12:33 GMT +325 Septiembre 2017
En directo
    Noticias

    "OTRA RUSIA"

    Noticias
    URL corto
    0 0 0 0

     En el hotel "Renaissance-Moscú" ayer se inauguró el foro de la oposición y los defensores de los derechos humanos "Otra Rusia" dedicado a la reunión del G-8. El Kremlin logró que no asistiesen los líderes de los más importantes partidos de oposición (KPRF, Rodina, Yabloko, SPS).

     

    Los delegados más eminentes acudían al hotel acompañados de guardaespaldas. Fue el más numeroso el equipo de éstos que acompañaba a Eduard Limonov, líder del partido nacional-bolchevique; cedía un poco en número el del ex primer ministro Mijail Kasianov, que protegía también a Irina Jakamada, presidenta de Nuestra Opción. Llegaron sin ningún acompañamiento de guardaespaldas sólo el ex asesor del presidente de Rusia, Andrei Illarionov, y el cabeza de la Rusa de los Trabajadores, Victor Anpilov.

    Las intervenciones eran cortas. Se resumían las tesis que ya se hicieron del dominio público en más de una ocasión. El jefe del movimiento "Por los derechos humanos", Lev Ponomariov, hizo recordar las fechorías cometidas por la policía en Blagoveschensk (Bashkiria) y las torturas que se practican en cárceles de Rusia. La presidenta del moscovita Grupo de Helsinki, Liudmila Alexeeva, habló del destino de Mijail Jodorkovski, quien, según dijo ella, "fue el primero en comprender la necesidad de pactar con los defensores de los derechos humanos y fundó la organización social Rusia Abierta".

    El cabeza de la Unión de Periodistas, Igor Yakovenko, habló de la "propaganda a lo de Goebbels y la destrucción de los medios noticiosos", así como propuso crear un canal de televisión público - "El Otro" - que debe existir sin recibir financiación por parte del Estado.

    El mensaje principal de los reunidos lo formuló Lev Ponomariov, quien agradeció a las autoridades, diciendo que gracias a la pasividad de ellas y sus ataques a las libertades en la sala de conferencias del "Renaissance-Moscú" se reunieron tantos correligionarios. O sea que la concurrencia no negaba que llegó para organizar una acción de desobediencia y manifestar su "negativa a debatir problemas bajo la égida del Kremlin".

    En opinión del politólogo Dmitri Badovski, en Rusia existen  dos oposiciones: una sistémica y otra al margen del sistema. En la segunda se concentran aquellos que no quieren o no pueden participar en las elecciones. Ellos se posicionan como una "nueva oposición", deseando obtener el monopolio para apelar a la opinión pública occidental. En este sentido, se puede hablar no de "otra Rusia", sino de una "Rusia doble", replicó Mijail Rogozhnikov, del Instituto de Proyectos Sociales.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik