08:24 GMT +325 Noviembre 2017
En directo
    Noticias

    MÁS DE LA MITAD DE LOS RUSOS RECONOCEN HABER DADO DÁDIVAS

    Noticias
    URL corto
    0 101

    El 53% de los ciudadanos de Rusia, país que periódicamente vive ruidosos escándalos corrupcionistas, reconocen que frecuentemente o en unas ocasiones tuvieron que dar dinero o hacer regalos a la gente de que dependía la solución de unos problemas de ellos. Uno de cada diez rusos está seguro de que si los "personeros influyentes" dejan de exigir que se las hagan tales donaciones, la vida sólo se dificultará.

    Según resultados de un sondeo realizado hace poco por VTSIOM, entre quienes reciben recompensas ilegales de la población en el primer ligar figuran los galenos: a éstos les correspondieron más de la mitad de las dádivas. Una tercera parte del mercado de los servicios corrupcionistas lo ocupa la policía vial. En el tercer lugar en el ráting en cuestión  figuran los maestros y profesores, y en el cuarto, efectivos de la policía.

    Pese a las nociones difundidas, los funcionarios públicos distan mucho de ser los más inveterados concusionarios: tan sólo un 10% de los ciudadanos les pagan recompensa por formalizar documentos de privatización, herencia y propiedad de terrenos, el otro 4%  se ven obligados a dar dádivas para inscribirse en el registro domiciliario o recibir la carta de ciudadanía.

    No tenemos fundamento para no dar crédito a estas cifras. Sólo una minoría insignificante no dice la verdad, temiendo revelar un hecho poco decente cometido, máxime que lo de hacer regalos para funcionarios o médicos nunca se ha considerado algo inmoral en Rusia,  dice Igor Eidman, director de un departamento del VTSIOM.

    Verdad que el estudio realizado muestra que esta actitud cambia muy rápido. En un año y medio, aumentó del 55 al 61% la parte de quienes sostienen que lo de pagar recompensas complementarias a los médicos, profesores y empleados de servicios comunitarios es un fenómeno igualmente peligroso que la corrupción entre los funcionarios públicos.

    Pero  una tercera parte de la sociedad  que justifica las dádivas es  mucho para el país que ha proclamado una cruzada contra la corrupción.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik