En directo
    Noticias

    WEB DIPLOMATICA CUBANA EN RUSIA CONDENA NUEVO INFORME ANTICUBANO APROBADO POR EE.UU.

    Noticias
    URL corto
    0 110

    Moscú, 18 de julio.  El sitio informativo de la Embajada de la República de Cuba en la Federación Rusa divulga en su página titular un comunicado de prensa donde se  condena  el nuevo informe anticubano aprobado por el presidente George W. Bush, orientado a destruir  con el sistema político de la República de Cuba  archipiélago y con sus avances socioeconómicos.

     

    El comunicado de prensa titulado: "CUBA RECHAZA NUEVO PLAN ANEXIONISTA DE ESTADOS UNIDOS"  subraya que el Plan  dedica más de 80 millones de dólares  en un plazo de dos años para la subversión contra Cuba y su intención de aislar a la nación cubana y destruir su economía.

    Destaca el comunicado que crece el prestigio de la Isla en el mundo y una muestra son las masivas votaciones en contra del bloqueo de EE.UU. contra Cuba aprobadas en Naciones Unidas.

    El comunicado de prensa inicia la  página electrónica en http://www.posolstvo-cuba.ru/ en su versión rusa.

    El material informativo divulgado también en medios rusos destaca que  el presidente de los Estados Unidos  George W. Bush aprobó la extensión del llamado "Plan de Asistencia para una Cuba Libre", que comprende acciones secretas para derrocar a la Revolución cubana y que se propone incrementar el bloqueo a Cuba con presiones y amenazas a otros gobiernos y organismos internacionales.

    El informe presentado por la comisión encabezada por la Secretaria de Estado, Condolezza Rice, y aprobado posteriormente por el presidente norteamericano, dedicó un buen espacio a anunciar sus próximos pasos en esa dirección.

    Ello sucede a pesar de que, año tras año, la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) condena, prácticamente por unanimidad, el asedio económico y comercial estadounidense contra la Isla, el cual data de casi medio siglo.

    Nuevas partidas millonarias para acompañar tal encomienda, más de 80 millones de dólares, están contempladas en el documento, cuyos destinatarios van desde los grupos criminales de Miami, los grupúsculos contrarrevolucionarios en Cuba y también gobiernos y organizaciones de terceros países que se pliegan a tales designios.

    "Demuestra que estamos trabajando activamente por un cambio en Cuba, no simplemente esperando el cambio", afirmó Bush en un comunicado difundido por la Casa Blanca.

    El informe, textualmente, promueve "una mayor participación directa de terceros países en Cuba" obviando los acuerdos internacionales suscritos a favor de la no intervención en los asuntos internos de las naciones y el respeto a su soberanía.

    Para lograr avanzar en ese plan aboga por un compromiso entre sus aliados europeos y los Estados del hemisferio occidental en torno a las acciones que compliquen aún más los intercambios comerciales cubanos e incluso sus planes nacionales de desarrollo económico.

    Así se habla en el documento de aplicar la coacción, en forma más enérgica, a las empresas de cualquier país que lleguen a convenios con Cuba para un trabajo conjunto en áreas estratégicas de la economía.

    Esto se dirige particularmente a las inversiones en petróleo, turismo, níquel, tabaco y ron, según se señala explícitamente en el informe, las cuales se quiere impedir enarbolando la aplicación con mayor energía del título IV de la Ley Helms Burton.

    El informe de Bush, no es más que el intento de aplicar la letra y el sentido de la tristemente célebre Ley Helms Burton que pretendió destruir la Revolución a sangre y fuego e implantar un programa de sometimiento y esclavitud totales.

    Esta legislación, condenada por la opinión pública internacional, constituye uno de los mayores esfuerzos de Washington por liquidar la economía de la isla antillana y se considera el ejemplo más claro de violación de soberanía y del principio de no intervención.

    Demostrando que en esta ocasión el enunciado oficial norteamericano no es apenas una repetición de lo ya conocido, se plantea poner en vigor el título III de la misma ley, hasta ahora suspendido, el cual refuerza su aplicación extraterritorial.

    De esta forma, también desconociendo el rechazo de la ONU a tal pretensión, se habilitaría el instrumento para castigar a otros países con acciones legales en su propio territorio apenas por interesarse en comerciar con Cuba.

    El balance de este acápite del documento aprobado por la Casa Blanca puede resumirse en la decisión de aumentar el cerco a la isla caribeña en el renovado intento de causar dificultades que puedan traducirse en daños cada vez mayores a la población cubana.

    Cuba rechaza este nuevo plan anexionista del gobierno de los Estados Unidos y recuerda que la nación cubana tiene larga experiencia en resistir los planes públicos u ocultos contra su economía, comercio y recursos financieros, por la potencia yanqui".

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik