15:25 GMT +321 Septiembre 2017
En directo
    Noticias

    MODESTO ÉXITO DE LA CUMBRE DEL G-8

    Noticias
    URL corto
    0 0 0 0

    La cumbre del G-8  ha concluido sin grandes incidentes y escándalos. Y precisamente en esto y no en las decisiones adoptadas ni en las decisiones firmadas reside su éxito para Rusia, opinan expertos. Para reforzar el efecto propagandístico de su presidencia en el G-8 Moscú convocó la primera en la historia cumbre ruso-chino-india.

     

    En el contexto de las contradicciones con Occidente, el encuentro tripartito celebrado ayer dio muestras de una plena identidad de enfoques. "Nuestras actitudes hacia los principales problemas internacionales son afines o idénticas", manifestó Vladimir Putin durante las negociaciones con líderes de China e India. India y China que no forman parte del G-8 fueron invitadas a la cumbre a iniciativa de Rusia. Aparte de las negociaciones tripartitas, Putin se reunió por separado con el presidente chino Hu Jintao y el primer ministro indio, Manmohan Singh. Las pláticas tripartitas estaban dedicadas a proyectos energéticos conjuntos y a la cooperación en la política regional, según comunicó ayer Vladimir Putin a la prensa.

    Lo mismo que en la presidencia de Rusia en el G-8, en las negociaciones de Putin, Singh y Hu Jintao la forma predominó sobre el contenido, comenta Andrei Karneev, director general adjunto del Instituto de Países de Asia y Africa, subalterno de la moscovita Universidad Mijaíl Lomonosov. Para estos tres países, los vínculos con los países del G-8 siguen siendo una prioridad indiscutible. Al propio tiempo, la reunión tripartita muestra también la acrecida influencia de Rusia y consolida las posturas de los tres países en sus relaciones con Occidente, hace constar el experto.

    Difícilmente los resultados de la cumbre del G-8 ejerzan una influencia sustancial en la solución de los problemas mundiales, opinan analistas. Los participantes en las negociaciones lograron soslayar las divergencias políticas a la hora de redactar los documentos finales, aunque las propias divergencias no han desaparecido para nada, afirma Ted Carpenter, colaborador de CATO Institute (Washington). Pero para Rusia reviste importancia mucho mayor el propio hecho de suscripción de un documento final exhaustivo que su contenido concreto, destaca Boris Shmelev, director del Centro de Estudios Políticos Comparativos. Aunque el fracaso de las negociaciones sobre el ingreso en la OMC significó un fuerte revés para Rusia, este país supo evitar en la cumbre roces con otros miembros del G-8, roces que podrían dañar la reputación de Rusia, opina Carpenter. Por lo tanto, la cumbre merece la calificación de "modesto éxito" de la diplomacia rusa, sostiene el experto.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik