11:45 GMT +321 Octubre 2017
En directo
    Noticias

    REVELAN PLANES TERRORISTAS CONTRA CUBA FRAGUADOS EN EE.UU.

    Noticias
    URL corto
    0 2 0 0

    Washington, 23 de junio. Un ex director de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) reveló hoy un plan terrorista, organizado desde Estados Unidos, para promover la subversión interna en Cuba y asesinar al presidente Fidel Castro, reporta el medio latinoamericano "PL".

     

    Jose Antonio Llama (alias Toñín), quien integró la cúpula de la FNCA en los años 90, reconoció que él y otros miembros de la organización decidieron crear en 1992 un grupo paramilitar que se encargaría de preparar las acciones armadas contra la isla.

    El arsenal para llevar a cabo esos planes incluía un helicóptero de carga, 10 aviones ultralivianos con control remoto, siete embarcaciones y abundante material explosivo, explicó Llama en una entrevista que divulga este jueves el diario El Nuevo Herald.

    Los preparativos se vieron frustrados en 1997 luego que él y otros cuatro terroristas fueron arrestados y encausados en una corte federal de Puerto Rico, por organizar otro plan de atentado contra Fidel Castro a raíz de la Cumbre Iberoamericana de Isla Margarita, Venezuela.

    Pese a las evidencias en su contra, en diciembre de 1999 el quinteto fue exonerado de cargos, y sus integrantes quedaron en libertad.

    Cercano colaborador del difunto cabecilla de la FNCA, Jorge Mas Canosa, Llama renunció a la directiva de la organización en 1999 ante la negativa de los entonces dirigentes a pagar los gastos de la defensa legal de él y sus cómplices en el juicio de Puerto Rico.

    Según el Herald, de 1994 a 1997 Llama destinó casi un millón 500 mil dólares de su capital al financiamiento de los aviones teledirigidos y otros pertrechos bélicos que serían utilizados en las acciones contra Cuba y en el atentado a Fidel Castro.

    Para ello empleó como cobertura las firmas Nautical Sports Inc, registrada en Florida, y Refri Auto, radicada en República Dominicana.

    En los registros de Nautical Sports, creada en 1993 como una corporación pantalla de la FNCA, aparecen más de 869 mil dólares abonados por Llama para la compra de las siete embarcaciones, dotadas de comunicación por radio y teléfonos por satélite.

    Uno de esos medios era la lancha rápida Midnight Express, en la cual debía viajar a Cuba Jorge Mas Canosa en el hipotético caso de que las accciones subversivas funcionaran y fuera derrocada la Revolución en la isla.

    El proyecto comenzó a fraguarse en junio de 1992, durante el congreso anual de la FNCA celebrado en la ciudad de Naples, en el sur de La Florida.

    De acuerdo con Llama, fue el empresario Miguel Angel Martínez, residente en Puerto Rico, quien lanzó la idea de "hacer algo más que cabildeo en Washington" para destruir la Revolución Cubana y asesinar a su máximo dirigente.

    Una veintena de directivos de la Fundación acordó impulsar la iniciativa y designaron al propio Mas Canosa y a José "Pepe" Hernández (devenido presidente de la FNCA) para que escogieran los integrantes de la banda paramilitar.

    "Se acordó que por lo delicado del asunto, los pormenores del grupo bélico debían discutirse en un pequeño comité", narró Llama al Herald, al reconocer que Pepe estaba entre los que querían liderar el "selecto grupo".

    Finalmente, éste fue seleccionado por haber integrado la brigada mercenaria que invadió Cuba en abril de 1961 y por su formación en la Infantería de Marina de Estados Unidos.

    Para la adquisición de los explosivos, el grupo se valió del empresario Raúl López, un contrarrevolucionario cubano que participó en operaciones de infiltración en Cuba en la década de 1960.

    López era propietario de una compañía autorizada a comprar explosivos para abrir los canales de desagüe en la industria azucarera del sur de la Florida y prestaba sus servicios al central Talismán.

    Pepe le pidió a López que solicitara un préstamo en el Ready State Bank de Miami para facilitar las transacciones. A cambio de las entregas de materiales bélicos, la Fundación debía pagarle la deuda, a razón de 868 dólares mensuales hasta completar unos cuatro mil.

    Los 10 miniaviones teledirigidos fueron financiados por Llama en 210 mil dólares a través del Internacional Finance Bank (IFB) de Miami, que pagaba a Flight Rescue Systems, otra compañía fantasma propiedad de cubanos.

    La finalidad de esos medios era utilizarlos contra objetivos económicos en Cuba o en un atentado a Fidel Castro, pero los títulos de propiedad no fueron entregados nunca al comprador, quedaron en manos de Pepe, quien los vendió después de 1997.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik