En directo
    Mundo
    URL corto
    140
    Síguenos en

    Los aviones no están hechos para pasar largas temporadas aparcados. Los efectos del coronavirus están provocando que las compañías aéreas tengan que encontrar soluciones inusuales para el mantenimiento de sus naves a partir de los 14 días en tierra, y el medio Avianews ha recordado algunas cosas a tener en cuenta para hacerlo adecuadamente.

    El mantenimiento de un avión requiere una gran atención, especialmente cuando este no va a alzar el vuelo en semanas o meses. Un factor primordial que las compañías deberían tener en cuenta en este especial período lo constituyen, sin duda, las características climatológicas y naturales de cada región.

    Como no es lo mismo conservar un avión en zonas más cálidas, más húmedas o con mayor incidencia de plagas de insectos, el portal especializado en aviación recordó algunas recomendaciones de mantenimiento en base a la región.

    Los aviones que estén aparcados en la zona del Caribe tienen que hacer frente a un clima húmedo y un aire con una gran concentración de sal, lo que aumenta el peligro de corrosión de las naves.

    La humedad es un problema también para los aviones de Asia y el norte de Europa, hasta el punto de que pueden acumularse litros de agua en el interior de las naves y hasta moho. Contra esto, se recomienda a los responsables del cuidado de los aviones que estos se hermeticen como es debido.

    Otro problema puede ser el frío intenso. En el caso de Siberia, donde las temperaturas pueden ir más allá de los 40 grados centígrados bajo cero, se debe prestar especial atención a las partes más delicadas del diseño externo del fuselaje hechas de plástico y goma, citó Avianews las recomendaciones de Airbus.

    Por otro lado, en Japón, según el medio, la gran amenaza son los tifones, durante los cuales el aire puede llegar a soplar a 185 kilómetros por hora. Lo mejor en estos casos es mantenerlos en hangares, pero ante la falta de sitio en estos, se recomienda mantener siempre los depósitos de combustible llenos para que los fuertes vientos no desplacen los aviones.

    Pero no solo hay que temer a las inclemencias del tiempo: en Oriente Medio, las plagas de langostas suponen todo un reto para el mantenimiento de estas naves. Por eso es imprescindible cerrar correctamente todos los puntos por los que puedan introducirse los insectos.

    A su vez, la compañía Brussels Airlines explica cómo está haciendo frente a esta situación: todas las ventanas son selladas con cinta adhesiva para evitar que la luz del sol decolore el interior, y todos los días, entre otras cosas, giran ligeramente las ruedas para asegurarse de que no se desgasten bajo el peso del avión. También se realizan inspecciones y pruebas todas las semanas, ha aclarado la compañía.

    "Si crees que [almacenar un avión] es una tarea simple, como estacionar un auto, no estás en lo cierto. Almacenar un Airbus A330 lleva unas 400 horas de trabajo humano", se puede leer en el comunicado de prensa de la compañía.

    Etiquetas:
    crisis, aviación, coronavirus, aviones, mantenimiento
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook