En directo
    Noticias

    LOS MISILES "TRIDENT" ¿LISTOS PARA EL LANZAMIENTO?

    Noticias
    URL corto
    0 9 0 0

    Andrei Kisliakov, RIA Novosti.

    Andrei Kisliakov, RIA Novosti. El escritor y dramaturgo ruso Antón Chejov afirmaba que la escopeta colgada en la pared al principio del espectáculo dispararía sin falta durante el desenlace final.

    Tal parece que esa regla también es aplicable al armamento estratégico. Pues de otra manera es imposible explicar para qué el Departamento de Defensa de

    EE UU en la persona del Comando Espacial de la Fuerza Aérea pide al Congreso norteamericano dar su visto bueno para equipar con ojivas no nucleares una parte de los misiles estratégicos "Trident II" lanzables desde submarinos.

    La interminable modernización del armamento nuclear, los éxitos en el terreno de la cohetería y la comprensión de que el empleo del arma atómica será fatal han hecho que los dirigentes políticos de los mayores Estados del mundo hayan aceptado que en la época actual es imposible librar guerras nucleares. De allí la paradoja de hoy: por más eficaces que resulten las armas de disuasión y por más inminente que sea la respuesta a la agresión, es poco probable que alguien se atreve a emplear esos medios.

    Por otra parte, en el último cuarto de siglo se habían registrado serios conflictos militares con participación de Estados tanto nucleares como no nucleares y con un papel relevante de los sistemas coheteriles convencionales.

    1980 – La guerra en Afganistán está en su apogeo. El 9 de septiembre Irak invade a Irán y comienza la guerra que duró 8 años.

    1982 –  Abril: guerra de las Malvinas. Se emplearon los más sofisticados armamentos y medios de reconocimiento vía satélite. Agosto: guerra en Líbano.

    1991 – Guerra de Kuwait (segunda en el Golfo)

    1999 – Yugoslavia.

    2001 – Afganistán.

    2003 y hasta el presente – guerra en Irak.

    La geografía y la escala de los conflictos no se reducen, sino al contrario, van ampliándose. Ahora se estudia la posibilidad de lanzar una operación armada contra Irán. En la otra parte del mundo se encuentra el rebelde Hugo Chávez, según afirma Washington. Por si fuera poco, los terroristas organizados aspiran a hacerse con una bomba nuclear.

    Pues son comprensibles en esta situación los deseos de aprovechar el armamento estratégico que tanto tiempo permanece "inactivo". Tal parece que lo único que haría falta es equipar los misiles con una cabeza de combate no nuclear. Sin embargo, desde el punto de vista práctico y político es una idea al menos rara.

    En primer término, el armamento estratégico es destinado para batir objetivos estratégicos, tales como instalaciones militares, capitales de los países o infraestructuras energéticas. Cada misil "responde" por un objetivo determinado. Si por alguna razón se necesita cambiar de objetivo –por ejemplo, ha sido descubierta una base de apoyo logístico de los terroristas–, será un procedimiento que requerirá mucho tiempo. O sea, una de las ventajas de los misiles balísticos lanzables desde submarinos –corto tiempo de vuelo– podría quedar contrarrestada casi por completo.

    Según información revelada por los ex secretarios de Defensa de EE UU, Harold Brown y James Schlesinger, en cada dos misiles "Trident II D5" instalados en los submarinos estratégicos se proyecta sustituir las ojivas nucleares por cuatro ojivas no nucleares de guiado individual.

    Cabe pensar en el hecho de que un misil de cabezas múltiples (MIRV) las puede tener, por ejemplo, cuatro. Cada una está programada para batir un objetivo determinado. Si disparar contra un transporte que lleva armamento nuclear secuestrado por los terroristas –es lo que proponen Schlesinger y Brown– entonces ¿qué otros blancos deben alcanzar las tres ojivas restantes? ¿El Estado Mayor de los terroristas? ¿La zona donde quedan emplazados los misiles? ¿ La central nuclear ? No hay respuesta...

    Infunde temor el hecho de que en el conflicto, según se supone, haya cuatro objetivos a batir. El funcionamiento de la central nuclear se puede paralizar y provocar una catástrofe ecológica regional. También se puede matar un centenar de habitantes urbanos. ¿Pero neutralizar un objetivo militar bien protegido? Sería bastante problemático.

    El coeficiente de la desviación probable del misil no será menos de 120 metros. Con tal precisión de tiro es difícil hablar de un eficaz impacto en los blancos. Para mejorar ese coeficiente se requiere una costosa modernización de todo el sistema de armamento "Trident".

    Desde el punto de vista político, el lanzamiento de los renovados "Trident" es algo muy peligroso. "Ello podría provocar una reacción irreversible en los países que poseen armamento nuclear porque no conseguirán determinar el tipo de ojiva que lleva el misil balístico lanzado ni el blanco que debe batir", comentó el Jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Rusia, el general de Ejército Yuri Baliyevski.

    "Nuestros colegas norteamericanos afirman que esos misiles podrían ser aprovechados para liquidar a Ben Laden –agregó–. Pero sería ésta una empresa cara y poco eficaz".

    Por cierto, son muy bonitos los "Trident" que "cuelgan" en calidad de "escopetas" en la pared del Centro de Investigaciones Langley de la NASA. Pero más que nada, son muy peligrosos esos misiles.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik