08:06 GMT +324 Octubre 2018
En directo
    Explosión nuclear (imagen referencial)

    El arma del juicio final: cómo la URSS probó su primera bomba de hidrógeno (vídeo, fotos)

    CC0 / Pixabay
    Mundo
    URL corto
    3242

    El 12 de agosto de 1953 se realizó la primera prueba de una bomba de hidrógeno en la URSS en el sitio de prueba de Semipalátinsk, actual Kazajistán. El analista de Sputnik Nikolái Protopópov cuenta cómo la gente sobrevivió a los 40 años de pruebas de armas nucleares en el polígono más grande del mundo.

    • Borrar de la faz de la tierra

    Las primeras pruebas en la URSS se realizaron en el sitio de Semipalátinsk con la bomba de hidrógeno RDS-6s a 60 kilómetros de los asentamientos más cercanos. Sin embargo, un brillante destello de una explosión colosal se vio a una distancia de hasta 100 kilómetros y un rugido ensordecedor se escuchó en las regiones aún más lejanas.

    Para evaluar el efecto destructivo de la nueva bomba, se construyó una ciudad artificial con edificios industriales y administrativos en el polígono de Semipalátinsk. En total, se construyeron casi 200 edificios en campo abierto, apunta Protopópov.

    La RDS-6s fue detonada en la superficie de la tierra. La carga se fijó en una torre de acero de 40 metros. La señal del panel de control a la detonación se presentó a las 7:30 de la madrugada del 12 de agosto. Una gigantesca nube resplandeciente se elevó en el aire. El hongo nuclear alcanzó un kilómetro de diámetro y en el epicentro se formó un embudo de ocho metros de profundidad con un diámetro de 40 metros. La mayoría de los edificios y estructuras dentro de un radio de cuatro kilómetros fueron destruidos por una onda de choque y la contaminación por radiación puso fin al uso posterior de los edificios que quedaron en pie.

    Además: La primera bomba nuclear soviética y cómo cambió el destino de la URSS y del mundo

    Se realizaron más de 200 explosiones nucleares aéreas y terrestres en el sitio de prueba de Semipalátinsk. Las explosiones de prueba continuaron hasta octubre de 1963, cuando entró en vigor el Tratado de prohibición parcial de ensayos nucleares en la atmósfera, en el espacio exterior y bajo el agua. Desde entonces, las bombas solo explotaron bajo tierra.

    El polígono fue uno de los lugares más secretos de la URSS, subraya el analista. Los reclutas que llegaban ni siquiera sabían a dónde los estaban llevando.

    Hace 65 años la URSS puso a prueba su primera bomba de nitrógeno

    El sitio de prueba, que estaba ubicado en la orilla del río Irtish, a 130 kilómetros del centro regional, la ciudad de Semipalátinsk, era un enorme territorio de casi 20.000 kilómetros cuadrados. Los científicos y militares vivían en la ciudad de Kurchátov.

    Más sobre el tema: Hace 65 años la URSS puso a prueba su primera bomba de hidrógeno

    "Toda la población civil de la ciudad estaba relacionada con el polígono. Había un estricto régimen de permisos. Los contactos entre el personal civil y el personal militar no eran bienvenidos. Kurchátov no estaba señalado en ningún mapa y los trenes especiales con equipos de prueba llegaban aquí solo de noche", relata Alexandr Chumovitski, quien sirvió en Semipalátinsk de 1979 a 1981.

    • El triunfo de la ciencia

    Las pruebas de las armas nucleares cerca de Semipalátinsk comenzaron en 1949. La primera carga de RDS-1 fue de potencia relativamente baja: 22 kilotones. Sin embargo, el éxito de los científicos nucleares soviéticos rompió el monopolio estadounidense de las armas nucleares. En los años siguientes, la URSS desarrolló bombas mucho más poderosas: termonucleares o de hidrógeno. En agosto de 1953, los científicos bajo el liderazgo de Andréi Sájarov crearon el "producto RDS-6s".

    EEUU es considerado el pionero en la creación de armas termonucleares. El poder de la explosión que tuvo lugar el 1 de noviembre de 1952 en el atolón de Enewetak, en el océano Pacífico, fue superior a los 10 megatones, lo que en ese entonces era un récord absoluto.

    No obstante, lo que hicieron detonar los estadounidenses no fue exactamente una bomba. El dispositivo Ivy Mike pesaba unas sesenta toneladas y tenía unas decenas de metros de alto. Los ingenieros nucleares soviéticos crearon una carga menos poderosa, de 'solo' 400 kilotones, pero lo suficientemente compacta, hecha en forma de una munición transportable que pesaba siete toneladas y que fue colocada en el compartimiento de bombas del Tu-16.

    Te puede interesar: Los secretos del bombardero estratégico 'Bisonte' de la URSS (vídeo)

    La creación y las pruebas exitosas de la bomba de hidrógeno no solo le dieron la ventaja a Moscú en el enfrentamiento con Washington, sino que también contribuyeron al rápido desarrollo de la cosmonáutica rusa. Fue después de las exitosas pruebas de la RDS-6s que la Oficina de Diseño de Koroliov recibió la tarea de desarrollar un misil balístico intercontinental para llevar una carga a otro hemisferio.

    • Testigos involuntarios

    El sitio de prueba de Semipalátinsk funcionó hasta 1991 y en ese tiempo se llevaron a cabo un total de alrededor de 470 explosiones nucleares. Aunque intentaron pasar por alto las pruebas, los residentes del centro regional y las localidades circundantes sintieron todas las consecuencias de las explosiones.

    "Cada explosión fue como un pequeño terremoto. Generalmente, las explosiones se realizaban por la mañana de los fines de semana. Más tarde empezaron a usar la radio para advertirnos sobre una futura prueba. Entonces todos trataban de salir a la calle, pero a veces alguien corría hacia los armarios y los apretaba contra la pared para evitar que se rompieran los platos. Algunas veces había explosiones muy fuertes… Se sentía especialmente fuerte la sacudida en los pisos superiores. No veíamos las explosiones en sí, eran bajo tierra. Pero mi madre, por ejemplo, llegó a observar el hongo nuclear, cuando las pruebas todavía se realizaban en la superficie. Era muy interesante para la gente mirar esta hermosa, pero terrible acción", cuenta Anna Kondazhenko, que nació y vivió la mayor parte de su vida en Semipalátinsk.

    No te lo pierdas: Apocalipsis de bolsillo: las armas atómicas más compactas del mundo

    Tras el cierre del polígono, a la población se les prometió compensación y beneficios. También fueron emitidos certificados especiales, llamados "mapas de polígono". Pero con la disolución de la Unión Soviética, este programa fracasó: la mayoría de los residentes de la región de Semipalátinsk no recibieron nada, concluye Protopópov.

    Polígono nuclear de Semipalátinsk
    © Sputnik / A. Solomonov
    Polígono nuclear de Semipalátinsk
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Guerreros antiguos: las armas que llevan más de medio siglo en servicio (fotos)
    Proyecto Islero, cuando España pudo tener la bomba atómica
    Etiquetas:
    prueba nuclear, armas nucleares, seguridad, RDS-1, URSS, Semipalátinsk, EEUU