En directo
    Mundo
    URL corto
    2961
    Síguenos en

    Hay quienes piensan que los avatares de la vida son los que determinan el rumbo de los acontecimientos, otros creen que es obra de los dioses o dios, pero hay otros que elaboran meticulosos análisis matemáticos para leer con ciencia el futuro. Ese es el caso de un ruso que en 2010 predijo el caos mundial que estamos atravesando hoy por el COVID-19.

    Hace una década pidió aminorar los efectos negativos de la globalización para el bienestar de las personas porque quería evitar el desastre que sabía se avecinaba. Sin embargo, algunos lo tildaron de loco. El científico ruso Peter Valentinovich Turchin predijo una inestabilidad política global para 2020: la que está habiendo por el coronavirus.  

    Turchin nació en 1957 en Obninsk, pero pronto su familia se mudó a Moscú. Con 18 años comenzó la Facultad de Biología de la Universidad Estatal de Moscú, donde estudió hasta 1977, porque ese año emigró a Estados Unidos. En la Universidad de Nueva York terminó su carrera y luego se especializó en evolución cultural y cliodinámica: la modelación matemática y análisis estadístico de la dinámica histórica de las sociedades. 

    Aplicando la metodología científica que aprendió, hace 10 años analizó los ciclos sociales y entendió que Estados Unidos y Europa occidental vivirían un momento de caos total llegado este año, cuestión que está sucediendo: China logró controlar el coronavirus y ahora está dando lecciones sobre qué hacer a los demás países.

    Truchin, que hoy es profesor de los departamentos de Matemáticas, de Antropología y de Ecología y Biología Evolutiva en la Universidad de Connecticut, respondió en 2010 a un artículo que la revista Nature había publicado aquel año titulado 2020 Visions. El texto de la revista compartía los avances más importantes para la siguiente década previstos por científicos de diferentes disciplinas. 

    La mayoría de los expertos consultados hablaron sobre el estudio del microbioma o la medicina personalizada, pero Truchin rebajó considerablemente las expectativas y señaló que la década venidera sería de gran inestabilidad social y violencia política, y puso un año en el que se maximizarían los conflictos: 2020.

    "El análisis histórico cuantitativo revela que las sociedades humanas complejas se ven afectadas por oleadas recurrentes –y previsibles– de inestabilidad política (...). Mi modelo indica que la inestabilidad social y la violencia política llegará al máximo en los años 20", escribió.

    El investigador explica que la causa de estos ciclos se da por los "salarios reales estancados o en declive, la brecha creciente entre ricos y pobres, la sobreproducción de jóvenes graduados con títulos avanzados y la explosión de la deuda pública", y puso un ejemplo: Estados Unidos.

    "En Estados Unidos, los picos de inestabilidad de 50 años ocurrieron alrededor de 1870, 1920 y 1970, por lo que otra podría estar prevista para alrededor de 2020. También estamos entrando en un descenso en la llamada 'onda Kondratieff', que traza ciclos de crecimiento económico de 40 a 60 años. Esto podría significar que las futuras recesiones serán severas. Además, la próxima década verá un rápido crecimiento en el número de personas de 20 años, como el aumento de la juventud que acompañó a la turbulencia de los años 60 y 70. Todos estos ciclos parecen destinados a alcanzar su punto máximo en los años en torno a 2020", aseguró.

    Por último, el sabio ruso advirtió que estos efectos podrían ser disminuidos si se encontraba la "forma de paliar los efectos negativos de la globalización". Sin embargo, acá estamos: en medio de una pandemia que no da respiro.

    Etiquetas:
    pandemia, inestabilidad social, inestabilidad, coronavirus
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook