En directo
    Noticias

    AGENCIA RUSA EXPORTADORA DE ARMAS HA CERRADO BUEN CONTRATO CON VENEZUELA

    Noticias
    URL corto
    0 5 0 0

    Rusia construirá en Venezuela una planta productora de fusiles de asalto Kalashnikov, optando de este modo por la venta de licencias de producción en vez de celebrar contratos de suministro de

    armas a largo plazo con un país de futuro incierto.

    No hace mucho, las autoridades de Caracas concertaron con la Agencia Nacional Exportadora de Armas (Rosoboronexport) de suministro de fusiles Kalashnikov a Venezuela. Ahora, a juzgar por todo, se resolvió no transportar el novísimo modelo de esta arma AK103 a través del océano, sino producirlo directamente en el país.

    En la época de la URSS, 18 países producían fusiles Kalashnikov bajo licencia. Otros 11 lo hacían sin autorización. La última licencia de producción había expirado hace 15 años. En forma provisional, varios países reconocieron la patente “Fusil de asalto Kalashnikov”. La así llamada patente eurasiática se hace extensiva a la Federación Rusa, Azerbaiyán, Armenia, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguizistán, Moldavia, Uzbekistán y Turkmenistán. Los organismos correspondientes de Turquía, Eslovenia, Georgia, Ucrania y China extendieron sus patentes, de acuerdo con las cuales dichos países se comprometen a adquirir y utilizar en sus respectivos países fusiles Kalashnikov exclusivamente de fabricación rusa.

    Especialistas del Centro de Análisis de Estrategias y Tecnologías evaluaron en unos $10 millones el precio de esta licencia. “La venta de licencias de producción de armas ya es una es una práctica mundial –destacó Ruslán Pujov, director del Centro-. Ahora es el comprador el que predomina en el mercado de armamentos, viéndose obligado el vendedor a adaptarse a sus demandas”.

    Una fuente autorizada en la industria de Defensa ha informado que en este caso concreto, el problema tiene más bien matiz político. “La estrategia de Rosoboronexport es correcta –comentó-. La situación política en Venezuela no da garantías algunas de pagos oportunos ni de cumplimiento de los compromisos refrendados en los contratos, por lo tanto la venta de la licencia es una buena oportunidad para obtener beneficios inmediatos en metálico”.

    En opinión de Pujov, no cabe esperar que otros países se vuelquen en comprar las licencias de producción de esta clase de armamentos. “Mostrarían interés 4 ó 5 países como mucho –sostiene el experto-. A los demás les sería más fácil y barato adquirir ese mismo armamento en otros países o adoptar otros modelos de metralletas”.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik