En directo
    Noticias

    ACADEMIAS DE CIENCIAS OFRECEN RECOMENDACIONES A LOS LÍDERES DEL G-8

    Noticias
    URL corto
    0 0 0 0

    Moscú, 14 de junio, RIA Novosti. Los presidentes de las academias de ciencias de 12 países –los que integran el Grupo de los Ocho, así como Brasil, China, India y Sudáfrica– han hecho en la víspera de la cumbre del G-8 una declaración conjunta sobre aspectos de la estabilidad energética, la seguridad global, la gripe aviar y las enfermedades infecciosas. El texto íntegro del documento ha sido facilitado a RIA Novosti por la oficina de prensa de la Academia de Ciencias de Rusia.

     

    En la declaración se hace resaltar que los Estados miembros del G-8 asumen la responsabilidad por el acrecido nivel de consumo de la energía y deben ejercer el control de la estabilidad y seguridad energética.

    En opinión de los científicos, se necesitan enérgicas medidas a escala nacional y una estrecha colaboración internacional para aprovechar eficazmente la energía, lo que obligará a hacer importantes inversiones y acelerar la transferencia de los conocimientos y tecnologías.

    Las principales vertientes son, en particular, las tecnologías puras de carbón, el desarrollo de la energía nuclear más avanzada, el empleo de los combustibles minerales no tradicionales y la biomasa, y la licuación del gas. En calidad de una perspectiva a largo plazo se propone desarrollar las fuentes recuperables de energía (geotérmica, eólica, de mareas, solar) y las tecnologías de acumulación de energía.

    El Consejo Interacadémico instituido por las academias del mundo está realizando en estos momentos un profundo estudio de las posibilidades de transición tecnológica hacia un sector energético más estable.

    Los científicos han llamado a los líderes mundiales –especialmente a los participantes en la cumbre del G-8 convocada para julio próximo en San Petersburgo– a hacer hincapié en los problemas relacionados con la seguridad energética global, crear incentivos para acelerar las investigaciones y estrechar la cooperación con los países en desarrollo incluida la transferencia de las tecnologías.

    Otro importante tema de la declaración conjunta ha sido la gripe aviar y las enfermedades infecciosas.

    "La propagación de la gripe aviar –reza el documento– amenaza al mundo con una nueva pandemia de gripe en humanos. Las pandemias no son muy frecuentes pero conllevan consecuencias fatales para la salud pública en todo el mundo. El Síndrome Respiratorio Agudo Grave ( SARS, por sus siglas en inglés) había provocado pérdidas económicas por $30 mil millones, pero las secuelas sociales y económicas de la pandemia de gripe en humanos podrían resultar más graves todavía".

    Los investigadores señalan que la gripe aviar es sólo una de las tantas enfermedades infecciosas y no es la que más preocupa a la humanidad en estos momentos. No obstante, algunas de las medidas que se emprenden para combatirla (por ejemplo, la creación de redes nacionales e internacionales para el monitoreo de las enfermedades) pueden ser muy útiles para controlar otras enfermedades también. Es importante –se subraya en la declaración– que la comunidad internacional no pase por alto esas y otras enfermedades infecciosas en el transcurso de la lucha contra la gripe aviar. Por otra parte, la gripe aviar podría acelerar las investigaciones científicas y hacer incrementar el potencial de reacción a las enfermedades nuevas o ya existentes.

    En su declaración, los científicos enumeran las recomendaciones que deberían cumplir los líderes mundiales, sobre todo los que asistirán a la cumbre del G-8 en San Petersburgo. He aquí algunas de las recomendaciones: organizar el monitoreo global y movilizar las fuerzas científicas para elaborar nuevas vacunas y diseñar métodos rápidos de su producción (según estimaciones, las capacidades mundiales de producción de vacuna estacional permiten producir unas 300 millones de dosis anuales).

    A juicio de los científicos, los Gobiernos de los países del G-8 deben recurrir a investigaciones independientes (las puede efectuar, por ejemplo, el Consejo Interacadémico con la participación de expertos de los Estados del G-8 y de los países en desarrollo) con el objetivo de elaborar recomendaciones sobre el desarrollo del sistema global de monitoreo de enfermedades infecciosas.

    "Vale desatacar –se expresa en la declaración– que otras enfermedades infecciosas, tales como la tuberculosis, el VIH/SIDA, la malaria y el ébola  causan amplia morbilidad en la población y ocasionan serios perjuicios a la economía, especialmente en los países no industrializados. Las medidas que ayudan a enfrentar esos males se financian insuficientemente hoy día. La comunidad internacional debe procurar que la atención dedicada a la gripe aviar no haga competencia sino, al contrario, contribuya al desarrollo de un potencial capaz de hacerle frente a las enfermedades infecciosas a escala global".

    En la declaración también se destaca la necesidad de prestar ayuda a los países en desarrollo para aminorar la influencia de las enfermedades infecciosas en las capas más pobres de la población.

    Los presidentes de las academias de ciencias de los países que integran el G-8, así como de Brasil, China, India y Sudáfrica se habían reunido en Moscú los días 19 y 20 de abril de 2006.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik