Widgets Magazine
21:02 GMT +319 Octubre 2019
En directo
    Antártida

    Tierra de nadie: ¿quién juzga los crímenes cometidos en la Antártida?

    © Sputnik / V. Chistyakov
    Mundo
    URL corto
    161
    Síguenos en

    La Antártida es el único continente que no posee una población autóctona y tampoco pertenece oficialmente a ningún país. Sin embargo, varios miles de investigadores de diversos países viven ahí, aunque temporalmente. ¿Qué pasa entonces cuando se produce un delito? ¿Quién se encarga legalmente de resolver los crímenes en el Polo Sur?

    Pese a que muchas naciones mantienen reclamaciones territoriales sobre partes del territorio antártico, los 14 millones de metros cuadrados del continente blanco son oficialmente tierra de nadie. Por esa razón, la Antártida está regida a nivel jurídico por el Sistema del Tratado Antártico (STA), un conjunto de acuerdos firmado por 52 países que tienen en mayor o menor medida intereses en la región.

    Según el STA, los ciudadanos que cometan un crimen en la 'Tierra del Hielo' están sujetos a la legislación de su propio país o a la del país responsable de proporcionarles el empleo en el continente blanco.

    Con el objetivo de facilitar la toma de decisiones en el caso de un delito, los directores de las bases estadounidenses en la Antártida son entrenados y tienen reconocimiento legal como agentes del Cuerpo de Alguaciles de EEUU, institución que ejecuta las órdenes de los tribunales federales del país norteamericano. La mayoría de los directores de las bases de otros territorios tienen autoridad similar con arreglo a las leyes de sus propias naciones.

    En general, la cantidad de delitos cometidos en el continente antártico es muy baja. No hay prácticamente robos, dado que no hay mucho que se pueda robar y tampoco hay dónde esconderlo. Los altercados más frecuentes son peleas entre empleados, en general causadas por el abuso de alcohol. En ese caso, el procedimiento habitual es despedir o no renovar el contrato a los implicados en la pelea.

    Oficialmente, nunca se ha producido un homicidio en la Antártida. Sin embargo, las circunstancias de la muerte de Rodney Marks, un astrofísico australiano, en la base estadounidense Amundsen-Scott el 12 de mayo del 2000, no han sido todavía completamente esclarecidas. Muchos creen que el científico fue asesinado.

    Pese a que Marks era ciudadano de Australia y trabajaba para EEUU, su muerte fue investigada por autoridades neozelandesas, dado que el cuerpo fue evacuado a Christchurch (Nueva Zelanda), donde se encuentra un aeropuerto frecuentemente empleado por EEUU en sus operaciones antárticas.

    La autopsia del cadáver del astrofísico reveló que la causa de su fallecimiento había sido envenenamiento por una dosis letal de metanol. Las autoridades dudan que lo ocurrido fuera un accidente, pero la falta de cooperación por parte de las autoridades de EEUU ha puesto piedras en el camino que han impedido que el caso pudiera ser resuelto. Hoy, más de 16 años después del incidente, sigue siendo una incógnita qué sucedió exactamente.

    Además:

    Hallan una bacteria desconocida en un lago subglacial de la Antártida
    La codicia por los recursos vivos pone en peligro la estabilidad de la Antártida
    Científicos rusos buscan evidencias de vida extraterrestre en meteoritos de la Antártida
    Etiquetas:
    Sistema del Tratado Antártico, delitos, crimen, Rodney Marks, Antártida
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik