22:50 GMT +319 Octubre 2017
En directo
    Noticias

    ¿SIGNIFICARÁ EL INGRESO DE VENEZUELA EN MERCOSUR EL FIN DEL SUEÑO ESTADOUNIDENSE DE CREAR EL "ÁREA DE LIBRE COMERCIO DE LAS AMÉRICAS"?

    Noticias
    URL corto
    0 1 0 0

    Córdoba (Argentina), 20 de julio, RIA Novosti (Yuri Nikolaev). En la ciudad argentina de Córdoba se ha inaugurado la reunión de los Jefes de Estado del Mercado Común de América del Sur, Mercosur. Es la reunión en la cumbre número 30, en los 15 años y pico que lleva existiendo esta organización.

     

    Sirvió de pretexto para celebrarla el paso de la presidencia de la Argentina a Brasil.

    Pero el actual foro adquiere una importancia especial, porque en sus labores por primera vez participa Venezuela como miembro de pleno derecho. El 4 de julio, los presidentes de la Argentina, Brasil, Bolivia, Uruguay y Venezuela, reunidos en Caracas, firmaron el tratado de la admisión de este último país en el Mercosur.

    Después de unirse a éste Venezuela, el PIB de la comunidad ronda un billón de dólares, lo que equivale al 76% de todo el PIB de América del Sur.

    En relación con ello, el presidente venezolano ha manifestado: desde ahora comienza una nueva etapa en la Historia de Venezuela y toda América del Sur, añadiendo que Venezuela está realizando con ello un proyecto nacional y coloca una piedra angular en la liberación de América del Sur.

    Hugo Chávez durante los últimos años no ocultaba su vehemente deseo de que Venezuela llegue a ser miembro con plenitud de derechos del Mercado Común de América del Sur.

    Al propio tiempo, el líder venezolano aspiraba a "enterrar" - cueste lo que costare - el convenio de creación del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), propuesto por EEUU.

    La seriedad de los propósitos del presidente venezolano encuentra confirmación en los recientes acontecimientos.

    Anteriormente, Venezuela era el único país que se manifestaba en contra de firmar el convenio en cuestión, apareciendo como un "mirlo blanco" a los ojos de la comunidad mundial, pero durante la Cumbre de las Américas, celebrada en noviembre del año pasado, Chávez logró convencer a los máximos dirigentes de la Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay de que hace falta actuar en un frente único, oponiéndose a la institución del ALCA.

    Los que se oponen a la firma de tal tratado, sostienen que antes EEUU debería  renunciar a la práctica de pagar subsidios a sus agricultores, así como eliminar las restricciones para la importación de productos agrícolas de los países de América del Sur.

    En aquella ocasión, el presidente de EEUU, George Bush, se vio obligado a abandonar la reunión anticipadamente, sin esperar a que se firmase la declaración conjunta.

    Según planeaba Washington, el tratado tenía que entrar en vigor hacia finales de 2005 y abarcar de hecho a todos los países de América del Norte y del Sur.

    Además, en abril de 2006 Hugo Chávez declaró oficialmente que Venezuela abandonaba la Comunidad Andina, diciendo que ésta se convirtió en un ente "muerto y absurdo" luego que los Gobiernos de Colombia y el Perú firmaron con EEUU el tratado de libre comercio. Con ello fue asestado un golpe serio contra el Grupo Andino, porque Venezuela era un importante consocio que exportaba petróleo a los países del Grupo. La Comunidad Andina de Naciones fue fundada en 1969 por Bolivia, Venezuela, Colombia, el Perú y Ecuador.

    Muchos en América Latina se preguntan actualmente: ¿Qué significará para los países del Mercosur el ingreso de Venezuela como miembro de pleno derecho?

    Unos expertos independientes entrevistados por RIA Novosti han expresado la opinión de que ello no va a llevar a nada bueno.

    Baste con recordar que inmediatamente después de la firma del tratado, el líder venezolano propuso crear en el marco del Mercosur unas fuerzas de seguridad internacionales, para defender la integridad territorial y la soberanía de los países de la comunidad, así como se manifestó a favor de modificar el estatuto del Mercosur, fortaleciendo su componente político. Las nuevas propuestas de Chávez no provocaron mucho entusiasmo entre otros líderes de los países integrantes del bloque.

    El vicecanciller de la Argentina, Alfredo Chiaradia, dijo de modo diplomático: se trata de unas propuestas solamente, todo Jefe del Estado tiene el derecho a hacer sugerencias, no más.

    Al propio tiempo, de hecho todos opinan que el ingreso de Venezuela como miembro con plenitud de derechos alterará el equilibrio económico y político de las fuerzas  formado en el Mercosur. En primer, lugar ello afectará a la Argentina y Brasil, los países que hoy día juegan el papel protagónico en la comunidad y actúan como eslabón aglutinante del Mercado Común de América del Sur.

    La situación que se configura en el Mercosur no es tan radiante como la intentan presentar ciertos políticos. Baste con mencionar las pretensiones que formulan los llamados países "pequeños", tales como Uruguay y Paraguay, acusando a la Argentina y Brasil del "egoísmo e hipocresía", porque no se toman en consideración los intereses de ellos, y denunciando las crecientes desproporciones en el comercio exterior.

    Es bien comprensible su aspiración a salir a los mercados alternativos para vender sus productos agrícolas, en primer lugar al de EEUU.

    A muchos les preocupa también la aspiración de Hugo Chávez a constituirse en líder político de toda América Latina.

    Por otra parte, la incorporación de Venezuela al Mercosur permite obtener acceso a recursos energéticos y garantizar la estabilidad de los suministros de petróleo y gas a largo plazo. Hugo Chávez en más de una ocasión exhortaba a los países del Mercosur a unirse para solucionar el problema energético y hasta promovió el ambicioso plan de construir un gasoducto sudamericano de unos 10 mil kilómetros de largo, que costaría 20 mil millones de dólares.

    En lo que concierne a la cooperación Rusia - Mercosur, Moscú empezó a trabajar enérgicamente en este derrotero a partir del año 2000. Se celebran con regularidad consultas políticas entre Rusia y el Mercosur, pero los vínculos comerciales de momento dejan qué desear.

    Hoy día, a los países del Mercosur les corresponde más del 50% del comercio de Rusia con América Latina, el que totaliza unos 6 mil millones de dólares. Además, en el comercio que se realiza con los países del Mercosur, existe un considerable desequilibrio - de un mil millones de dólares -  y no a favor de Rusia.

    El problema fundamental estriba en que entre las exportaciones rusas a América Latina predominan los abonos minerales (hasta un 90%). A la maquinaria, que se suministra, por ejemplo, a Brasil y la Argentina, le corresponden no más del 2 y el 4%, respectivamente, mientras que en la época soviética su parte era mucho más alta.

    Una de las causas de ello consiste en que Rusia no es miembro del Banco Interamericano de Desarrollo, el más importante en el mundo banco regional que agrupa a 47 países, incluidos 26 latinoamericanos. Muchos en América Latina se preguntan ¿por qué Moscú no quiere ingresar en esta institución financiera? Pues el Interamericano organiza anualmente para sus miembros ténderes de suministro de maquinaria, tecnologías y servicios. Pero Rusia todavía queda al margen de este proceso, lamentablemente.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik