En directo
    Mundo
    URL corto
    Por
    0 10
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Con la pandemia aún en pleno apogeo en medio mundo, muchos países ya empiezan a tomar medidas para volver a cierta normalidad después del coronavirus. ¿Cómo se vive hoy el desconfinamiento en distintos puntos del planeta?

    China, la primera en enfrentar la epidemia, ha sido también la primera en volver a cierta "normalidad" tras conseguir controlar el virus en su territorio. Después de meses de restricciones sociales, los chinos están regresando a sus rutinas, en particular al trabajo, pero muchas cosas han cambiado.

    Wuhan, cuna de la pandemia, reabrió sus escuelas esta semana, pero los alumnos pueden asistir solo con mascarillas, después de un control de temperatura y guardando el debido distanciamiento.

    Aunque muchos retoman ya sus labores, la economía siente y sentirá los estragos del imprescindible confinamiento. Algunas empresas se han visto obligadas a reducir horarios y gastos, e incluso a cerrar. Las que se mantienen están obligadas a tomar medidas para evitar infecciones. Y aunque ya no hay cuarentena obligatoria, según testigos, las calles lucen aún bastante vacías.

    Europa enciende los motores

    A medida que los países europeos parecen ir pasando el pico de la pandemia, comienzan a despertar del obligado letargo impuesto para restringir los contagios.

    Así, a pesar de los temores de que se vuelvan a disparar los contagios y una crisis económica, de consecuencias aún impredecibles, Italia da pasitos hacia la esperada vida "normal".

    En el país acaba de dar inicio la llamada fase 2, o sea, la abolición gradual de las medidas de cuarentena vigentes desde principios de marzo y la reanudación de las actividades productivas y comerciales a partir del 4 de mayo.

    Más de cuatro millones de personas volvieron a sus puestos de trabajo ese 4 de mayo, después de casi dos meses de aislamiento en sus domicilios.

    Ya desde el 27 de abril abrieron empresas de los sectores considerados estratégicos, mientras el comercio mayorista, vinculado, se reactivó también es esta semana.

    A partir de ahora, los italianos pueden hacer cosas tan simples y habituales en otros tiempos como encontrarse con parientes próximos, o celebrar entierros, aunque con un máximo de 15 personas. También realizar actividades físicas y desplazarse dentro de sus municipios con determinados permisos o volver a su hogar, si estaban bloqueados en otra ciudad a causa de la cuarentena.

    Las tiendas de comercio minorista y los museos abrirán el 18 de mayo, mientras los bares, restaurantes y salones de belleza tendrán que esperar hasta el próximo 1 de junio. Las escuelas permanecerán cerradas hasta el mes de septiembre.

    En España, tras siete semanas de estricto confinamiento, los ciudadanos pueden salir desde este 2 de mayo a las calles para pasear, montar en bici o hacer deporte, en franjas horarias que separan a adultos, ancianos y niños.

    Los menores de 14 años obtuvieron permiso para jugar fuera ya el domingo anterior. De momento, estas medidas han levantado no pocas preocupaciones ante las aglomeraciones puntuales que pudieran provocar un retroceso en la aún frágil situación epidemiológica.

    Este relajamiento de las restricciones es el comienzo de un plan de desescalada que, si todo va bien, prevé una transición gradual hacia la denominada "nueva normalidad" a finales de junio.

    Además, desde este 4 de mayo ya pueden abrir algunas superficies comerciales pequeñas, como peluquerías o ferreterías, siempre que presten servicio mediante cita previa y a un cliente por cada empleado. También pueden operar restaurantes y cafeterías para atender a los usuarios que vayan a recoger un pedido, aunque no pueden consumir dentro de los establecimientos.

    La desescalada se hará a un ritmo distinto según el territorio del país y siguiendo la evolución de la epidemia en cada provincia.

    Los clubes de la liga profesional de fútbol en España vuelven a entrenar esta semana tras el parón por el coronavirus, con el objetivo de reanudar los partidos el próximo junio si la evolución de la pandemia lo permite.

    El resto de Europa se despereza lentamente. El 27 de abril Suiza empezó a relajar las medidas restrictivas impuestas para frenar la propagación del coronavirus. Volvieron a abrir las peluquerías, los salones de belleza, las clínicas médicas y dentales, las floristerías y las ferreterías, mientras se prevé que la segunda fase del desconfinamiento empiece el 11 de mayo y la tercera, el 8 de junio.

    Los alemanes por su parte procedieron desde el 21 de abril, a relajar gradualmente las medidas de confinamiento impuestas a mediados de marzo pasado.

    Mientras tanto, el Gobierno francés confía en que los comercios podrán reabrir en la primera fase del desconfinamiento, el próximo 11 de mayo.

    El Reino Unido anunció que el pico de la pandemia ya se ha superado en el país, aunque hasta la semana próxima no se conocerán detalles del plan de desescalada del confinamiento.

    Rusia en la encrucijada

    Para Rusia, que logró mantenerse entre los países con menos contagios por bastante tiempo, el momento actual es bastante complicado, con las cifras multiplicadas peligrosamente. En solo un mes, ha pasado de unos 8.000 casos a inicios de abril, a los actuales, más de 177.000, a pesar del confinamiento y el periodo no laborable vigentes desde el 30 de marzo para impedir la propagación del virus.

    Este 7 de mayo, el alcalde de la Moscú (que acumula más de la mitad de los contagiados del país), Serguéi Sobianin, extendió las medidas de distanciamiento físico hasta el 31 de mayo, lo que incluye las restricciones temporales al funcionamiento de las empresas de los sectores de comercio, restauración, servicios, cultura, educación, deporte y otros sectores no relacionados con la producción, así como el régimen de autoaislamiento de los ciudadanos.

    A partir del 12 de mayo podrán volver al trabajo las empresas industriales y de construcción, comunicó el alcalde.

    El retorno al trabajo está autorizado solo a las personas cuya presencia es imprescindible por motivos técnicos mientras aquellas que pueden trabajar a distancia tienen que quedarse en casa. Las empresas deben garantizar la distancia física entre sus empleados y la utilización de medios de protección.

    De esta forma, se considera que el 12 de mayo se inicia la primera etapa del levantamiento de las restricciones y la vuelta a la vida normal, aunque no se excluye restablecerlas si la situación empeora.

    Aunque según especialistas el ritmo del crecimiento diario de los contagios se está desacelerando, de momento las autoridades rusas consideran que es muy temprano para hablar sobre fecha de levantamiento de otras restricciones, aunque sí se están previendo los pasos a dar.

    Entre las primeras medidas, se autorizará practicar deporte en el espacio abierto, los paseos con los niños y la apertura de establecimientos comerciales y de servicios, con unos espacios limitados y protocolos de distancia física entre las personas.

    Otra etapa prevé:

    • La extensión de la autorización para pasear a otros familiares;
    • La apertura de los establecimientos de comercio y servicios con mayores espacios;
    • La reanudación de las actividades en los centros educativos.

    Por último, se planea abrir los parques a condición de que los visitantes respeten la distancia física, los establecimientos de comercio y servicio sin limitaciones, así como los hoteles y restaurantes.

    Cómo será el día después

    Aunque muchos países aún se encuentran lejos de salir de la pesadilla y nadie se atreve a poner fecha del fin de la pandemia, muchos expertos hacen sus vaticinios sobre cómo podrá ser nuestra vida en lo adelante.

    Distancias sociales en lugares públicos, mascarillas obligatorias, más teletrabajo y clases online, conciertos desde lejos, aviones con menos pasajeros, certificados de salud para viajar…son solo algunas de las propuestas que pueden convertirse en realidad más temprano que tarde.

    De lo que no hay dudas es que la pandemia ha marcado un antes y un después y el mundo no volverá a ser el mismo que conocíamos. Incluso cuando tengamos la ansiada vacuna, a gran parte de la humanidad le esperan años duros, que podrán ser más llevaderos con paz, amor y cooperación. Para eso todos deberíamos prepararnos.

    Etiquetas:
    restricciones, pandemia, pandemia de coronavirus, coronavirus
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook