares anuales.

    Llamó mi atención que un medio como Caretas no haya hecho eco de los pedidos del movimiento Flora Tristán que advirtió este problema. Lejos de llamar a la conciencia sobre este problema, la disyuntiva para el periodista Tsang es si los jugadores podrán rendir bien en un partido la mañana siguiente de una sesión con una meretriz. Su pregunta sobre placer y deporte no hace alusión alguna a la inminente violación de los derechos humanos que sufrirán cientos de mujeres. Ante la llegada de alrededor de tres millones de fans se ha creado un mega prostíbulo en Berlín y ampliado las zonas rosas en ciudades como Colona o Hamburgo; para el periodista pasó desapercibido el hecho de que esto puede llevar a la urgencia de traficar con mujeres para poder cubrir esa "necesidad" masculina. Como es sabido, el tráfico de mujeres hacia los Estados Unidos y Europa occidental proviene básicamente de los países de Europa Central y Europa del Este. Es en estos países donde los cafichos internacionales las reclutan con engaños, tales como el decirles que trabajarán como meseras o modelos en grandes ciudades para luego ser secuestradas, amenazadas y usadas como esclavas sexuales. Nada hace ver que esto no ocurra en este mundial.

    Se pregunta Tsang, "¿el sexo se aprovecha del fútbol o es parte de él?" Creo que yo replantearía su pregunta: ¿la industria sexual ilegal se aprovecha del fútbol? Y agregaría. ¿qué han hecho las autoridades para prevenir este hecho? ¿Qué están haciendo para proteger a las mujeres? ¿Cómo saber que las trabajadoras sexuales que en este momento están laborando en los mega prostíbulos, los prostíbulos al paso y los sex-shops lo están haciendo por su propia voluntad y no coaccionadas? ¿Cómo hacer para que la mayor fiesta masculina del mundo no signifique la explotación de tantas mujeres?

    - Laura Balbuena es filósofa, politóloga y feminista.
    http://www.alainet.org

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik