02:37 GMT27 Septiembre 2020
En directo
    Mundo
    URL corto
    14832
    Síguenos en

    Según la encuesta de Pew Research Center, el número de estadounidenses que ven con buenos ojos a Vladímir Putin ha aumentado en comparación con los datos de hace dos años, escribe Leonid Bershidsky en su artículo para Bloomberg.

    No importa lo poco que los estadounidenses confíen en sus medios de comunicación y otras instituciones, pues les convencieron de que Rusia había realizado ataques cibernéticos contra los demócratas y de que "la influencia y el poder rusos" representan una amenaza, señala el autor.

    Sin embargo, eso no significa que la mayoría de los estadounidenses estén enojados con el presidente de Rusia, Vladímir Putin, ni que quieran castigar al país eslavo, observa el periodista, refiriéndose a los datos de las últimas encuestas.

    "Tanto las sanciones antirrusas como los intentos de Obama de demonizar a Rusia por su intervención en las presidenciales parecen haber provocado un efecto contrario", enfatiza Bershidsky.

    Lea más: Rusofobia, la versión 2.0 de la "paranoia antisoviética"

    Según el columnista, la idea de Donald Trump de elaborar un acuerdo mutuamente aceptable con Rusia es casi tan popular entre el electorado como una respuesta dura. Y en el caso de los republicanos, el acuerdo es apoyado por la inmensa mayoría. Incluso uno de los principales críticos de Rusia, el senador John McCain, tiende a apoyar la candidatura de Rex Tillerson, que presentó una política razonable y flexible con respecto al país.

    "Parece que esto es lo que Putin siempre ha esperado de Norteamérica. Nunca ha soñado con unas relaciones amistosas e idílicas con EEUU", opina el autor. "Su objetivo era entablar un diálogo carente de motivos ideológicos y basado en los intereses comunes y el cumplimiento mutuo de los acuerdos".

    El columnista recuerda las palabras de Serguéi Karagánov, asesor de política exterior del Kremlin:

    "La competencia con EEUU no va a desaparecer. Puede ser aguda e incluso peligrosa. Pero la llegada de la nueva Administración, que quiere centrarse en el crecimiento propio de EEUU, crea un abanico de oportunidades para normalizar las relaciones y construirlas sobre la base de intereses y equilibrios", cita el autor al político ruso.

    Tal vez hoy, después de todas las guerras devastadoras del siglo XX y los sangrientos conflictos de los últimos 15 años, resulta mucho más difícil despertar el ánimo belicoso en el público, reflexiona Bershidsky.

    Quizás el hecho de ser una potencia nuclear inspira cierto respeto hacia Rusia, prosigue.

    O tal vez, al convencer a los estadounidenses de que los rusos intervinieron con éxito en las elecciones presidenciales en EEUU, los demócratas y los medios fortalecieron la idea del público sobre la fuerza de Rusia, así como la necesidad de tener cuidado a la hora de tratar con el país.

    Lea también: "Todo le sonríe a Vladímir Putin"

    "Si esto es cierto, entonces resulta que EEUU ayudó a Putin a reforzar aún más su poder", destaca Bershidsky.

    Además:

    "Todo le sonríe a Vladímir Putin"
    ¡Que vienen los rusos! The Hill ridiculiza la histeria en los medios de EEUU
    Lavrov califica de mentira la amenaza cibernética proveniente de Rusia
    Foreign Policy relata cómo Putin le gana la partida a Obama
    Etiquetas:
    actitud, política, población, Vladímir Putin, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook