16:57 GMT +322 Octubre 2017
En directo
    Noticias

    SECTOR ESPACIAL DE UCRANIA EN BUSCA DE OBJETIVOS

    Noticias
    URL corto
    0 0 0 0

    Yuri Zaitsev, RIA Novosti. Hoy día Ucrania intenta consolidar sus posiciones en el mercado internacional de lanzamientos espaciales y busca proyectos de alto rendimiento comercial.

    En 2004 fueron lanzados siete vehículos impulsores ucranianos: tres Zenit-3SL desde la plataforma marítima Sea Launch, un Zenit-2, un Ciclón-2 y un Dnieper desde la base espacial rusa de Baikonur, y un impulsor Ciclón-3 desde la base rusa de Plesetsk. Tomando en cuenta que en 2004 en el mundo fueron efectuados 55 lanzamientos, la parte de Ucrania alcanza un 12,7%. En 2005 hubo cuatro lanzamientos de Zenit-3SL y uno de Dnieper, lo que representa un 5,5% del volumen mundial.

    Cabe notar que tanto los cohetes Ciclón como los Dnieper son adaptación "civil" del misil balístico ruso Satanás. Fueron diseñados y construidos en los tiempos soviéticos y quedaban guardados en los almacenes del Ministerio de Defensa ruso. En cuanto al Zenit, las piezas rusas que lleva constituyen el 65% del precio total del cohete.

    El lanzador Ciclón es el que mayor importancia tiene en los planes espaciales de Ucrania. Hasta el presente han sido aprovechados los Ciclón-2 para colocar en órbita satélites del Ministerio ucraniano de Defensa, y el Ciclón-3 que aparte de los aparatos militares asimismo colocaba satélites para las necesidades de la ciencia y la economía.

    Por primera vez en la historia de la cohetería, los vehículos impulsores Ciclón cuentan con un sistema de lanzamiento que no necesita presencia de técnicos ni de otros especialistas. Ello hace muy segura la explotación del cohete. La versión Ciclón-4 será la más potente de toda la serie: podrá llevar a la órbita carga útil de hasta 5.350 kilogramos de peso. Sus nuevos elementos serán la tercera etapa, el sistema de control y un carenado que posibilita colocar carga útil de grandes dimensiones.

    Con el Ciclón-4 se podrá realizar 4 ó 6 lanzamientos anuales, lo que raya el límite de rentabilidad y permite cubrir los gastos en 10 a 12 años y luego obtener beneficio. Es un proyecto muy provechoso para la industria de cohetería espacial ucraniana porque está previsto establecer una amplia cooperación con Brasil.

    El lanzador será ensamblado enteramente en la planta ucraniana de "Yuzhmashzavod", en Dniepropetrovsk, y luego será transportado al centro de lanzamiento de Alcántara, en Brasil. Para ello se empleará el buque Sea Launch Commander o el avión An-124 "Ruslan".

    Rusia ha tomado una parte importante en el desarrollo de la infraestructura de lanzamiento para el Ciclón-4. Vale mencionar a la Oficina de Diseño de Transportes, que ha creado las rampas de lanzamiento para los cohetes Ciclón-2 en Baikonur y para los Ciclón-3 en Plesetsk. La participación ucraniana en el proyecto se calcula en un 50% de su precio total.

    Bajo las garantías del Gobierno ha sido obtenido un préstamo de $150 millones para desarrollar el propio cohete y las instalaciones terrestres. Brasil ha invertido en el proyecto casi tres veces menos que Ucrania y prácticamente ha congelado su participación en el proyecto motivándolo con que la construcción del centro de lanzamiento avanzaba con retrasos.

    No obstante, el director general de la Agencia Espacial de Ucrania, Yuri Alexeev, asegura que el primer Ciclón-4 despegará de Alcántara a finales de 2007. Da la impresión que en la Agencia hacen la vista gorda a los problemas que afronta el proyecto. "Es mejor dilatar el tiempo que estirar la pata", expresó una fuente en la Agencia Espacial ucraniana.

    Los problemas que hoy azotan el sector ucraniano de cohetería espacial se deben no sólo a la insuficiente financiación. En su actividad espacial Ucrania se orienta a Occidente, pero allí no encuentra ningún apoyo. La cuestión fundamental no es lo que desearía obtener Ucrania por colaborar con EE UU y Europa Occidental, sino qué es lo que podría ofrecerles. A decir verdad, puede ofrecer muy poco: Estados Unidos es un país autosuficiente, y en cuanto a la Agencia Espacial Europea, se atiene al principio de que cada participante en programas conjuntos debe financiar su propia participación.

    En esta situación Rusia queda más cerca de Ucrania que Europa y Norteamérica.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik