En directo
    Mundo
    URL corto
    0 01
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — El impacto del COVID-19 sobre el consumo de drogas puede ser comparable al de la crisis económica de 2008, ya que las personas podrían consumir sustancias sintéticas más baratas y con el aumento del desempleo es probable que las personas en situación de pobreza caigan en hábitos nocivos de consumo, dijo la UNODC.

    "El impacto podría ser comparable a la crisis económica de 2008 (…) Los hábitos de consumo y la disponibilidad de las drogas podrían cambiar, y la capacidad de respuesta de los gobiernos podría verse mermada (…) Tras la crisis económica de 2008, algunos consumidores comenzaron a buscar sustancias sintéticas más baratas y se produjo un cambio en los hábitos de consumo en favor de las drogas inyectables", afirmó la UNODC en su informe.

    Este 27 de junio se celebra el día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas.

    Por su parte, la oficina de la ONU aseguró que con las restricciones a la circulación impulsadas por los gobiernos para enfrentar el COVID-19, limitan el acceso a los precursores y las sustancias químicas esenciales, por lo que algunos productores podrían verse obligados a buscar nuevas formas de fabricar drogas.

    Como el abastecimiento de drogas mediante vuelos comerciales podría interrumpirse por completo, las actividades de tráfico a través de la red oscura y por correo postal podrían aumentar, sostuvo.

    "A la larga, la recesión económica y las medidas de confinamiento podrían perturbar los mercados de drogas; con el aumento del desempleo y la falta de oportunidades será más probable que las personas pobres y desfavorecidas caigan en hábitos nocivos de consumo de drogas, sufran trastornos por consumo de drogas y recurran a actividades ilegales —bien de producción, bien de transporte— vinculadas a las drogas", agregó.

    Además, es probable que las organizaciones que se dedican al tráfico de drogas se aprovechen de la situación para prestar servicios a las personas vulnerables y engrosar sus filas con nuevos miembros, sostuvo la UNODC.

    "El COVID-19 podría favorecer la expansión de los mercados de drogas; a consecuencia de la pandemia, un mayor número de agricultores podría decidir dedicarse al cultivo ilícito o intensificar esa actividad, sea porque las autoridades estatales han perdido capacidad para ejercer control, sea porque más personas se ven obligadas a recurrir a las actividades ilícitas a consecuencia de la crisis económica", expresó.

    La UNODC señaló que el consumo de drogas ha ido en aumento en todo el mundo, pasando de unos 210 millones de consumidores en 2009 a 269 millones de consumidores en 2018.

    Etiquetas:
    coronavirus, crisis, drogas, ONU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook