En directo
    Noticias

    SONDA VENUS EXPRESS: RUMBO HACIA NUEVOS DESCUBRIMIENTOS

    Noticias
    URL corto
    0 0 0 0

    Por Yuri Zaitsev, RIA Novosti. La sonda espacial europea Venus Express, lanzada en noviembre de 2005 mediante el vehículo impulsor ruso Soyuz Fregat, ha alcanzado la órbita de Venus tras 153 días de vuelo y procedió a su misión exploradora.

    Por Yuri Zaitsev, RIA Novosti. La sonda espacial europea Venus Express, lanzada en noviembre de 2005 mediante el vehículo impulsor ruso Soyuz Fregat, ha alcanzado la órbita de Venus tras 153 días de vuelo y procedió a su misión exploradora. Tres aparatos científicos de los siete instalados en la sonda han sido desarrollados con la participación de investigadores rusos.

    A 45 años del vuelo de la sonda interplanetaria soviética Venera-1, los terrícolas han vuelto a prestar atención al planeta vecino. ¿Qué más puede interesar a los científicos en Venus, un planeta ya explorado minuciosamente?

    Junto con Marte y Mercurio, Venus es uno de los cuatro planetas del llamado grupo terrestre: todos tienen dimensiones no muy grandes y están formados principalmente de material pedregoso y metales. En cuanto a las condiciones climático-naturales, las diferencias son enormes.

    Dejemos a un lado a Mercurio, que no tiene atmósfera, y comparemos los otros tres planetas. Venus queda envuelto en una densa capa de gas y en su superficie impera una temperatura infernal. Marte, en cambio, se destaca por una atmósfera enrarecida y un frío crudo. La Tierra ocupa un lugar intermedio, pues aquí la temperatura oscila entre -50 y +50 grados centígrados. Lamentablemente, ese clima tan favorable va cambiando a ojos vistas en los últimos años.

    El sistema de la Naturaleza en la Tierra es bastante complicado -no lineal, como suele decirse- y está influido por un sinnúmero de factores. A veces, la más pequeña influencia en ese sistema no lineal puede provocar consecuencias de gran escala. Los sistemas climáticos de los planetas vecinos de la Tierra son más simples, pero, al mismo tiempo, son ejemplo de extremos: el gélido Marte y el ardiente Venus. El comparar esos sistemas climáticos y determinar las causas de las diferencias permitiría comprender más a fondo las leyes que rigen la evolución de la Tierra.

    La Unión Soviética había explorado Venus con ayuda de sondas espaciales desde 1961 hasta 1985 (programas "Venera" y "Vega"). La sonda Venera-4 había determinado que más del 90% de la atmósfera de Venus era gas carbónico. Los ocho aparatos Venera y los dos Vega habían funcionado en la superficie del planeta un total de 11 horas 33 minutos. Venera-7 fue la primera en posarse en la superficie de Venus y medir su temperatura (casi 500ºC). Venera-8 había medido la velocidad del viento en la atmósfera, el nivel de iluminación de la superficie, la densidad del terreno en la zona de aterrizaje y otros parámetros. Las sondas Venera-9 y Venera-10 habían transmitido a la Tierra los panoramas de la superficie del planeta y determinaron la composición química de su atmósfera y la velocidad del viento en la superficie.

    En 1982, las sondas Venera-13 y Venera-14 transmitieron por primera vez los panoramas de la superficie en color, tomaron muestras del terreno y efectuaron su análisis químico. Venera-15 y Venera-16 habían obtenido vía radar imágenes del hemisferio norte del planeta con un poder de resolución de 1 a 2 kilómetros. Los ingenios espaciales multipropósito Vega, lanzados hacia la cometa Halley, se habían acercado "de paso" a Venus para dejar sondas de investigación en la atmósfera y en la superficie del planeta.

    Con todo, aún quedan muchos interrogantes sobre la naturaleza de Venus. Ya se había comentado que en su atmósfera predomina el bióxido carbónico (96,5%). Pero también la componen otros gases (centésimas por ciento y menos), lo que crea un complejísimo sistema químico incomprensible para los científicos.

    Una particularidad notable de Venus consiste en que no tiene campo magnético propio. Es un fenómeno investigado sólo teóricamente. Los científicos saben muy poco sobre la naturaleza de Venus a pesar de estar explorándolo durante tantos años. De allí la necesidad de continuar las investigaciones para poder comprender las especificidades de la evolución de ese planeta.

    En cuanto a Venus Express, deberá llevar a cabo investigaciones íntegras de la atmósfera, de la capa de plasma y de la superficie incluido el sondeo por radar de la parte superior del subsuelo del planeta. El mayor interés representa la estructura de la atmósfera -especialmente sus capas más profundas-, así como su composición química, su dinámica, el nivel de radiación y la capa de nubes. También se intentará descubrir actividades sísmicas o volcánicas en Venus.

    Los científicos rusos habían participado en la creación del magnetómetro instalado a bordo de la sonda: sirve para medir la tensión y dirección del campo magnético de Venus. También han creado el espectrómetro planetario Fourier (Planetary Fourier Spectrometer) para registrar con alta precisión la temperatura de la atmósfera en altitudes de 55 a 100 kilómetros, y el espectrómetro SPICAV (Spectroscopy for Investigation of Characteristics of the Atmosphere of Venus) para estudiar la atmósfera del planeta y pronosticar su evolución.

    La misión de Venus Express se extenderá por tres años, pero durante ese tiempo en Venus transcurrirán sólo cuatro días por ser muy lenta la revolución del planeta en torno a su eje. Como resultado, los equipos científicos de la sonda investigarán el ciclo diario del planeta cuatro veces.

    De manera que los instrumentos creados por los ingenieros rusos ya van instalados en la sonda espacial europea, y se espera que los especialistas europeos también procedan a instalar equipos suyos a bordo de sondas interplanetarias rusas. Por cierto, serán ingenios espaciales nuevos en principio capaces de funcionar durante más de un mes en la superficie de Venus con 500 grados centígrados de calor y bajo una presión colosal que no existe ni siquiera en el más profundo océano de la Tierra. Todo ello posibilitará acercarse más a la solución de los enigmas que encierra el misterioso y atractivo planeta Venus.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik