En directo
    Mundo
    URL corto
    Por
    0 200
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Mientras el coronavirus avanza en su camino letal por el mundo, la comunidad científica se ha volcado en encontrar no solo la esperada vacuna, sino distintos medicamentos para combatir los efectos del COVID-19.

    Rusia no se ha quedado atrás y ha desarrollado hasta ahora tres fármacos para el tratamiento de pacientes infectados con el nuevo coronavirus.

    El más reciente ha sido el Coronavir, de la farmacéutica rusa R-Farm, que fue aprobado por el Ministerio de Salud de Rusia según datos del registro estatal de medicamentos.

    El fármaco, en base a la molécula de favipiravir, puede aplicarse solo en hospitales. Entre sus contraindicaciones están el embarazo y su planificación, el período de lactancia, la insuficiencia renal y hepática severa. Tampoco debe ser utilizado por menores de 18 años.

    A finales de mayo pasado, el Ministerio de Sanidad ruso aprobó Avifavir, desarrollado por el Fondo de Inversión Directa de Rusia (RFPI, por sus siglas en ruso) y el grupo farmacéutico ChemRar, para tratar el COVID-19.

    El otro fármaco para ese propósito, Areplivir, de la farmacéutica rusa Promomed y también en base a favipiravir, fue aprobado por el Ministerio de Salud de Rusia a finales de junio.

    El favipiravir fue desarrollado inicialmente en Japón para el tratamiento de la gripe y ha demostrado también su eficacia contra diferentes tipos de virus ARN, incluidos los virus del Ébola y del Nilo Occidental.

    Remdesivir en el centro de la polémica

    A nivel mundial, uno de los medicamentos que más ha dado de qué hablar ha sido el remdesivir.

    La Agencia Europea de Medicamentos recomendó a finales de junio autorizar la venta de remdesivir en la UE para el tratamiento de COVID-19 en adultos y adolescentes mayores de 12 años con neumonía que requieren oxígeno suplementario. Poco después, la Comisión Europea permitió su venta como el primer medicamento contra el COVID-19 en los países de UE.

    La comisaria europea de Salud, Stella Kyriakides, aseguró que "la autorización del fármaco es un paso importante en la lucha contra este virus.

    El medicamento fue también el primero en ser aprobado por las autoridades de EEUU para el tratamiento de la enfermedad.

    Remdesivir, desarrollado por la firma estadounidense de biotecnología Gilead Sciences, fue probado previamente en humanos con ébola y demostró ser prometedor en modelos animales para tratar el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS), que son causados por otros coronavirus. Ahora se ha convertido en uno de los medicamentos más prometedores en el tratamiento del COVID-19.

    Sin embargo, su amplia utilización podría verse frenada por el Gobierno de EEUU, ya que su presidente, Donald Trump, logró un polémico acuerdo para hacerse con todo el suministro mundial de remdesivir de los próximos tres meses.

    Según el anuncio del Departamento de Salud y Servicios Humanos, el acuerdo con Gilead garantiza 500.000 tratamientos, equivalente al 100% de la producción de julio, 90% de la producción en agosto y 90% de la producción en septiembre.

    La OMS se pronuncia

    Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) precisó que el remdesivir aún está en pruebas, y que de momento no es posible recomendarlo como un fármaco eficaz contra el COVID-19, según dijo a Sputnik la experta de la OMS Soumya Swaminathan.

    "La segunda fase empezará dentro de un par de meses. Falta tiempo para concluir la primera... Los países pueden publicar recomendaciones como medida extrema. Pero de momento no se registra la disminución de la mortalidad [por el remdesivir]. La OMS no ha emitido recomendaciones oficiales sobre el uso de este fármaco", señaló.

    La experta detalló que los test de eficacia del remdesivir forman parte de la primera fase de las pruebas.

    También reveló que la OMS planea instituir próximamente un comité para determinar qué fármacos nuevos podrían participar en la segunda fase de las pruebas, se estudia la posibilidad de probar, en particular, diversos inmunomoduladores, preparados antitrombocitas y anticuerpos mononucleares.

    Los más prometedores parecen ser los fármacos desarrollados a base de anticuerpos, que ya están pasando pruebas de seguridad, agregó.

    El remdesivir, la hidroxicloroquina, el lopinavir y el ritonavir, combinados, en particular, con el interferón, se testaron en el marco del programa Solidaridad que la OMS lanzó en marzo pasado. Más de 4.500 pacientes participaron en estas pruebas, al cabo de cuatro meses expertos de la OMS declararon que el remdesivir resultó ser el más eficaz de todos y retiraron los demás del testado.

    "Los resultados provisionales del ensayo muestran que la hidroxicloroquina y el lopinavir/ritonavir producen poca o ninguna reducción en la mortalidad de los pacientes hospitalizados con el COVID-19 en comparación con el patrón de tratamiento" por lo cual los ensayos "terminan de inmediato", explicó la OMS en un comunicado.

    Precisó, no obstante, que la decisión se aplica solo al ensayo Solidaridad y no afecta otras posibles evaluaciones de los mencionados fármacos en los pacientes no hospitalizados o como tratamientos potenciales pre o posexposición al COVID-19.

    Para el 1 de julio, el ensayo Solidaridad contaba con la participación de unos 5.500 pacientes en 21 países.

    La colaboración como mejor medicina

    La OMS está interesada en cooperar con Rusia para la elaboración de fármacos y vacunas contra el COVID-19, declaró Swaminathan.

    "Estamos al tanto de que se realizan las pruebas de Avifavir. Se llevan a cabo dos o tres test del medicamento, así que esperamos sus resultados. Además, estamos interesados en una vacuna rusa."

    En referencia al ensayo Solidaridad dijo que estarían "encantados si los elaboradores rusos se suman a esta iniciativa para ver si podemos poner en marcha alguna cooperación", dijo.

    El Ministerio de Industria y Comercio ruso recibió solicitudes de suministros del primer medicamento ruso contra el COVID-19, cuyo nombre comercial es Avifavir por parte de varios países, incluidos los de Latinoamérica, declaró este 8 de julio el jefe del organismo, Denís Mánturov.

    "Vemos un interés significativo hacia fármacos desarrollados en Rusia. Recibimos solicitudes de suministros del medicamento contra el COVID-19 Avifavir por parte de los países miembros de la Comunidad de Estados Independientes [CEI], latinoamericanos, europeos y los del Sudeste Asiático", dijo el ministro en una reunión del Consejo de la Federación (Senado).

    Agregó que también goza de un alto potencial el fármaco ruso Levilimab que se usa para el tratamiento de las complicaciones asociadas al COVID-19.

    Como un paso hacia una futura colaboración, la Embajada de Rusia en Guatemala y el Fondo Ruso de Inversiones Directas anunciaron que celebrarán el próximo 10 de julio una presentación del fármaco Avifavir para los países de América Latina y el Caribe.

    Si algo nos está demostrando la pandemia, es que la batalla contra el COVID-19 es global, por lo que no valen soluciones parciales para un país o territorio. La única manera de vencerlo es dejar a un lado los egoísmos y volcarnos todos en la cooperación internacional anticoronavirus.

    Etiquetas:
    cooperación, geopolítica, COVID-19, fármaco, pandemia de coronavirus
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook