19:22 GMT +319 Octubre 2017
En directo
    Noticias

    AL FIN LA OTAN HA PRESTADO OÍDO A LO QUE RUSIA OPINA

    Noticias
    URL corto
    0 1 0 0

    La acción "Rusia-OTAN: aunando esfuerzos" se ha prolongado en nuestro país casi dos semanas...

    La acción "Rusia-OTAN: aunando esfuerzos" se ha prolongado en nuestro país casi dos semanas. Los delegados de la Alianza Noratlántica acompañados por representantes del Ministerio de Exteriores, del Ministerio de Defensa y organizaciones sociales recorrieron nueve ciudades: desde Vladivostok hasta Kaliningrado, se entrevistaron con la juventud y personas de edad, con el fin de informarles acerca de las labores del Consejo Rusia-OTAN y los proyectos conjuntos, y de discutir con ellos esta materia. ¿Qué impresiones ha causado a los representantes de la OTAN? ¿Qué les habrá parecido Rusia? y ¿Qué han sacado en limpio del viaje a Rusia? y ¿Hasta qué punto Rusia ha ampliado sus conocimientos sobre la OTAN?

     A estas y otras preguntas del comentarista de temas militares de RIA "Nóvosti", Víktor Litovkin , da respuesta la señora Isabelle FRANCOIS, directora del Centro de Información de la OTAN en Moscú

    Pregunta:- Las relaciones OTAN-Rusia son complejas. Muchos expertos llegan a afirmar incluso que vienen agravándose. ¿Será así? Usted ha recorrido todo el país, de océano a océano: ¿cuáles son sus impresiones personales de ese viaje? ¿Será verdad que los rusos ya no consideran la OTAN como enemigo, sino como un partenaire más, aunque no demasiado benevolente? ¿O esta idea es un evidente extravío? ¿Qué prevalece en ella: incomprensión o renuencia de comprender?

     

    Respuesta:- En efecto, las esferas oficiales y los medios sociales de Rusia interpretan de una manera algo distinta las relaciones OTAN-Rusia. Las primeras evalúan en general muy positivamente los progresos conseguidos por el Consejo Rusia-OTAN y los proyectos en que estamos trabajando ahora. Lamentablemente, los medios sociales no disponen de la información suficiente sobre nuestra labor.

    Entre otras cosas, quisiera mencionar el artículo del viceministro de Exteriores, Alexander Grushkó, hecho público poco antes de la reunión del Consejo de Cancilleres Rusia-OTAN en Sofía, y la opinión de la vicepresidenta de la Duma de Estado, señora Liubov Sliska, expuesta estos días en Sochi. Ambos emiten un alto juicio sobre nuestra cooperación. Para la labor sucesiva del Consejo Rusia-OTAN es muy importante que las personalidades oficiales de Rusia precisamente, y no sólo los de la OTAN, hagan llegar esa opinión a los medios sociales de Rusia, ya que ese juicio exteriorizado por la dirección rusa será más convincente para los rusos y tendrá mayor repercusión en sus almas.

    Usted tiene razón: de veras he recorrido a Rusia de punta a punta, de océano a océano y puedo expresar mi parecer respecto a la valoración de nuestro trabajo por los medios sociales rusos. El proyecto "Rusia-OTAN: aunando esfuerzos" se ha prolongado casi tres semanas exteniéndose de Vladivostok a Kaliningrado. A este respecto importa subrayar que los mass-media no siempre   lo comentaran adecuadamente, presentándolo como proyecto de la OTAN y no como proyecto conjunto con participación de funcionarios del Ministerio de Defensa y el de Exteriores de Rusia.

    Pregunta:- ¿Qué es lo que usted ha oído?

    Respuesta:- Lo primero que salta a la vista es el enorme interés hacia nuestra organización. Los rusos nos asediaron a preguntas deseosos de obtener más información. Celebramos muchos encuentros en universidades. Y todos sus participantes: profesores, especialistas y estudiantes universitarios, se dirigían no sólo a mí, sino también a funcionarios oficiales rusos solicitando más información. Muchas universidades expresaron el deseo de organizar cursillos sobre la materia de relaciones Rusia-OTAN.

    Por otro lado, además de esta primera impresión, he comprendido que siempre, al examinar las relaciones OTAN-Rusia, tanto estudiantes como personas de edad hacen confrontación entre "nosotros" y "ellos", "nuestros" y "ajenos". Quizás ya va siendo hora de pensar solamente con la categoría "nosotros". Por esta razón precisamente es necesario hablar más de la cooperación, de aquello que hacemos de común acuerdo y de muchos proyectos que realizamos de mancomún. Pero, lamentablemente, en la mente de los rusos falta aún la comprensión de que algo hacemos de común acuerdo.

    Además, diría que en la mente de los rusos perduran   los conceptos anticuados distantes de la realidad.

    A título de ejemplo voy a mencionar la situación en Kosovo. Según todas las evidencias, predominan aún los ánimos de la década del 90, aunque de hecho la situación es totalmente distinta y se han producido cambios muy importantes. Ahora toda la comunidad internacional discute el problema Kosovo-ONU, OTAN, Unión Europea y otras organizaciones. Todos se ocupan de este problema y trabajan en estrecha colaboración. Rusia toma también parte muy activa en esta labor mediante su Grupo de Contacto. Pero, lamentablemente, la gente no lo conciencia agarrándose a los conceptos anquilosados de los años 90 y a los "bombardeos" de Kosovo.

    Otra idea errónea arraigada en la mente es que hablando de la OTAN, los rusos la vinculan de inmediato a EE UU sosteniendo que la OTAN es una organización con predominio de EE UU. En realidad, la OTAN cuenta con 26 Estados que en modo alguno aceptan la idea de que la OTAN es sinónimo de EE UU. Los representantes oficiales rusos que participan en todas las reuniones y actividades conjuntas, se dan perfecta cuenta de ello.

    Y, por último, el tercer ejemplo es la idea de que la OTAN está cercando a Rusia por todas partes. Naturalmente, esta idea tiene antecedentes históricos, pero es reflejo del más anticuado pensamiento. En resumidas cuentas, si hoy la OTAN y Rusia son consocios, si trabajamos juntos, no deberán existir sentimientos negativos algunos vinculados a que los países de la OTAN están situados en proximidad inmediata de Rusia. Por  esto el concepto  "cerco" sólo puede existir en aquel viejo sistema conceptual presidido por la confrontación entre  "nosotros" y "ellos", sistema típico de la llamada "política de la suma con el resultado cero": si  uno gana,el otro pierde.

    Un aspecto más también arraigado en el cerebro de los rusos que es muy necesario comprender y modificar. La OTAN y Rusia no coinciden en todo y así será siempre. Quedarán problemas que enfocaremos desde la óptica distinta. Pero esto no quiere decir que estemos deslizando de nuevo a la "guerra fría" ni que nuestra cooperación esté condenada al fracaso. Baste echar un vistazo a la cooperación que une a los países miembros de la OTAN. Tienen divergencias, pero siguen siendo aliados.

    Pregunta: - Se podría objetar cada uno de los ejemplos mencionados apoyándose en la opinión pública de Rusia. En particular, en nuestro país se considera que el genocidio de un pueblo se vio sustituido hoy en Kosovo por el genocidio del otro pueblo y que la OTAN lo propicia. El problema no estriba en que la OTAN se acercó de lleno a nuestras fronteras, que Rusia está geográficamente rodeada de los países miembros de la OTAN, sino en que la Alianza está perfeccionando allí su infraestructura militar, emplaza estaciones radar, repara aeródromos... El pueblo que sobrevivió dos conflagraciones mundiales y la guerra fría lo observa con recelos. Yo, por ejemplo, comprendo que cuando usted invita a la juventud a sus discusiones, pone la mira en el futuro, en las relaciones futuras. Pero ¿cómo se podrá convencer a aquellos que ya tienen formados determinados estereotipos?

    Respuesta:- En el marco de la acción "Rusia-OTAN: aunando esfuerzos" hemos recorrido toda Rusia y en efecto nos hemos entrevistado con muchos jóvenes, porque muchos encuentros fueron organizados en universidades. Pero a ellos asistía no sólo la juventud. Es grato señalar que la composición de nuestro auditorio era mixta: veteranos, especialistas, expertos, representantes de los órganos locales de poder, de las asambleas legislativas locales, etc., y, naturalmente, estudiantes. Es decir, hemos tenido por delante a toda Rusia.  Quisiera señalar que los estereotipos, herencia del viejo pensamiento, no son privilegio exclusivo de la gente de edad. Los jóvenes se atienen también a las mismas categorías. Repiten como eco lo dicho por los mayores de edad.

    Teniendo en cuenta la existencia de estereotipos, no es grande la diferencia hablar con jóvenes o con personas de edad. Más importante es  otra cosa.  En vísperas de la acción "Rusia-OTAN: aunando esfuerzos" hemos efectuado el sondeo sociológico. Como resultado, hemos obtenido los datos estadísticos muy importantes para mí como Directora del Buró de Información de la OTAN en Moscú. Al confesar que poseen escasos conocimientos sobre la OTAN y la cooperación de Rusia con la OTAN, el 44% de rusos ha declarado que no quiere saber más ni recibir información complementaria.

    Esto es, naturalmente, muy importante para mí, porque, por razones de cargo, tengo que presentar información sobre la OTAN y comentar acontecimientos y actividades que la OTAN y Rusia realizan de mancomún. Es imposible obligar a un hombre a prestar oído a la información si ya de antemano se niega a escucharla. La información no es más que una cara de la medalla y no es suficiente sólo poseerla. Es importante que la gente esté dispuesta a conocer el punto de vista distinto, a cambiar su modo de pensar aceptando nuevas categorías de pensamiento. Si la gente se niega a hacerse la pregunta: "¿Por qué me atengo a esta opinión precisamente? ¿Por qué no quiero cambiarla?", será muy difícil sostener diálogo.

    En resumidas cuentas, siempre es muy difícil luchar con los estereotipos precisamente por este motivo, ya que este modo de pensar crea al hombre un ambiente muy confortable, seguro y habiatual. Es el marco habitual del pensamiento, en que uno se siente bien y no quiere abandonarlo. Al parecer, se le da la sensación: si se niega a estos estereotipos, todo el mundo en torno suyo se va a hundirse. Por lo menos, digamos, el problema de información es problema de la sicología.

    Seguramente por esta razón me gusta trabajar con la juventud y el ambiente universitario es muy agradable para mí. Los jóvenes vienen a la Universidad para estudiar y aquí su pensamiento está adecuadamente orientado. Sus oídos están abiertos. Naturalmente, ayuda el hecho de que en las universidades es más fácil hallar personas que dominan varios idiomas, lo que facilita nuestro diálogo. Pero tiene mucha importancia el factor sicológico relativo a la disposición de percibir nuevas informaciones.

    Pregunta:- Cuando la gente quiere aprender algo u oir algo surge el problema de hacer llegar sus ideas a la gente. Algo ha de cambiar, y no sólo en Rusia, para que sus habitantes entiendan mejor los objetivos de la OTAN. Algo hay que cambiar también en la misma OTAN para que Rusia comprenda mejor la problemática de la OTAN. ¿Qué cambios, a su modo de ver, tendrán que operarse en la Alianza para que Rusia le abra más su corazón?

    Respuesta:- Estoy completamente de acuerdo con usted. Naturalmente, es la calle con doble vía y no con una sola. La gente ha de aprender a no sólo hablar, sino también a escuchar y, cosa importante, prestar oído a la opinión de la otra parte. Al decirlo, abordamos de nuevo la diferencia existente entre los representantes oficiales, la Administración de Rusia y los amplios medios sociales.

    Si se trata del representante de la dirección rusa, le resulta mucho más fácil comprender las actividades de la OTAN, prestar oído a su opinión. A la gente sencilla le es mucho más difícil conseguirlo. Igual que otros participantes, los representantes de la dirección rusa que participan en las actividades de la OTAN por medio del Consejo Rusia-OTAN tienen el derecho de veto: si Rusia dice "no", la resolución no será aprobada.

    De enfocar el problema desde una óptica más positiva, podemos decir que si algunos representantes de la dirección de Rusia quieren comunicar algo, poner un criterio suyo en conocimiento de la OTAN, tendrán la posibilidad de hacerlo. Dos veces al año, como mínimo, pero por lo general con más frecuencia, en los encuentros de Cancilleres del Consejo Rusia-OTAN se elaboran declaraciones conjuntas, cuyo texto es concordado y aprobado por todas partes. Las personalidades oficiales rusas ven que su criterio fue tomado en consideración siendo introducidas sus formulaciones en el texto definitivo de la declaración. De retornar a la pregunta de si se está reformando la OTAN, si se producen cambios en ese organismo, la respuesta será positiva. Como organización ella se reforma muy rápidamente. En más de una ocasión los representantes rusos declaraban oficialmente que están al tanto de las transformaciones en la OTAN y siguen de cerca ese proceso.

    La OTAN de hoy nada tiene que ver con la OTAN de los tiempos de mis padres. Ha cambiado radicalmente desde entonces. Es más, la OTAN actual no se parece a la organización en que he comenzado a trabajar en la década del 90.

    Permítame hacerle una pregunta. ¿Qué dimensión han de tener los cambios en la OTAN para que los medios sociales rusos reconozcan las transformaciones que se operan en la Alianza? Es sintomático que durante la acción "Rusia-OTAN: aunando esfuerzos", en diversas ciudades hemos oido frecuentemente la misma interrogante formulada por personas más diversas: "¿Por qué no ponen otro nombre a la Alianza?" Lo demuestra que se trata sólo de las palabras. Es posible que a los rusos los interese más el aspecto externo de la transformación y no el quid del proceso. Los interesa precisamente la forma.  

    Momentos antes de nuestra entrevista, usted me preguntó: ¿qué espera Bruselas de Moscú? Tras haber reflexionado mucho, en respuesta le diría lo siguiente: en Bruselas nadie espera nada de Rusia más que de los países miembros de la OTAN. Esto es muy lógico. Bruselas espera -aunque no es políticamente correcto decirlo- que Rusia, lo mismo que los demás países integrantes de la OTAN, examine desde la óptica positiva las posibilidades que surgen y las interprete positivamente.

    Naturalmente, Rusia es un país soberano que ha de tomar soberanamente tal o cual decisión. Pero siempre me asombra cuando por enésima vez oigo hablar a los representantes de la dirección rusa de las intenciones de Rusia de mantener cooperación con la Alianza solamente en la medida en que esto corresponde a los intereses nacionales de Rusia. Pero también en el seno de la OTAN los representantes de los países de la OTAN son de la misma opinión. Si un país considera que una acción en el marco del Consejo OTAN-Rusia no responde a sus intereses nacionales, no va a participar en ella. En este sentido, la postura de Rusia no se diferencia en absoluto de la postura de los demás países miembros de la OTAN.

    Tenemos mucho de común. Tenemos intereses comunes, lo que ni siquiera vale la pena de discutir. Nos enfrentamos a los peligros comunes: terrorismo, proliferación del arma nuclear e inestabilidad en algunas regiones del mundo. Por esta razón precisamente considero de manera positiva y optimista las perspectivas de la cooperación OTAN-Rusia y las relativas a las acciones concretas que realizamos de mancomún. La cooperación en el marco de la OTAN se traduce siempre en acciones concretas y con Rusia tenemos muchos planes concretos conjuntos.

    Además, quisiera decir que la cooperación práctica Rusia-OTAN tiene por base la Organización fundada por nosotros tan sólo hace cuatro años: el Consejo Rusia-OTAN. Habrá tiempos buenos y malos. Se sostendrán conversaciones y habrá críticas de toda índole. Llegará el tiempo de elecciones y estallarán batallas verbales, pero el Consejo Rusia-OTAN seguirá trabajando. A estos efectos precisamente se crea la organización para seguir trabajando tras haber atravesado el período de cruces verbales.

     Los problemas internacionales son prioritarios en todas mis actividades. Trabajo en una organización internacional y doy crédito a la fuerza de las instituciones internacionales. Ellas nos ayudan y ayudarán en el futuro a atravesar los tiempos duros. Poco importa que no estamos de acuerdo sobre todos los problemas. Lo principal es que existe nuestra organización y tenemos porvenir.

     Pregunta:- La última interrogante pequeña. Después de nuestro ralley de Vladivostok a Kaliningrado que diría usted: ¿Rusia se ha aproximado más a la OTAN o la OTAN, a Rusia? 

    Respuesta:- Buena pregunta. Mi respuesta se refiere a aquello lo que me ha parecido más interesante y agradable. En el marco de ese ralley traje a Rusia un apreciable número de personalidades oficiales de la OTAN que pudieron visitar no sólo Moscú y San Petersburgo, sino recorrer el país de punta a punta. Ellos recibieron la oportunidad de ver y oir lo que dicen los rusos, cómo tratan ellos esa organización. Por otro lado, concedemos la posibilidad a muchos rusos, jóvenes y de edad, de venir, por ejemplo, a Bruselas y allí in loco conocer la OTAN y ver cómo trabaja ella.

    En este caso no tiene importancia quien se ha aproximado más al otro. Es importante que nos hayamos aproximado.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik