En directo
    Noticias

    EL DERECHO DE LAS MUJERES A NO SUFRIR VIOLENCIA

    Noticias
    URL corto
    0 0 01

    Informe 2006 de Amnistía Internacional. Temas clave

    Amnistía Internacional
    2006-05-23


     

     


    Unas 3.000 personas que representaban a gobiernos y organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres y de los derechos humanos se reunieron en Nueva York en marzo de 2005 para conmemorar el décimo aniversario de la Conferencia Mundial de la ONU sobre la Mujer, celebrada en Pekín, y para evaluar el progreso realizado en dirección al cumplimiento de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing. Aunque los gobiernos reafirmaron por unanimidad los compromisos que habían contraído un decenio atrás, no asumieron nuevas responsabilidades para promover y proteger los derechos humanos de las mujeres, debido en parte al ataque retrógrado contra tales derechos que se había venido evidenciando en los últimos años. Este ataque, dirigido especialmente contra los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, estaba liderado por grupos cristianos conservadores respaldados por Estados Unidos y contaba con el apoyo de la Santa Sede y de algunos Estados miembros de la Organización de la Conferencia Islámica.

    Los ataques contra los derechos de las mujeres, el cambio del contexto de la seguridad mundial y la falta de voluntad de los Estados para poner en práctica las normas internacionales de derechos humanos fueron el telón de fondo contra el que en 2005 Amnistía Internacional continuó trabajando junto con grupos de mujeres de todo el mundo en la promoción de los derechos humanos de las mujeres.

    Hubo progresos, como la adopción en algunos países de nueva legislación que redujo la discriminación contra las mujeres. En Etiopía, un nuevo Código Penal eliminó la exención marital de pena en los delitos de rapto de la novia con violación. El Parlamento kuwaití modificó la ley electoral para otorgar a las mujeres el derecho al voto y a presentarse como candidatas a las elecciones. Amnistía Internacional acogió complacida la entrada en vigor del Protocolo a la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos relativo a los derechos de la mujer en África. Las organizaciones de mujeres de las Islas Salomón celebraron la creación del primer refugio específicamente para víctimas de la violencia en el ámbito familiar construido en el país.

    Pese a los avances logrados por el movimiento global de mujeres durante los últimos años, la omnipresente discriminación y la impunidad de los delitos de violencia contra las mujeres continuaron minando el derecho fundamental de las mujeres a la libertad, la seguridad y la justicia.

    La Campaña de Amnistía Internacional para Combatir la Violencia contra las Mujeres se centró durante 2005 principalmente en la violencia contra las mujeres en los conflictos armados, en la violencia en el ámbito de la familia y en el papel de las defensoras de los derechos humanos.

    Mientras su campaña se centraba cada vez más en la esfera privada de la violencia en las relaciones íntimas, Amnistía Internacional puso énfasis en el deber de los gobiernos de intervenir para proteger, respetar, promover y hacer debidamente realidad los derechos humanos de las mujeres. La organización publicó informes que documentaban la violencia en el ámbito familiar en una serie de países, como Afganistán, España, Federación Rusa, países del Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo Pérsico, Guatemala, India, Irak, Israel y los Territorios Ocupados, Nigeria y Suecia. También se publicaron informes sobre el efecto de las armas en la vida de las mujeres y sobre mujeres, violencia y salud.

    El efecto a largo plazo de la violencia contra las mujeres también fue destacado en un estudio de fundamental importancia publicado por la Organización Mundial de la Salud en 2005. Como Amnistía Internacional ha argumentado constantemente, la violencia produce sufrimientos físicos y psicológicos prolongados a las mujeres y trae consecuencias para el bienestar y la seguridad de sus familias y comunidades. La relación entre la violencia contra las mujeres tomada como una cuestión de derechos humanos y como una crisis de salud pública llevó a Amnistía Internacional a aceptar una invitación para unirse al Consejo Dirigente de la Coalición Global sobre Mujeres y Sida.

    En una conferencia de defensoras de los derechos humanos que tuvo lugar en Sri Lanka a finales de 2005, organizaciones y particulares reconocieron la significativa contribución de las defensoras de los derechos humanos al progreso de los derechos humanos de todas las personas, y los graves peligros a que se exponen estas defensoras, como homicidios, raptos, violaciones, «desapariciones» y agresiones. Las personas que defienden y promueven los derechos humanos de las mujeres y la igualdad de derechos entre hombres y mujeres sufren a menudo hostigamiento por su activismo y pueden ser víctimas de marginación, prejuicios y peligros. Las personas que defendían derechos controvertidos, como los derechos medioambientales o sexuales, estaban especialmente en peligro en 2005, ya que se las veía como amenazas al statu quo.

    Dos decisiones tomadas en 2005 por el Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer pusieron de manifiesto la necesidad de planteamientos integradores para combatir la violencia contra las mujeres. En Ciudad Juárez, México, cientos de mujeres pobres, en general indígenas, han sido raptadas y asesinadas en los últimos años, sin que las autoridades tomen las medidas adecuadas. El Comité pidió que se llevara a cabo una revisión rigurosa y sistemática del aparato de justicia penal y que se organizara una campaña de educación popular masiva para abordar la discriminación estructural contra las mujeres. Una mujer húngara llevó su caso al Comité alegando que las autoridades de Hungría no la habían protegido contra una serie de agresiones de su ex compañero, pese a sus repetidas peticiones de ayuda. El Comité reafirmó que, si los gobiernos no ejercen la diligencia debida para prevenir, investigar y castigar las violaciones de derechos, los propios Estados serán responsables de las acciones de los perpetradores.

    http://www.alainet.org/active/show_textmuj_en.php3?key=11577

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik