En directo
    Noticias

    PARLAMENTO RUSO: LICENCIA PARA EXTERMINAR A TERRORISTAS

    Noticias
    URL corto
    0 0 0 0

    La Asamblea Federal le dio la luz verde al presidente ruso para ordenar la puesta en marcha de la operación de búsqueda y eliminación de los terroristas que secuestraron y luego ejecutaron a cuatro diplomáticos rusos en Irak.

    Piotr Goncharov, RIA Novosti. La Asamblea Federal le dio la luz verde al presidente ruso para ordenar la puesta en marcha de la operación de búsqueda y eliminación de los terroristas que secuestraron y luego ejecutaron a cuatro diplomáticos rusos en Irak. Se trata de la ley recién aprobada que faculta al presidente a usar grupos de tarea para combatir el terrorismo fuera del territorio nacional.

    Según destacan expertos en relación con ello, también antes la ley "Del Servicio Federal de Seguridad" le autorizaba a la fuerza pública crear y emplear grupos de tarea para cumplir sus funciones. Ahora esta ley, complementada con el artículo "Represión del terrorismo", establece que el presidente de Rusia puede emplear los grupos de tarea del Servicio Federal de Seguridad (FSB) contra los terroristas y sus bases logísticas ubicadas en el extranjero que representan amenaza para Rusia. Dado que el FSB, lo mismo que el Servicio de Inteligencia Exterior, no forman parte del organigrama de las Fuerzas Armadas, no se requiere el consentimiento del Consejo de la Federación (cámara alta del parlamento ruso) para el empleo de grupo de tarea fuera del territorio de Rusia.

    En opinión de expertos, ya se puso en marcha la operación de búsqueda y eliminación de los terroristas. Por algo el presidente Putin dio la correspondiente orden a los servicios de seguridad aún antes de que la Asamblea Federal hubiera aprobado la senda ley.

    Dicha ley era muy esperada. A diferencia de otras potencias que no tenían escrúpulos en elegir medios capaces de defender a sus ciudadanos en cualquiera región del mundo, los servicios secretos de la URSS y más tarde de Rusia, no recurrían oficialmente a semejantes medidas de defensa de sus conciudadanos. A decir verdad, en la época soviética este problema no se planteaba tan a fondo. Pues ahora la situación ha cambiado de raíz.

    Con respecto a la tragedia en Iraq, diversos expertos adelantan versiones y guiones más diversos: desde encargo político (forcejeo de las potencias por las esferas de influencia) hasta primitivo ajuste de cuentas. Existe también la versión sobre una guerra perseverante e intransigente del conglomerado terrorista contra Rusia.

    Hemos de dar respuesta a una interrogante muy importante. ¿Quién se contrapone a Rusia? ¿Un reducido grupo de terroristas a sueldo cuyos elementos armados, en opinión de muchos expertos rusos, pasaron por Chechenia, habiendo dejado allí su huella de sangre?

    Esperamos que los servicios secretos rusos puedan localizar a los ejecutores, inspiradores ideológicos o "cerebros" (si tales existen) que encargaron ese asesinato. La pericia del Comité de Seguridad del Estado y de la Dirección General de Inteligencia se mantiene inalterable desde los tiempos soviéticos. Lo único que se requiere es voluntad política.

    Pero hoy por hoy, la seguridad de los ciudadanos rusos en el extranjero no puede mantenerse al margen de la lucha contra el terrorismo internacional, por lo cual, querámoslo o no, se promueve al primer plano la cooperación entre los servicios de seguridad de los Estados concernidos.

    Está claro que EE UU al haber ocupado Iraq es responsable de no haber sabido garantizar la seguridad necesaria a las misiones diplomáticas en Bagdad. En efecto, EE UU cometió un error garrafal al desatar la operación militar eludiendo el CS de la ONU. Pero luego se puso en claro que Iraq no es Afganistán, ni mucho menos: falta apoyo por parte de la población local que en Afganistán tienen tanto las ISAF (Fuerzas Internacionales de apoyo a la seguridad), como las fuerzas de la coalición antiterrorista lideradas por EE UU pese a todos sus lapsos, incluyendo operaciones y bombardeos "erroneos".

    Como siempre sucede en tales casos, la insensata operación en Iraq devino una aventura. Pero ¿cuántas veces hay que indicar lo evidente? ¿Tal vez, Rusia, EE UU y Europa, blancos de la agresión terrorista bien pensada y exenta de acciones espontáneas, dejen de intercambiar los reproches recíprocos sobre el particular? La situación actual da una buena ocasión de aunar esfuerzos para enfrentarse a "Al Qaeda" y sus diversas filiales tipo " Consejo de mojaheddines de Iraq". De lo contrario, dedicando todas las energías al intercambio de reproches, corremos el riesgo de no poder prevenir un nuevo 11 de septiembre o un Beslán de turno.

    En todo caso, el "Consejo de mojaheddines de Iraq", en cuyo nombre en la página web de Internet apareció la declaración sobre la toma de rehenes rusos, no es una organizaciòn de resistencia iraquí, sino un conglomerado de la red terrorista internacional de "Al Qaeda" actuante en el territorio de Iraq. Como condición de liberar a los rehenes fue presentada a las autoridades rusas la exigencia premeditadamente irrealizable con respecto a Chechenia. Más tarde, cuando en Internet apareció el videoclip sobre la ejecución de los rehenes, volvió a salir a colación la palabra "Chechenia".

       ... En el otoño de 1999, al realizar un viaje de inspección a Daguestán, el entonces premier Vladímir Putin se entrevistó con el generalato ruso que comenzó a desenvolver la campaña antiterrorista en la república. Durante el banquete organizado en el comedor de oficiales fue propuesto el brindis por su feliz comienzo. "Brindaremos cuando hayamos terminado con ellos", dijo tajantemente Putin en seguida. Tras una breve reflexión, los generales se solidarizaron con lo dicho por el futuro presidente y pusieron la copa en silencio sobre la mesa.

    A decir verdad, aquella pausa se ha prolongado bastante. La ejecución de los diplomáticos rusos en Iraq es un desafío a Rusia demostrando la plena seguridad de que ella es incapaz de defenderse. Es respuesta a nuestra indignación con motivo a las tragedias en Beslán, en "Nord-Ost", en Budenovsk y el metro de Moscú.

    La feliz conclusión de la operación "localizar y liquidar" permitirá indudablemente a todos nosotros vaciar la copa que quedó intacta.    

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik