En directo
    Noticias

    FACTORES FAVORABLES PARA EL KREMLIN

    Noticias
    URL corto
    0 0 0 0

    La tirantez geopolítica, la amenaza a la seguridad y a la estabilidad de los suministros, cataclismos naturales y el nacionalismo petrolero, todos estos factores le hacen el juego a las autoridades de Rusia, propiciando una inusitada afluencia de petrodólares al arca pública.

     

    Más del 60% de las reservas prospectadas de petróleo se hallan en la explosiva región mesoriental. Tampoco es tranquila la situación en torno a Irán: en caso de ataque por parte de EE.UU., Teherán amenaza con bloquear el Estrecho de Ormuz, por el que transita más de un tercio de las exportaciones mundiales de petróleo. En Nigeria desde hace varios años, los alzados en armas lanzan ataques contra instalaciones petroleras.

    Los cataclismos naturales causan no menos daños que las guerras.

    En agosto de 2005, el huracán Katrina paró el 20% de las empresas extractoras y el 10% de las refinerías en EE.UU. Hasta hoy día están paradas cuatro grandes refinerías situadas a orillas del Golfo de México, lo que trae como resultado la reducción en un millón de barriles del suministro de derivados de petróleo al mercado norteamericano.

    Las autoridades de Bolivia han nacionalizado el sector de gas. El Ecuador ha rescindido el contrato con Occidental Petroleum. Venezuela ha establecido su control sobre los yacimientos administrados por Total y Eni. En Rusia, a raíz del recrudecimiento del control estatal sobre el sector petrolero, la tasa de crecimiento de la producción se redujo del 11% en 2003 hasta el 9% en 2004 y el 2,4% en 2005. Según estimativas de Julian Lee, colaborador del Centro de Estudios Energéticos Globales (Londres), en lo que va de 2000, los riesgos geopolíticos y el nacionalismo petrolero en los países como Irán, Irak, Nigeria, Rusia, Kuwait y Venezuela hicieron reducir la extracción en 7,8 millones de barriles al día, lo equivale al consumo de Alemania, Francia, Italia y España juntas.

    Los expertos evalúan no menos que en $10 por barril la recompensa por el riesgo. Pero aun sin ella los factores fundamentales mantendrán altos los precios del crudo. "Si el conflicto palestino-israelí se apaga, la situación en Venezuela se tranquiliza y el desarrollo de la situación en torno a Irán adquiere un cariz favorable, creo que el precio del petróleo podría descender hasta 55 ó 60 dólares, pero ya no retornaría a los $40 por barril", sostiene James Melcher, gestor del fondo de alto riesgo Balestra Capital (Nueva York).

    "Para poder pronosticar las perspectivas de los precios de los agentes energéticos, hay que analizar los eventuales cambios en la demanda, la oferta y la política, así como la rapidez de tales cambios. La situación vinculada con estos tres elementos es mala, muy mala y horrible, correspondientemente", escribe Robert Feldman, economista jefe de Morgan Stanley Japan. Los líderes de las potencias que recrudecieron el control estatal sobre el sector energético gozan de popularidad en sus países y se mantendrán en el poder de dos a seis años (Feldman aduce como ejemplos los casos de Vladimir Putin, Hugo Chávez y Mahmud Ahmadineyad). Los gobiernos de los países consumidores del petróleo hasta ahora ni siquiera han adelantado un programa preciso de ahorro energético y desarrollo de fuentes alternativas de energía. Los precios del petróleo seguirán siendo altos e inestables, concluye Feldman.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik