16:57 GMT +322 Octubre 2017
En directo
    Noticias

    FORBES EN EL BANQUILLO DE LOS EMBUSTEROS

    Noticias
    URL corto
    0 19 0 0

    La revista Forbes olvidó dichos de la sabiduría popular: “La mentira tiene piernas cortas. Y antes se pilla a un mentiroso que a un ladrón”. Practican un principio de Goebbels, de infausta memoria: “Miente, miente que algo queda”.

    Volodia Teitelboim • Chile

    La revista Forbes olvidó dichos de la sabiduría popular: “La mentira tiene piernas cortas. Y antes se pilla a un mentiroso que a un ladrón”. Practican un principio de Goebbels, de infausta memoria: “Miente, miente que algo queda”.

    El embuste, por lo absurdo y cínico, merece entrar al Libro Negro de la Mentira Universal.
     

    Forbes se promociona a sí misma como la más destacada publicación sobre el mundo financiero, el mercado global, las transnacionales y el llamado “neoliberalismo”. Ahora se ha hecho a sí misma un flaco servicio. No ha podido escapar al detector de mentiras, las que fabrica creyéndose impune. Es engañadora y calumniadora.
     

    La gigantesca patraña ocupa el más ancho espacio y se transmite a máximo columniaje en todos los medios al servicio del imperio. Descubierta la infamia y lo grosero del infundio, el desmentido se relega al sitio menos visible. Lo que reconocen los falsarios es que cometieron el delito y trataron de engañar al mundo mediante una torpe metodología que pretende confundir las entradas fiscales, propiedad de la nación, que van a las arcas públicas, y las hacen aparecer como fortuna personal de un estadista, gobernante, figura moral contemporánea, que raya a multitud de años luz sobre los falsificadores.
     

    La prueba corresponde al que fabricó la falacia pérfida y escandalosa.
     

    Fidel Castro exige a los que fraguaron el colosal embuste, a Forbes, a quienes la manejen y al gobierno que permite tales invenciones, un desmentido real. Los calumniadores no contestan. Sufren un ataque de mudez. La verdad, como dice el gobernante cubano, con quien solidarizan todos los pueblos, la humanidad que cree en la decencia, simulan no estar interpelados. En rigor “se han metido en un callejón sin salida”.
     

    Como dice Fidel Castro, se han autoentrampado solos, se han propinado un autogolpe. Con todo derecho y razón la persona difamada exige que Forbes y sus mentores se excusen ante la opinión pública internacional y manda un mensaje indirecto a Míster Bush. Le aclara: “toda mi fortuna cabe en el bolsillo de su camisa”, señor de la Casa Blanca.
     

    Fidel pertenecía a una familia de agricultores acaudalados. Cuando triunfó la Revolución entregaron sus tierras a la Reforma Agraria. No es hombre de mercado. No tiene cuentas secretas en el Banco Riggs ni en ninguno del mundo. No es Fidel Castro el que tiene que defenderse. Son Forbes y sus manipuladores, los autores de esta infamia, con la cual se han ganado algo más que un dolor de cabeza. Nadie asegura que será pasajero.
     

    Forbes olvidó otro decir popular: “Para mentir y comer pescado hay que tener mucho cuidado”. Está archidemostrado que el ilustre ofendido sabe restablecer la verdad y defender su honor.
     

    25 de mayo, 2006

    http://www.lajiribilla.cu

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik