14:41 GMT +322 Octubre 2017
En directo
    Noticias

    EXPLORACIONES ESPACIALES: EN BÚSQUEDA DE LA MATERIA OSCURA

    Noticias
    URL corto
    0 1201

    Este mes de junio será lanzado al espacio el nuevo satélite ruso "Resurs-DK1" para teledetección de la Tierra. Ha sido desarrollado en el Centro de Cohetería "Progress", en Samara, tras un receso de varios años.

    Por Yuri Zaitsev, RIA Novosti. Este mes de junio será lanzado al espacio el nuevo satélite ruso "Resurs-DK1" para teledetección de la Tierra. Ha sido desarrollado en el Centro de Cohetería "Progress", en Samara, tras un receso de varios años.

    La insuficiente financiación de los trabajos de observación del medio ambiente (se enmarcan en el Programa Federal Espacial aprobado para el período de entre 2001 y 2005), las faltas sistémicas y las soluciones arcaicas han puesto fin a la existencia de la flotilla de satélites para teledetección de la Tierra. Hoy día quedan en la órbita sólo el "Meteor-3M" y el aparato experimental "Monitor".

    Conforme a los planes de la Agencia Federal Espacial ("Roskosmos"), la agrupación de satélites para teledetección de la Tierra incluirá 21 aparatos: 5 para fines meteorológicos y 16 para observación detallada en el rango visible, infrarrojo y de la hiperfrecuencia. Habrá tres fuentes de financiación: el presupuesto federal, las tecnologías de innovación y el mercado internacional de tecnologías y servicios espaciales.

    La producción de equipos técnicos que permiten obtener imágenes con un poder de resolución de 0,6 a 2 metros, sería financiada mediante las respectivas órdenes de fabricación. Ello se debe principalmente al alto costo de esos servicios. Desde el punto de vista comercial, el mercado de imágenes tomadas con un poder de resolución medio es muy promisorio. Lo confirma, en particular, la experiencia de explotación en los años 90 de los ingenios espaciales "Resurs-O" y "Meteor-M". El empleo para la teledetección de pequeños aparatos espaciales (satélites rusos "Monitor" y "Kondor") posibilitaría también a los países en desarrollo recibir acceso a los datos de teledetección.

    Una peculiaridad de los satélites para teledetección de Tierra -los que serán lanzados esta vez- es la instalación a bordo de cargas útiles adicionales. Así, en el satélite "Resurs-DK1" funcionará en el marco del proyecto internacional "RIM-Pamela" (RIM: sigla rusa de "misión ruso-italiana") el espectrómetro magnético de alta precisión "Pamela". Las tareas científicas del proyecto, en el cual también participan investigadores de Alemania, Suecia y Estados Unidos, tienen que ver con los problemas fundamentales de la cosmología (ciencia de las leyes generales que rigen el Universo y determinan su evolución).

    Refiriéndose a esas tareas, el director científico del proyecto por la parte rusa y catedrático del Instituto de Ingeniería y Física de Moscú (MIFI), Arkadi Galper, ha explicado que son de gran interés científico la naturaleza de la materia oscura, la generación y propagación de los rayos espaciales galácticos, los procesos en el Sol y las partículas de altas energías en la magnetosfera de la Tierra.

    El espectrómetro había sido ensayado en la Universidad "Tor Vergata" de Roma bajo la dirección del catedrático Piergiorgio Picozza, director del proyecto por la parte italiana. Después el aparato fue enviado a Rusia (abril de 2005) e instalado en un contenedor hermético a bordo del satélite "Resurs-DK1".

    Los ensayos íntegros de un ingenio espacial con todos los equipos científicos y de servicio instalados a bordo ocupan habitualmente unos seis meses. Al principio, el lanzamiento debía efectuarse en el último trimestre de 2005, pero los ensayos se alargaron y el lanzamiento fue aplazado para el segundo trimestre de 2006. El satélite será llevado a la órbita mediante el vehículo impulsor "Soyuz" y se calcula que su vida útil en el espacio sea al menos tres años en órbitas de 360 a 690 kilómetros de altitud.

    Se espera que en tres años de observaciones se pueda registrar 10 mil antiprotones (partículas elementales que tienen las mismas características que sus "dobles", los protones, a excepción de la carga eléctrica que es negativa) y 100 mil positrones (antipartículas con respecto al electrón). Los participantes en el proyecto consideran que ello será suficiente para separar el efecto de la aniquilación: transformación de la partícula o antipartícula, cuando chocan, en otras que ya son masivas y se caracterizan por una interacción débil (WIMP - weak interaction massive particle, o partículas masivas de interacción débil). Pues los científicos opinan que son ésas las partículas que forman la materia oscura en el Universo. Es posible que durante el experimento se logre determinar el peso de esa materia.

    Puesto que un solo análisis magnético sería insuficiente para separar las antipartículas (los electrones pueden imitar a los antiprotones: los unos y los otros tienen carga negativa; y los protones, a su vez, pueden imitar a los positrones), "Pamela" incluye otros aparatos y sistemas adicionales (parte de los cuales ha sido diseñada por los científicos rusos) que aseguran una eficaz separación de las antipartículas y la determinación de sus energías.

    Hasta el presente, los datos experimentales sobre los flujos de antiprotones y positrones de alta energía en los rayos espaciales se obtenían mediante aparatos instalados en aeróstatos de altura, lo que no permitía alcanzar la exactitud requerida de las mediciones debido a la influencia de la atmósfera. De manera que el proyecto "RIM-Pamela" podrá llegar a ser el primer experimento para determinar la masa oculta del Universo mediante ingenios espaciales.

    Ya nadie pone en duda la existencia de la materia oscura en el Universo. Ha sido determinado que hay zonas enteras llenas de materia invisible. Un observador que se encuentra en la Tierra percibiría esa materia como un lente que enfoca la radiación electromagnética emitida por un objeto espacial lejano.

    "Pero siempre ha existido la siguiente pregunta -prosigue Galper- ¿Qué parte de la masa del Universo visible, observado por los astrónomos, corresponde a la masa de la materia invisible?" Es una pregunta importante porque si la densidad de la materia en el Universo (determinado por sus partes visible e invisible) es inferior a una densidad crítica determinada, entonces el universo seguirá expandiéndose indefinidamente. Si la densidad es mayor, el universo empezará a encogerse dentro de un tiempo; y si es igual a la densidad crítica, probablemente continuará expandiéndose pero ya lo hará a una velocidad reducida.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik