04:53 GMT +319 Octubre 2017
En directo
    Noticias

    ¿DÓNDE SE APRECIA LA MONEDA RUSA?

    Noticias
    URL corto
    0 28 0 0

    El Gobierno ruso ha proclamado que la moneda nacional es convertible a partir del 1 de julio. ¿Significa ello que los rusos puedan despreocuparse y llevar rublos encima cuando vayan a pasar las vacaciones en el extranjero? Los corresponsales de Novye Izvestiya han intentado averiguarlo.

     

    Lo primero que hizo el reportero de este diario en la central ferroviaria de Bruselas fue acercarse a una oficina de Travelex y preguntar - eso sí, sin hacerse demasiadas ilusiones - si cambiaban o no los rublos rusos. Inesperadamente, la respuesta fue afirmativa. En otro local de Travelex, en la Plaza Mayor de la capital belga, tendió a la cajera un billete de cien. ‘¿Y esto qué es?' - se interesó la oficinista. Al oír que eran rublos, no se inmutó, tecleó algo en el ordenador y anotó en la papeleta el importe: 2,46 euros por 100 rublos, a 40,584 rublos por en euro. El tipo de cambio en Moscú en aquella fecha era de 34,40 por un euro.

     

    ‘Me gustaría abrir aquí una cuenta en rublos, digamos, por 300.000' - soltó en tono casual el periodista de Novye Izvestiya en una oficina de ABC Privatkunden-Bank GmbH, en pleno centro de Munich. ‘¿Quiere decir, en moneda rusa?' - preguntó impasible el empleado. ‘¡Claro! Hace más de una semana que el rublo es moneda libremente convertible'. El funcionario arqueó las cejas: ‘Lo siento pero no podemos ayudarle. Aquí nadie sabe nada sobre la convertibilidad del rublo'.

     

    Las principales oficinas de cambio en Escandinavia aceptan el rublo desde hace varios años. Finlandia fue la primera que se atrevió a mediados de la década del 90. Más tarde, siguieron su ejemplo Suecia, Noruega y Dinamarca. Así que el 1 de julio de 2006, fecha en que el rublo se hizo plenamente convertible, no supuso ningún cambio revolucionario para la banca local, según aseguraron al corresponsal ruso en una oficina de Forex en Estocolmo.

     

    En una calle céntrica de Atenas, en Grecia, se negaron rotundamente a canjear rublos por euros.

    Sin embargo, el joven empleado de un banco local, ubicado cerca de una peletería tremendamente popular entre turistas rusos, aceptó cambiar 500 rublos por 15 euros.

     

    Un ruso que quiere pasar las vacaciones en Israel puede dejar los rublos en casa. Son moneda inaceptable para los bancos locales.

     

    Tampoco ayudan los rublos en Egipto. El corresponsal de Novye Izvestiya intentó cambiarlos en El Cairo pero el oficinista desconcertado, tras darle al billete algunas vueltas, optó por devolverlo. No se aprecia. 

     

     

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik