En directo
    Noticias

    CONTINUARÁ CONSTRUCCIÓN DE PAPELERAS Y ARGENTINA MANTENDRÁ SU LUCHA

    Noticias
    URL corto
    0 0 0 0

    TeleSUR / 13/07/2006

    La Corte Internacional de Justicia de La Haya, falló a favor de Uruguay y rechazó la solicitud de una medida cautelar interpuesta por Argentina que buscaba la paralización de las obras de dos plantas procesadoras de celulosa en la localidad uruguaya de Fray Bentos.

    La presidente del máximo tribunal internacional, Rosalyn Higgins, informó que la decisión se toma con 14 votos a favor y uno en contra. La Haya consideró que no hay suficientes fundamentos para paralizar la construcción de las papeleras.

    Indicó Higgins durante la lectura del fallo que "los alegatos presentados por Argentina no fueron suficientemente convincentes como para demostrar que las obras de las empresas Ence y Botnia están causando o causarán algún daño irreparable al medio ambiente".

    Sin embargo, y a pesar de la decisión la corte hizo un llamado a Uruguay a trabajar con respeto por la preservación del ambiente.

    Argentina solicitó una medida cautelar que paralizara las obras en Fray Bentos, hasta tanto se realizara un estudio de impacto ambiental que midiera las consecuencias para el medio ambiente. También alegó que Uruguay violó el Tratado del Río Uruguay, firmado entre ambas naciones en 1975, para preservar los recursos naturales de la zona.

    Los grupos ambientalistas de Gualeguaych, ciudad Argentina limítrofe con Uruguay, expresaron "decepción" por el fallo, a la vez que manifestaron que continuarán celebrando asambleas para acordar nuevas medidas de protesta.

    Los habitantes y grupos ambientalistas de Gualeguaychú aseguraron que se mantendrán en píe de lucha para "defender su derecho a vivir en un ambiente sano".

    La discusión sobre la construcción de las plantas procesadoras de celulosa, ha originado diversas manifestaciones públicas, además de bloqueos de rutas en puentes internacionales que comunican a Uruguay y Argentina.

    Argentina ratifica que continuará en la lucha

    Ante el pronunciamiento de la corte internacional, Argentina ratificó su compromiso de continuar en la lucha, a través de medios legales, hasta lograr la paralización de las obras en Fray Bentos.

    Los daños irreversibles al medio ambiente según estudios de ambientalistas y expertos argentinos, ha sido la bandera de lucha de esa nación suramericana, a la que se han unido miles de personas y grupos pro defensa del ambiente y del Río Uruguay.

    El director de Asuntos Ambientales de la Cancillería Argentina, Raúl Estrada Oyuela, dijo que "el fallo como se dio no accede a las medidas que pedimos, pero la decisión de la corte recoge elementos que para nosotros son muy importantes; sobre el valor, el sentido del estatuto del Río Uruguay, la necesidad de cumplirlo de buena fe"

    En este sentido, ratificó que el actual logro de Uruguay sobre el caso "no significa nada definitivo sobre las obras que lleva adelante."

    Entretanto la parte uruguaya expresó su satisfacción por la sentencia del tribunal al considerar que Argentina no pudo, con sus alegatos, de demostrar la existencia de daños al ambiente.

    "No pudo probar que aquello que estaban augurando se iba a producir (...) esto es un voto de confianza para las políticas ambientales uruguayas. Algunos hermanos argentinos tienen que sacarse de la cabeza de que a nosotros nos interesa menos que a ellos la salud de nuestros compatriotas", destacó Rodolfo Nin Novoa, vicepresidente de Uruguay.

    Para Nin Novoa, la preocupación por los posibles daños a la zona de Fray Bentos recae sobre el gobierno uruguayo. "Los primeros perjudicados ante una eventual contaminación son nuestros compatriotas".

    Las diferencias entre ambas naciones por la construcción de dos plantas de celulosa en la región uruguaya de Fray Bentos, comenzó a finales de 2005.

    Las manifestaciones y protestas escenificadas por los habitantes de Gualeguaychú (Argentina) y grupos ambientalistas marcó la pauta de este conflicto binacional que llegó al máximo tribunal internacional.

    El Gobierno argentino alega que la construcción de las papeleras por parte de las empresas Ence (España) y Botnia (Finlandia), repercuten negativamente en el ambiente y en el Río Uruguay (las fábricas se construyen al margen de este río).

    Durante sus procesos de producción, las fábricas extraerán, en 40 años, al menos mil 900 millones de metros cúbicos de agua dulce. De estos, mil 500 millones resultaran contaminados.

    Por su parte, Uruguay defiende lo que representa la mayor inversión extranjera de su historia, con mil 800 millones de dólares.

    La versión oficial de Uruguay se compromete a no sobrepasar los niveles de contaminación permitidos internacionalmente.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik