En directo
    Mundo
    URL corto
    0 13
    Síguenos en

    El 'Lunar Loo Challenge' ofrece esta cantidad de dinero por el diseño de un inodoro para la próxima misión a la Luna, planificada en 2024.

    Imaginemos a Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins en ese viaje a bordo del Apolo 11. Era julio de 1969. En sus manos se mecía la ilusión de un planeta. Centenares de expertos se habían volcado en el proyecto y todo el mundo seguía impaciente lo que sería una famosa zancada. Pequeña para el hombre, grande para la humanidad. Cuando por fin imprimieron la suela en la Luna y regresaron a Tierra, se cerró una misión histórica. Se calcula que la siguieron unos 600 millones de personas. Imaginemos, pues, la de preguntas de todo tipo que surgieron.

    Una de ellas ha vuelto medio siglo después: ¿cómo irían al baño los astronautas en el satélite terrestre, dadas sus extraordinarias circunstancias? Para resolver esta duda, la NASA (Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio estadounidense) ha creado un peculiar concurso: ofrece 35.000 dólares (31.100 euros, aproximadamente) a quien ayude a los astronautas a realizar sus necesidades. Necesitan la colaboración y el ingenio ciudadano: no vale el típico recipiente de porcelana en forma de taza.

    El inodoro de nuestro planeta se sale de unos parámetros tan específicos. Por eso, el Lunar Loo Challenge, promocionado por la compañia HeroX, da la posibilidad de inventar un utensilio especial para estos viajes espaciales. Irá adaptado al módulo de aterrizaje Artemis, proyecto en el que ya se está trabajando para intentar alcanzar la Luna en 2024. Habrá que adaptarlo a la gravedad del satélite (unas seis veces menor que la de la Tierra), que ser "funcional" en esta extraña superficie y que ajustarse a la fisionomía masculina y femenina con diferentes pesos de entre 48 y 130 kilos.

    ​Hay más condiciones. La NASA establece requisitos como que en el inodoro se pueda vomitar sin que el miembro de la tripulación tenga que meter la cabeza dentro de él, que pese menos de 15 kilos y mida menos de 0,12 metros cúbicos, que dé soporte durante al menos 14 días a dos tripulantes, que permita eliminar los deshechos fuera de la nave, que sea fácil de limpiar, que permita un tiempo entre usos inferior a los cinco minutos, que consuma menos de 70 vatios de potencia y que haga menos ruido que un ventilador doméstico.

    "La NASA está pidiendo a la comunidad mundial nuevos conceptos de diseño para inodoros compactos que puedan funcionar tanto en microgravedad como en gravedad lunar", anuncia.

    Estos diseños, añaden, pueden "adaptarse para su uso en los aterrizadores lunares de Artemis que nos llevarán de vuelta a la Luna". "Aunque los inodoros espaciales ya existen y están en uso (en la Estación Espacial Internacional, por ejemplo), están diseñados solo para microgravedad. De la NASA Human Landing System Program está buscando un dispositivo de próxima generación que sea más pequeño, más eficiente y capaz de trabajar tanto en microgravedad como en gravedad lunar. Este desafío incluye una categoría técnica y una categoría junior", exponen.

    Además, la NASA ha calculado la cantidad de materia fecal, de líquido de orina y de menstruación que ha de ser capaz de soportar. Los diseños de los inodoros, en general, deberán conservar el agua y "ayudar a mantener un ambiente prístino dentro del módulo de aterrizaje, que esté libre de olores y otros contaminantes", explica.

    Y ha incluido condiciones concretas de estos actos cotidianos —algo embarazosos— como: acomodar la micción y la defecación simultáneas; recoger hasta un litro de orina por uso, con un promedio de seis usos por tripulación por día; acomodar 500 gramos de materia fecal por defecación, con un promedio de dos usos por tripulación al día; acomodar 500 gramos de diarrea por evento; acomodar un promedio de 114 gramos de menstruación femenina, por tripulación por día.

    ​Los 35.000 dólares se repartirán en tres grandes premios. El mayor es de 20.000 dólares (unos 18.000 euros). Los ganadores del segundo y del tercero recibirán 10.000 y 5.000 dólares (8.100 y 4.050 euros), respectivamente. El concurso se abrió el pasado 25 de junio y hay de plazo hasta el 17 de agosto. Los ganadores se anunciarán en octubre y cerrarán un posible interrogante de hace 50 años. Ya podremos imaginar a Armstrong, Aldrin y Collins en otra faceta más de ese capítulo que aceleró la historia.

    Etiquetas:
    Luna, astronautas, inodoros, viaje espacial, viaje, NASA
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook