En directo
    Noticias

    ¿BENEFICIARÁ A LOS PALESTINOS EL REFERÉNDUM SOBRE CONCORDIA NACIONAL?

    Noticias
    URL corto
    0 2 0 0

    Marianna Bélenkaya, Novosti.

    Marianna Bélenkaya, Novosti. El jefe de la Administración Nacional Palestina, Mahmud Abbas, anunció el referéndum sobre el “Documento de Concordia Nacional” que ofrece crear el Estado de Palestina independiente con capital en Jerusalén Este dentro de las fronteras existentes con anterioridad a la guerra árabe-israelí de 1967.

    La decisión de Abbas suscitó acalorados debates en el seno de la cúspide gobernante de la ANP. Pero la mayoría evidente de palestinos de la calle se manifiesta a favor del plebiscito. Según demuestran los sondeos sociológicos  celebrados por la Universidad palestina Bir-Zeit, el 77% de los palestinos apoyan la idea del referéndum y están dispuestos a decir el “sí” al “Documento de Concordia Nacional”.

       ¿Qué significa ese “sí” y de qué documento se trata? Los palestinos manifiestan su disposición a votar por un gobierno de unidad nacional y por que cesen los contenciosos entre diversos grupos que no se limitan a los muros del parlamento, sino que se vuelcan a las calles de las ciudades palestinas conduciendo a víctimas entre su población. También esperan (por lo menos, lo afirma Abbas), que después de aprobado el documento, se verá levantado el bloqueo económico implantado a Palestina por la comunidad internacional a raíz de la victoria obtenida en las parlamentarias en enero pasado por el Movimiento Islámico de Resistencia (HAMAS) que se niega a reconocer el Estado de Israel.

       Formalmente, el jefe de la ANP tiene razón. La proclamación del Estado de Palestina dentro de las fronteras de 1967 equivale al reconocimiento indirecto por los palestinos del derecho a la existencia que asiste a Israel, siendo esta una de las condiciones principales del levantamiento del bloqueo. Pero el problema es que la comunidad internacional no lo exige de los palestinos, sino de HAMAS, movimiento que conjuntamente con la “Yihad Islámica” pretende boicotear el plebiscito, aunque antes los islamistas palestinos estuvieron a punto de poner su firma al pie del “Documento de Concordia Nacional”.

       Hay que tener presente que su autoría pertenece a los altos representantes de diversos grupos palestinos que cumplen penas en prisiones israelíes. Es el único documento de alcance nacional firmado por los integrantes de Al FATH, HAMAS, la “Yihad islámica” y los Frentes Democrático y Popular de Liberación de Palestina. Por primera vez los representantes de los islamistas palestinos declararon oficialmente la posibilidad de proclamar el Estado dentro de las fronteras de 1967, lo que antes consideraban como meta intermedia.

       Pero ese “Documento” fue incapaz de sentar base de los acuerdos de los líderes palestinos que se encuentran en libertad, en el territorio controlado por la ANP, y en emigración. Después de anunciada por Abbas la fecha del referéndum, los miembros de HAMAS y de la “Yihad islámica” revocaron sus respectivas firmas.

       Este hecho no depende de las divergencias respecto a Israel y al proceso de paz, sino de la lucha por el poder. Por consiguiente, es poco probable que el plebiscito sea capaz de reconciliar a diversos grupos  si incluso el pueblo vote por la concordia nacional. Además, si la comunidad internacional no observa suavización de la postura de los islamistas, la asistencia económica a los palestinos seguirá siendo limitada como antes.

       Es posible que insistiendo en el referéndum, a pesar de todo, Abbas cifra esperanzas en que HAMAS que se posa como exponente de los anhelos populares, suavice sus posturas. Así le será más fácil aceptar concesiones cediendo a la voluntad del pueblo. Por ejemplo, en entrevista con RIA Novosti, Nabil Shaat, un alto cargo de FATH, no descartó la posibilidad de si los palestinos voten por crear el Estado dentro de las fronteras en cuestión, para HAMAS sería más fácil reconocer el proceso negociador palestino-israelí. “Ahora ellos no lo aceptan, pero poco a poco podrán arribar a esto”, dijo.

       Sin embargo, también este hecho acusa sus matices. Es que en la actualidad el proceso negociador brilla por ausencia. Si incluso HAMAS, en perspectiva remota, reconoce a Israel y suscribe el “Documento de concordia nacional”, esto podrá satisfacer, hasta cierto punto, a la comunidad internacional, pero en modo alguno a los políticos israelíes hoy en poder. Dicho en otros términos, el Estado, por cuya creación están dispuestos a votar más del 70% de palestinos, no podrá aparecer en el mapamundi. Por lo menos, en un futuro previsible.

       He aquí dos citas que en tal o cual grado reflejan claramente las opiniones de la mayor parte de los dirigentes israelíes y palestinos. Al responder a preguntas de RIA Novosti relativas al próximo referéndum, Nabil Shaat señaló que conforme al “Documento de concordia nacional”, Israel debería liberar todos los territorios ocupados en 1967, incluido Jerusalén oriental. “Es el mínimo que podrá aceptar el pueblo palestino. Sólo se puede hablar del intercambio del 1-2% de territorios, no más”, dijo. Al mismo tiempo, al comentar en una rueda de prensa en Londres su plan de evacuación de los asentamientos judíos desde los territorios ocupados en Cisjordania, el primer ministro de  Israel, Ehud Olmert, dijo: “Jamás aceptaremos su evacuación de todos los territorios, ya que es imposible defender las fronteras de 1967”. Al decir de Olmert,  Israel planea retirar sus asentamientos desde el 90% de Cisjordania, y el 10% restante será objeto de diálogo con los palestinos. Para nadie es un secreto que Israel pretende conservar importantes bloques de asentamientos en el territorio ocupado, lo que EEUU apoya, mientras que el problema relativo a dividir Jerusalén no figura hoy en la agenda.

       De este modo, el referéndum afianza en la conciencia de los palestinos el sueño casi irrealizable en perspectiva inmediata. Hoy resulta difícil imaginarse la disposición de los israelíes a dividir Jerusalén y devolver todos los territorios ocupados. “Si esto no se produce, proseguiremos nuestra lucha”, declaró a RIA Novosti Jamila Saidam, diputado al parlamento palestino. Pero procede señalar que esta señora no es integrante de HAMAS.

        A la vista de ello ¿a qué fines servirá el plebiscito? ¿Tan sólo para demostrar al mundo que la mayoría de palestinos quieren paz y en modo alguno pretenden borrar Israel del mapamundi? Si esto suavice algo la postura de los países que impusieron bloqueo a los palestinos, será un progreso. Pero ¿cómo se sentirán los propios palestinos si ellos demostrando una vez más al mundo su opción democrática, no recibirán paz, seguridad, estabilidad económica y política, ni concordia nacional?

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik