En directo
    Noticias

    TODAVÍA NO SE VEN COLAS DE LOS DESEOSOS DE MUDARSE A RUSIA

    Noticias
    URL corto
    0 1 0 0

    El programa de apoyo a los compatriotas que viven en el exterior y quisieran mudarse a Rusia no ha suscitado mucho interés en ellos. Máxime que no los invitan a instalarse en ciudades grandes o la parte Sur del país, sino en la región de Tierras No Negras y Siberia.

    Eduard Poletaev, politólogo y director de la revista internacional "El mundo de Eurasia" (Kazajstán), se presenta como un potencial cliente del programa, pero en el momento actual no está listo a dar tal paso. Para decidir mudarse, se necesitan causas  objetivas, como por ejemplo la inestabilidad política o económica, o un precedente positivo: un pariente o amigo que, gracias al programa en cuestión, ha mejorado su situación, dice él.

    Tras el decreto firmado por Putin, a Rusia se dirigirá un número aún mayor de gente . Y a quienes ya se encuentran allí trabajando en condiciones ilegales, se les presenta una posibilidad para legalizarse, dice el diputado del parlamento y ex primer ministro de Moldavia, Dmitri Bragish. Pero le preocupa que después de  hacerlo, los repatriados procuren llevar a Rusia también a sus familiares y, como resultado, dejen de mandar dinero a Moldavia.

    El director de la Filial de Tayikistán del Fondo Internacional de Apoyo a los Compatriotas, Victor Radililovski, señala que el nivel de la vida en la república sigue siendo muy bajo, lo que obliga a sus ciudadanos a buscar trabajo en otros países, fundamentalmente en Rusia. El programa aprobado en Moscú está destinado para las personas de 18 a 40 años de edad, pero a estás les corresponde no más del 10% entre los rusos y la población del habla rusa de Tayikistán. Los demás ya son jubilados, y difícilmente querrán mudarse a rincones perdidos de Rusia, dijo.

    Con él se solidariza Ekaterina Solovieva, oriunda del Territorio de Krasnodar, que vive Bakú: Si alguien decide trasladarse de Bakú a Rusia, querrá vivir sólo en Moscú o San Petersburgo.

    A la gente le interesa, en primer lugar, la vivienda y el trabajo. Si el programa prevé otorgarlos, alguna parte de la población se decidiría a irse. Podría parecer atractivo el salario de unos 400-500 dólares, para los bielorrusos una retribución así ya es un dinero grande. Y en lo que atañe a encontrar raíces rusas, lo pueden hacer casi todos los deseosos en la república, dice el presidente del Partido Unificado de la Ciudadanía de Bielorrusia, Anatoly Lebedko.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik