13:12 GMT +322 Octubre 2017
En directo
    Noticias

    GASPROM: GUERRA DE GAS EN DOS FRENTES

    Noticias
    URL corto
    0 1 0 0

    Ayer, Gasprom suspendió las negociaciones con el mandatario de Turkmenia, Saparmurat Niyazov. No se descarta que el consorcio ruso se esté preparando para la guerra de gas contra este país.

    Ashjabad prometió suministrar a Gasprom 30 mil millones de metros cúbicos de gas hasta primeros de septiembre, conforme al contrato vigente, pero una vez expirado el mismo resolvió "suspender las ventas de gas a Rusia". Esta decisión costará a Turkmenia de 400 a 600 millones de dólares al mes. Ante tales pérdidas, Niyazov podría reconsiderar su actitud y modificar a la baja el precio del gas fijado en 100 dólares por 1.000 metros cúbicos.

    Apenas abandonó Ashjabad el presidente de Gasprom, Alexei Miller, llegó a Turkmenia una delegación ucraniana. El ministro de Combustible y Energía, Ivan Plachkov, tratará de persuadir al mandatario turkmeno a vender gas a Ucrania sin mediación de Rusia.

    Desde luego, el gas turkmeno puede conducirse a Ucrania únicamente a través del territorio ruso. Pero el contrato ucraniano-turkmeno reforzaría las posiciones de Kiev en las conversaciones con Gasprom. Al propio tiempo, es poco probable que Ucrania ose pagar más por el gas turkmeno que paga Rusia. Cabe señalar que la deuda ucraniana por el gas turkmeno ya suministrado asciende a 60 millones de dólares. Además, en 2006 Ucrania está consumiendo el gas turkmeno a crédito.

    Según parece, a Gasprom le importa poco el desenlace de las negociaciones ucraniano-turkmenas. De admitir que Kiev acepte de palabra pagar más que Rusia, el Gobierno de Yulia Timoshenko tendría que entablar las conversaciones con Gasprom que durarían largo tiempo.

    Las posibilidades de Gasprom de conducir la guerra a la vez en los frentes occidental y asiático se explican con la buena coyuntura de precios y el apoyo por parte del Kremlin que controla este consorcio.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik