Widgets Magazine
00:34 GMT +321 Octubre 2019
En directo
    Nanchang CJ-6

    "EEUU y China están al borde de la guerra"

    © Flickr/ Eric Salard
    Mundo
    URL corto
    31488
    Síguenos en

    En el artículo para el portal ruso Ridus, la periodista Ekaterina Trofímova reflexiona sobre la posibilidad de una guerra entre las dos potencias mundiales con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

    Según la autora, las relaciones bilaterales entre EEUU y China es uno de los temas más sensibles para Washington. El presidente electo de EEUU, Donald Trump, durante su campaña electoral prometió declarar a China 'manipulador monetario' e introducir aranceles del 45% sobre los productos chinos.

    Sin embargo, prosigue, la potencial aplicación de ese tipo de medida por parte de Trump, acarreará una respuesta adecuada por parte del gigante asiático.

    "Como resultado, estallará una guerra comercial que obstaculizará negociaciones en muchas esferas económicas y estratégicas", escribe Trofímova, citando el medio the Wall Street Journal.

    De esta manera, a pesar de que el estatus de manipulador monetario no implica cambios vitales, la legislación de EEUU —como la Ley de Comercio de 1974— podría permitir al mandatario estadounidense justificar el aumento de impuestos para las empresas chinas y otras intervenciones en el proceso comercial.

    Reclamaciones mutuas

    China va ganando poder político y económico a alta velocidad, y este hecho la convierte en la principal fuente de preocupaciones de EEUU, expresa Trofímova. El problema radica en el gran déficit comercial de EEUU en China, el cual forma la enorme deuda exterior del Gobierno estadounidense. Por lo tanto, la subvaloración artificial del yuan "siempre ha irritado a Washington".

    Las guerras comerciales entre los dos países empezaron a principios de la década de 1980. Los chinos comenzaron a suministrar sus textiles llevando a la quiebra a muchas empresas estadounidenses. De esta manera, Washington empezó su política de introducir impuestos a los productos chinos.

    No obstante, desde hace unos años Pekín no regula la cotización del yuan, por lo que "para EEUU sería difícil acusarlo de este crimen" ante el arbitraje de la OMC, organización que resuelve los desacuerdos comerciales entre sus miembros.

    Relación demasiado estrecha

    El volumen de comercio entre EEUU y China es de alrededor de 600 mil millones de dólares. Según algunas estimaciones, cerca de medio millón de estadounidenses trabajan para la producción de bienes exportados a China.

    "Muchos de ellos se quedarán sin trabajo si Trump cumple la promesa de introducir nuevos impuestos", sostiene la autora.

    Además, China es el mayor poseedor de los bonos del tesoro de EEUU, los cuales valen más de un billón de dólares. De esta manera, como contramedida Pekín podría venderlos y provocar el desplome del dólar estadounidense.

    Sin embargo, este vínculo comercial entre Washington y Pekín es tan estrecho y la dependencia mutua es tan fuerte, que "no sería posible realizar algunos movimientos bruscos" sin dañar los intereses de los dos.

    Lea también: Una hipotética guerra entre EEUU y China sería "destructiva y duradera"

    Según el director del Centro Científico y Comercial ruso-chino de la Academia de Finanzas en el Gobierno de la Federación Rusa, Nikólai Kotlyarov, no se puede descartar el peor escenario —un enfrentamiento armado entre China y EEUU—. El experto opina que "aunque Trump expresa su disposición de centrarse en los asuntos domésticos", el desarrollo interior sería posible solo en condiciones de expansión.

    "Alemania, la URSS, Japón —todos pasaron por esto hasta que fueron parados—. Hoy existen todas las premisas para un choque entre la expansión estadounidense con la de los chinos", profundiza Kotlyarov.

    Todo es posible

    Trofímova indica que la Segunda Guerra Mundial mostró que los vínculos económicos estrechos no son ningún obstáculo para una guerra —"existía una gran independencia mutua entre el Reino Unido y Alemania, pero fue cortado de manera rápida, sin tener en cuenta los intereses de las empresas ni las consecuencias económicas"—.

    Lea más: "A EEUU le resulta difícil aceptar el hecho de que China se está haciendo más grande"

    Además, Washington ya inició su política dirigida al aislamiento de China en la región de Asia-Pacífico a través de los medios de fuerza en lugar de los económicos y jurídicos. Por lo tanto, a juicio de la autora, existe la posibilidad de que Trump emprenda unas medidas mucho más estrictas como el fortalecimiento de la presencia militar de EEUU en las fronteras de China y el aumento de la presión sobre China por parte de los aliados.

    De esta manera, por el momento el nuevo líder estadounidense solo ha pronunciado sus promesas en el marco de la campaña presidencial sin proporcionar ninguna estrategia clara de sus planes en relación con China. No obstante, teóricamente cualquier escenario es posible, concluye.

    Además:

    Rusia, China y EEUU en la carrera por un bombardero nuclear suborbital
    China espera cooperar con la nueva administración de EEUU
    ¿Pierde EEUU a otro aliado en el mar de China Meridional?
    Etiquetas:
    enfrentamientos, relaciones bilaterales, guerra, comercio, conflicto armado, Donald Trump, China, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik