En directo
    Noticias

    LA IMAGEN DEL ENEMIGO COMO INSTRUMENTO DE LA POLÍTICA OFICIAL

    Noticias
    URL corto
    0 1 0 0
    Los rusos recurren a un método probado para superar la crisis de la identidad nacional. Los últimos sondeos sociológicos arrojan que en la conciencia social se está formando la imagen del enemigo externo.

     

     

    Según datos proporcionados por la Fundación “Opinión Pública” y el Centro Nacional de Sondeo de Opinión (VTSIOM), en la década del 90 y en los años 2001-2002, más de la mitad de los ciudadanos mantuvieron actitud positiva hacia Estados Unidos. Del 13% al 20%, negativa. Ahora sólo el 5% de los encuestados califican de país amigo a Estados Unidos (en 2005, este indicador fue del 11%). Correspondientemente, creció del 23% al 37% la parte de quienes perciben a Washington como enemigo. Sólo el 22% considera de positiva la influencia ejercida por EE.UU. sobre Rusia. A una opinión contraria se atiene el 58% de los encuestados. Según arroja la encuesta realizada en mayo por VTSIOM, la OTAN de nuevo fue catalogada entre las organizaciones enemigas. El 40% afirman que la alianza representa una amenaza para Rusia.

    El cambio de criterios, según opinan expertos del centro sociológico encabezado por Yuri Levada, se debe a la retórica aislacionista de los líderes rusos y la política exterior aplicada por Moscú. Además, hacen su aporte la espiomanía y el agravamiento de la tirantez con otros países de la CEI que excitan los medios de comunicación rusos.

    La imagen del enemigo permite impulsar los ánimos patrióticos, consolidar la sociedad y hacerla más controlable. Psicólogos afirman que en medio de la crisis la gente está dispuesta a renunciar a su propia individualidad a cambio de la sensación de estar defendido, sensación generada por la fusión con grupo de personas. De ahí, numerosas subculturas que se identifican por razones étnicas, regionales o político-mitológicas. Es de señalar que los motivos negativos para la identificación de un grupo, tales como las imágenes de forastero, enemigo, a menudo son más fuertes y eficaces que los positivos.

    Es evidente que después de los radicales cambios políticos, económicos y sociales operados en los años 90, Rusia se enfrenta con la crisis de identidad a nivel del Estado, crisis que en las discusiones públicas se traduce en infinitas búsquedas de la tan mentada idea nacional.

     

     

     

     

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik