En directo
    Noticias

    ESPAÑA PIDE A LAS AUTORIDADES ENERGÉTICAS EUROPEAS LA HOMOGENIZACIÓN DE LAS ACTIVIDADES REGULATORIAS Y APOYA EL DOCUMENTO DE SOLANA PROPULSOR DE UNA POLÍTICA EXTERIOR ENERGÉTICA DE LA UE

    Noticias
    URL corto
    0 0 10

    jueves, 08 de junio de 2006

     

    • Montilla destacó que la consecución de un verdadero mercado interior de la energía en la UE no es una tarea que se pueda lograr en el corto plazo, pues antes son precisos comportamientos similares de los Estados miembros y tratamientos simétricos de las instituciones reguladoras comunitarias
    • En este sentido, el ministro de Industria señaló que la inexistencia de interconexiones compromete seriamente tanto la seguridad de abastecimiento, destacada como una de las prioridades de la acción común en materia de energía, como la credibilidad en la acción exterior común en materia de energía
    • Montilla consideró fundamental la conciliación y la convergencia de las políticas energéticas de los Estados miembros, con un enfoque de política exterior coordinada en materia energética, que tenga como objetivos la seguridad del suministro, la competitividad y la sostenibilidad
    • En su intervención el ministro defendió la existencia de los mercados energéticos regionales por su utilidad como instrumentos adecuados para impulsar la consecución del mercado interior a través de las políticas regionales coordinadas, y puso como ejemplo el Mercado Ibérico de la Electricidad, que empezará a dar sus primeros frutos este año
    • Además, Montilla opinó que diversificar las fuentes y las rutas de suministro es una necesidad inaplazable cuya solución comparte sin reservas España. Así, el ministro subrayó la necesidad de que Europa aborde medidas concretas para estimular las inversiones necesarias que incrementen dicha diversificación, tanto para las energías fósiles convencionales como para las renovables
    • En definitiva, el ministro de Industria manifestó su apoyo a un mercado energético único, apoyado en interconexiones suficientes y sobre la base de una política energética europea que concilie la extraordinaria complejidad de coordinar las políticas de suministro y las de mix de cada Estado miembro con la realidad de los mercados globales

    Durante su intervención en el Consejo Europeo de Ministros de Energía, celebrado esta mañana en Luxemburgo, el ministro de Industria, Turismo y Comercio, José Montilla, ha pedido a las autoridades energéticas europeas comportamientos similares de los Estados miembros y tratamientos simétricos de las instituciones reguladoras comunitarias, al tiempo que ha apoyado el documento conjunto de Javier Solana y de la Comisión Europea orientado a impulsar una política exterior energética de la UE.

    En su intervención ante el Consejo, Montilla ha manifestado que la consecución de un verdadero mercado interior de la energía en la Unión Europea no es una tarea que se pueda lograr en el corto plazo, pues antes es preciso homogeneizar el grado de intervención pública de los distintos países respecto a la actividad regulatoria, ya que actualmente el grado de intervención pública es muy desigual entre los distintos Estados miembros.

    A partir de ahí, señaló Montilla, los europeos podremos hacer frente, unidos y coordinados, al reto que supone la seguridad del suministro y la garantía del abastecimiento energético, objetivo cuya consecución es tanto más importante en un contexto de creciente dependencia externa de la Unión Europea respecto de sus fuentes de abastecimiento, y de un continuado incremento de los precios internacionales de los combustibles fósiles.

    A este respecto, Montilla recordó que la consecución equilibrada de los objetivos de la competitividad, de la sostenibilidad y de la seguridad energéticas, son los tres pilares mencionados por la Comisión Europea en el Libro Verde.

    En opinión de Montilla, expresada ante el Consejo, la ausencia de una red adecuada de interconexiones transfronterizas que haga posible el desarrollo de transacciones y flujos reales de energía entre Estados miembros de la Unión Europea es otra de las causas principales de que hoy sólo podamos hablar de un mercado interior energético en términos de ficción. La inexistencia de interconexiones -insistió el ministro-, compromete seriamente tanto la seguridad de abastecimiento, destacada como una de las prioridades de la acción común en materia de energía, como la credibilidad en la acción exterior común en materia de energía.

    Los mercados regionales y las interconexiones transfronterizas

    En contestación a la primera pregunta, referente a los mercados energéticos regionales, de las tres que la presidencia de la Comisión, que corresponde en este semestre a Austria, ha hecho a todos los países para orientar el debate, Montilla defendió la existencia de estos mercados por su utilidad como instrumentos adecuados para impulsar la consecución del mercado interior a través de las políticas regionales coordinadas.

    En este sentido, opinó que no parecen procedentes los planteamientos del tipo mercados regionales versus mercado único y añadió que España cuenta con la experiencia en la realización de mercados regionales que quizá no tienen otros países y que, en consecuencia, es consciente de sus posibilidades y dificultades reales.

    El Mercado Ibérico de la Electricidad -explicó Montilla- empezará a dar sus primeros frutos este año. Ya ha sido ratificado el Convenio Internacional relativo a la constitución del MIBEL por los Parlamentos portugués y español. Además, ya está en marcha el Consejo de Reguladores, órgano de coordinación de las instituciones reguladoras de ambos países. Y a corto plazo, los distribuidores españoles tendrán la obligación de adquirir un determinado porcentaje de la energía que suministran, en el mercado a plazo que gestiona la entidad portuguesa especializada en estas funciones.

    Respecto de Francia -añadió el ministro-, celebraremos en los próximos días la inauguración conjunta de un nuevo tramo de gasoducto de interconexión hispano-francés, que esperamos contribuya a facilitar los flujos trasfronterizos de gas natural en ambos sentidos del eje Norte-Sur, un tipo de infraestructura, junto con las plantas de regasificación de GNL, que no puede faltar en la política energética comunitaria. Además, indicó Montilla, esperamos continuar avanzando en las interconexiones eléctricas.

    Así, Montilla apoyó sin reservas la urgencia de mejorar los intercambios transfronterizos y la idea de que para finales de este año la Comisión presente un plan de interconexiones prioritarias, lo que debería ser, en su opinión, una unánime prelación de todos los Estados miembros.

    Diversificación de las fuentes

    Respecto a la segunda pregunta de la Presidencia, Montilla opinó que diversificar las fuentes y las rutas de suministro es una necesidad inaplazable cuya solución comparte sin reservas nuestro país, máxime si se tiene en cuenta que la dependencia de la Unión Europea en su conjunto es superior al 50% y va en aumento. Y la de España es todavía más elevada.

    Para Montilla, Europa debe abordar medidas concretas para estimular las inversiones necesarias que incrementen la diversificación, tanto para las energías fósiles convencionales como también para las renovables. Los poderes públicos, añadió, deben dar señales claras al mercado a fin de promover las fuentes de energía limpias y renovables. Ninguna tecnología puede ser descartada de antemano y todas pueden aportar a la diversificación. Además, hay que hacer un esfuerzo muy importante en I+D+i en tecnologías limpias y energéticamente eficientes.

    Política energética exterior común

    En contestación a la última pregunta de la presidencia, Montilla calificó como de fundamental la conciliación y la convergencia de las políticas energéticas de los Estados miembros, con un enfoque de política exterior coordinada en materia energética, que tenga como objetivos la seguridad del suministro, la competitividad y la sostenibilidad.

    Respaldó, en este sentido, el documento conjunto elaborado por la Comisión Europea y por Javier Solana, que calificó de un punto de partida esencial para el debate que nos lleve a adoptar, a más tardar en 2007, un plan de acción en materia de política exterior energética de la Unión Europea.

    En esa línea, son fundamentales las iniciativas de diálogo con los principales actores del sector energético. Tanto en los diálogos con los productores como con los consumidores, es esencial integrar los objetivos de eficiencia energética y de ahorro energético, así como la necesidad de que todos los países cumplan con los objetivos de reducción de emisiones de gases contaminantes.

    Para poder mantener y fomentar el diálogo y la cooperación internacional deben aprovecharse adecuadamente todos los foros existentes. En este sentido, el tratado sobre la carta de la energía deberá desempeñar un importante papel, ampliando su contexto geográfico con la incorporación de los países Magreb al tratado. Debemos insistir en que Rusia ratifique la carta de la energía cuanto antes y suscriba el protocolo de tránsito. Para ello, debe aprovecharse la ocasión de la próxima cumbre del G-8 en julio en San Petersburgo.

    Montilla, por último, agradeció a la comisión la iniciativa de reunir el primer consejo de asociación Unión Europea-Argelia, y expresó su deseo de que llegue a buen término el memorándum de entendimiento que actualmente se negocia.

    En definitiva, Montilla manifestó su apoyo a un mercado energético único, apoyado en interconexiones suficientes y sobre la base de una política energética europea que concilie la extraordinaria complejidad de coordinar las políticas de suministro y las de mix de cada Estado miembro con la realidad de los mercados globales.

    http://www.la-moncloa.es

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik