18:18 GMT +322 Octubre 2017
En directo
    Noticias

    CASI 600.000 PERSONAS FESTEJAN A CAMPEONES MUNDO EN CIRCO MÁXIMO DE ROMA

    Noticias
    URL corto
    0 6 0 0

    TeleSUR / 10/07/2006

    Cerca de 600.000 personas homenajearon a la selección italiana de fútbol en la gran fiesta de celebración por el título mundial 2006, que ha tenido lugar este lunes en el Circo Massimo de Roma y al que llegaron los "azzurri" en autobús descubierto con la Copa en la mano del capitán Fabio Cannavaro.

    El Circo Massimo, el impresionante estadio romano donde hace miles de años se disputaba festejos como las célebres carreras de cuadrigas y actual lugar de celebraciones deportivas y musicales de la capital, vio ya desde primeras horas de la tarde la llegada de decenas de aficionados que acudieron a "coger sitio".

    Era prácticamente la continuación de los festejos iniciados el domingo en el propio Circo Massimo, donde se reunieron unas 300.000 personas para seguir en directo, en las tres pantallas gigantes que allí se instalaron, el Italia-Francia, y que alcanzaron su mayor explosión de alegría y colorido tras el pitido final que proclamaba al combinado nacional italiano campeón mundial por cuarta vez en su historia.

    La celebración del lunes se superó la cifra del domingo de aficionados presentes en el Circo Massimo, pues aficionados llegados desde casi toda Italia se unieron a los romanos para "ver la Copa" y para saludar a sus nuevos ídolos, a sus nuevos "gladiadores", como muchos de los presentes corearon.

    El Circo Massimo estaba lleno de banderas de Italia, de seguidores con la camiseta "azzurra" y no faltaron elementos de sátira como la aparición de un antiguo carro fúnebre, en cuyo interior estaba el "féretro de Francia".

    A la espera de los jugadores, empezó ya la fiesta con fuegos artificiales, que pusieron un color rojo y verde al cielo romano donde lucía la luna llena.

    Se prosiguió con el sonar de música, sobre las notas de la canción "Senza parole" ("Sin palabras") de Vasco Rossi, a la espera de la presencia de los jugadores.

    Una presencia que se hizo esperar, pues llegaron con varias horas de retraso al saltarse todas las previsiones ante la gran avalancha de gente que paralizó el paso del autobús en el recorrido que les llevó desde el aeropuerto romano al que llegó la expedición hasta la Presidencia del Gobierno, donde fueron recibidos por el primer ministro Romano Prodi.

    Una afluencia de personas que se hacía cada vez mayor y paralizó el centro del Roma. Hasta el punto que en el recorrido, ya con los autobuses descubiertos, que va desde la Presidencia del Gobierno hasta el Circo Massimo (habitualmente se hace en siete-ocho minutos), se tardó casi una hora.

    Pero el éxtasis llegó a las 23.00 hora local cuando ya el autobús descubierto con la comitiva "azzurra" entró en Circo Massimo, lo que fue recogido con el coro de "alé, oa, alé, oa" y de "llegan los gladiadores, los campeones del mundo".

    Los "azzurri", tras bajar del autobús, con la Copa siempre en las manos del capitán Fabio Cannavaro, que la alzaba continuamente al cielo romano, subieron al gran palco allí instalados a los acordes de música que evoca a los gladiadores y la presencia de nuevos fuegos artificiales, y saludaron a los varios centenares de miles de seguidores presentes.

    Uno a uno los jugadores, el seleccionador Marcello Lippi, al grito del "We are the Champions", fueron objetos de los aplausos, coros y gritos en su favor de los aficionados, siendo los más aclamados Fabio Cannavaro y Francesco Totti; algo lógico este último ya que "juega en casa", pues el Circo Massimo es también el lugar de celebración del Roma.

    A Totti, además, se le pidió a coro que no abandonase la selección italiana, algo que ha asegurado estos días atrás realizará prácticamente con el 90 por ciento de las posibilidades. El capitán romanista respondió saltando con la Copa en mano y limitándose a decir: "Disfruto este momento".

    La emoción se registró en el rostro de todos los "azzurri", incluidos el flemático Lippi, el hispano-argentino Mauro Germán Camoranesi y los nuevos "calvos" Gattuso, De Rossi y Materazzi (se raparon en el avión que les trajo de regreso a Italia).

    Todos, banderas en mano, cantaron en el palco el himno de Italia, para después agradecer prácticamente todos los jugadores, micrófono en mano, el apoyo que los aficionados italianos han dado siempre a la selección, así como su presencia hoy en toda Roma para acogerles.

    Eso sí, también hubo momento para que los jugadores desde el palco entonaran "¡quien no salta es un francés!.

    Pero sobretodo, el acto más emotivo llegó casi al final cuando Cannavaro, con un micrófono y subido a una valla, entonó el "Gianluca Pessotto, Gianluca Pessotto", en recuerdo al ex-jugador juventino que se debate entre la vida y la muerte en un hospital turinés. Fue seguido por los aplausos y el coro de los aficionados presentes.

    La fiesta, ya sin la presencia de los jugadores, que se retiraron bajo el sonar del disco de la canción "Azzurro" cantada por Adriano Celentano, proseguirá hasta altas horas de la madrugada, pues los cientos de miles de aficionados presentes en el Circo Massimo tienen ganas de festejar hasta que el cuerpo aguante.

     

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik