En directo
    Noticias

    LA EXPERIENCIA DE AMÉRICA LATINA ES VALIOSA PARA RUSIA

    Noticias
    URL corto
    0 1 0 0

    Vladimir Davidov, director del Instituto de América Latina de la Academia de Ciencias de Rusia, entrevistado por RIA Novosti dijo:

     

    Tras un período de contención y depresión, América Latina se ha puesto en el estado  de  efervescencia. Se operan  las transformaciones geopolíticas y geoeconómicas y la reagrupación de fuerzas. Los países del continente van cambiando en el interior, y también cambian sus relaciones mutuas. Surgen nuevos grupos en el marco de los procesos integracionistas.

    Estamos estudiando detenidamente aquello que está pasando en la región, en particular la "nueva oleada de izquierda", que ha abarcado a muchos países latinoamericanos, incluidos la Argentina, Brasil, Venezuela y Uruguay. Por vía electoral llegan al poder las fuerzas de centro izquierda e izquierdistas. Tal es el lógico resultado de la reacción de las masas populares ante los defectos que tiene la línea neoliberal de desarrollo.

    Se da un viraje hacia un nacionalismo y un populismo de carácter izquierdista. Ya no nos alcanzan los términos viejos para caracterizar aquello que está sucediendo en América Latina. En esencia, ya no se trata de unos cambios políticos sino de los sociales.

    Tenemos que ponernos a estudiar a fondo los procesos que se desarrollan en las sociedades latinoamericanas, para comprender quién es el portador de estos vertiginosos cambios. Conocemos mal las transformaciones sociales operadas en los últimos 20 años, las que al parecer tienen una colosal importancia. Nuestro Instituto está acometiendo con mucha seriedad el estudios de los procesos sociales que se operan en la región.

    El movimiento en dirección a considerar los factores sociales empieza tanto en América Latina como en Rusia. Tanto los latinoamericanos como nosotros no podemos seguir avanzando sin imponer orden en la esfera social y garantizar aunque sea al nivel mínimo la seguridad social.

    Hemos de investigar de qué modo los países latinoamericanos deben  inscribirse en los procesos de globalización y modernización tecnológica. Ello importa tanto para ellos como para Rusia.

    Estamos descubriendo unos procesos paralelos que se vienen desarrollando en Rusia y América latina. Al empezar a realizar transformaciones desde distintas posiciones históricas, económicas y políticas, paradójicamente hemos obtenido un resultado más o menos igual de modo casi sincronizado.

    La diferencia sólo consiste en que América Latina abordó antes que Rusia el proceso de liberalización, antes que nosotros renunció al modelo neoliberal vulgar y también antes empezó a buscar uno nuevo, menos traumático para la sociedad y más adecuado a las normas de la democracia y la justicia social.

    Tenemos que ponernos a estudiar estos procesos, porque la realidad latinoamericana nos da a los rusos no pocas respuestas a nuestras preguntas.

    Uno de los derroteros de la labor del Instituto es el estudio de los países gigantes en auge, entre los que figura, sin lugar a dudas, Brasil.

    Pese a todas las deficiencias que se observan en la sociedad latinoamericana, ésta encierra un gran potencial, por ejemplo en la agricultura y el respectivo mercado. En la región existen sus "puntos de crecimiento". Baste con mencionar la industria de aviación nacional de Brasil. Tales "puntos" existen también en determinadas ramas de la economía de Chile, México, la Argentina y Cuba.

    Ha terminado la época de un mundo monopolar, al que sería más correcto llamar cuasi monopolar,  que repercutía muy negativamente en los países latinoamericanos. Me refiero a que los centros occidentales de la economía y la política mundial y las empresas transnacionales, al liberarse de un poderoso contrapeso en la persona de la URSS, obtuvieron con ello una posibilidad de imponer sus órdenes en los "espacios periféricos".

    Hoy día somos testigos de una redistribución de fuerzas en los centros mundiales. Éstos cambian a ojos vistas, sustituyendo uno a otro. La realidad se adelanta a nuestras esperanzas y exige un detenido estudio y concientización.

    Estamos investigando también los problemas globales, tales como las respuestas a los retos del narcotráfico y cuestiones de la seguridad internacional. El enfoque anterior de ésta última como un problema estrictamente militar no corresponde a las nuevas realidades, este enfoque tiene que tener un carácter integral.

    Desde hace varios años estamos estudiando en el Instituto a los países ibéricos, que son un objeto nuevo para nosotros. Ello se debe a los vínculos históricos y la afinidad de civilizaciones que unen a ambas regiones, las relaciones entre las cuales están atravesando la fase de renacimiento durante los últimos decenios. Se está formando una nueva comunidad internacional, la de los países iberoamericanos, la que se constituye en un importante factor del desarrollo mundial y un nuevo punto de apoyo para los países latinoamericanos.

     

    Fundado en 1961, el ILA es hoy día uno de los mayores centros europeos de estudio de los problemas de América Latina y el Caribe, enfocados en sus dimensiones de actualidad y en perspectiva.
    Por otra parte, el ILA ha asumido plenamente las tradiciones seculares de la Academia de Ciencias de Rusia y, en particular, la misión de proporcionar a la sociedad rusa datos fidedignos sobre las Américas, cuyos orígenes se remontan al siglo XVI. En aquel entonces los rusos tuvieron noticia del Nuevo Mundo por los trabajos del teólogo e ilustrador Máximo el Griego, que fue invitado a Moscú por el gran príncipe Basilio III. En el siglo XVIII Mijaíl Lomonósov, uno de los padres de la ciencia rusa, mostró vivo interés por el acontecer de las ¨Indias Occidentales¨. Y en el s. XIX el etnógrafo y botánico Grigori Langsdorf sentó las bases del conocimiento científico de América Latina, al que ya en los años 30 del siglo XX el gran genetista ruso Nikolái Vavílov haría brillantes aportes, a raíz de varias expediciones por los países del área.


    Actualmente el ILA trabaja en la investigación integral de los aspectos económicos, sociopolíticos, internacionales y culturológicos del desarrollo actual del Estado y la sociedad en América Latina, el Caribe y la Península Ibérica, dedicando especial atención a las reformas estructurales, la modificación de los sistemas políticos y sociales, la solución de los conflictos inter- e intranacionales. El campo de investigación del Instituto abarca también la problemática de cooperación de Rusia con los países de dichas regiones, con miras a diseñar líneas de optimización sobre bases bilaterales y multilaterales.
    El ILA efectúa asimismo servicios de consulta por encargo de organismos y entidades estatales, sociales y privadas, actividades de divulgación cultural, educativas y editoriales.

     

    VÍNCULOS INTERNACIONALES

    El ILA está en contacto con más de 200 centros científicos de otros países y ha firmado más de 40 acuerdos y programas de cooperación científica con universidades y centros de investigación de Latinoamérica, el Caribe, EE.UU., Europa y Asia.
    El Instituto mantiene relaciones con prestigiosas organizaciones y entidades internacionales como la Comisión Económica de la ONU para América Latina y el Caribe (CEPAL), la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).


    Es miembro de varias organizaciones internacionales: en particular, forma parte de la Federación Internacional de Estudios sobre América Latina y el Caribe (FIEALC), el Consejo Europeo de Investigaciones Sociales de América Latina (CEISAL), la Asociación Latinoamericana de Ciencia Política (ALACIP), el Consejo de Estudios Latinoamericanos de Asia y Oceanía (CELAO). De 2001 a 2003 el Director del ILA, Dr. Vladimir Davydov, fue Presidente de la FIEALC.

    115035, Москва, ул. Большая Ордынка, д.21

    Тел. (495) 951-53-23, 953-46-39

    Факс: (495) 953-40-70

    E-mail: ilac-ran@mtu-net.ru     http://www.ilaran.ru

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik