14:43 GMT +322 Octubre 2017
En directo
    Noticias

    ORILLAS DEL SENA SE CONVIERTEN EN PLAYAS PARA PARISINOS QUE ESCAPAN DEL CALOR

    Noticias
    URL corto
    0 1 0 0

    TeleSUR / 20/07/2006

    Desde esta semana y durante un mes las orillas del Sena simularán, en pleno París, una playa paradisíaca trasplantada directamente de las islas Marquesas, con sus danzas guerreras, collares de conchas y cantos tradicionales.

    La iniciativa la echó a andar en 2002 el alcalde parisino, Bertrand Delance, quien la impulsó con un éxito rotundo: casi cuatro millones de turistas acudieron el año pasado, prestos a refrescarse en las fuentes habilitadas en las dos márgenes del Sena.

    Delance mandó traer este año 2.500 toneladas de arena fina, dispersas en un espacio dotado de sillas reclinables, 240 sombrillas para atenuar el sol, palmeras y plantas exóticas en un remedo del trópico, al que le faltan solo la luz, los colores y olores legítimos.

    Uno de los atractivos de la orilla izquierda es la piscina Josephine Baker, un señuelo para los nostálgicos de la diva famosa que cubría sus curvas con un racimo de plátanos apetitosos.

    Muchos de los que se sumerjan en ella, a lo mejor alimentan el sueño de creerse cobijados en el regazo de la mulata sensual que hizo trizas las convenciones de su época. Cada quien sabe sus cosas.

    París será una playa de ficción durante 30 días y, con un poco de imaginación, cualquiera podrá sentir que está visitando la Polinesia, a la que fue consagrado en 2006 el proyecto.

    Para los más exigentes, se programaron clases para aprender a navegar en piraguas tahitianas, así como otras de petanca, "aquagym" y escalada. Quienes quieran saber que significan estas tres últimas no tendrán más remedio que darse un salto hasta el Sena.

    "París Playas", como se denomina el proyecto, está avalado por un presupuesto de 2,2 millones de dólares. La iniciativa se contagió a otras capitales de Europa para satisfacer el afan de aventura inherente a la naturaleza humana.

    Roma, Bruselas, Berlín y Praga cuentan ya con réplicas ilusorias de esas playas lejanas, cuya imaginaria visión es capaz de trastornar aun a las personas más equilibradas.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik