Widgets Magazine
01:41 GMT +323 Septiembre 2019
En directo
    Hiroshima

    ¿Qué habría pasado si EEUU hubiera utilizado las armas nucleares en otra guerra más?

    © Sputnik / RIA Novosti
    Mundo
    URL corto
    4251
    Síguenos en

    En el artículo para National Interest, Robert Farley, experto en ciencias políticas de la Universidad de Washington, recuerda que en 1950 EEUU consideró el uso de las armas nucleares por segunda vez y proporciona un escenario para esta situación potencial.

    Factores clave en el frente de Corea

    Detonación en el Atolón Bikini, Islas Marshall, Pacífico, 1946
    © Foto : US Government Navy/The National Geographic/Christie’s Images
    El experto destaca tres puntos clave en el conflicto coreano en 1950. El primero fue la invasión a gran escala por parte de Corea del Norte a través del paralelo 38 al territorio del Corea del Sur. Esta fue la acción que provocó que se desencadenara un conflicto militar que duró unos años.

    El segundo momento decisivo fue el desembarco de los soldados estadounidenses en Inchon en Septiembre del mismo 1950, el cual logró poner fin a la ofensiva norcoreana.

    El tercer factor fue la intervención del Ejército de Liberación Popular de China, la que obligó a las fuerzas de EEUU a batirse en retirada al paralelo 38. La participación de las tropas chinas se convirtió en la última gota para el general estadounidense Douglas MacArthur, quien instó a iniciar los ataques aéreos estratégicos contra el Ejército chino. En aquel momento muchos estaban convencidos de que tales ataques incluirían el uso de la bomba atómica —la ventaja asimétrica de EEUU de aquella época—.

    Según Farley, el gran arsenal de las armas atómicas y la flota de bombarderos estratégicos para su transporte fue la ventaja más importante de EEUU sobre la Unión Soviética en 1950. A pesar de que esta última también desarrollaba armas de destrucción masiva, sus avances en aquel momento no podían compararse con los del país norteamericano.

    Estrategia o táctica

    En 1950, los responsables del Departamento de Defensa de EEUU todavía tenían un largo camino que recorrer —el país carecía de un sistema elaborado de planificación, desarrollo y movilización capaz de clasificar las armas nucleares por tipos y propósitos—. Los planes bélicos convencionales tampoco incluían el uso de este nuevo tipo de armas.

    No obstante, Washington habría tenido que elegir entre el uso táctico y el uso estratégico de las armas.

    Los ataques estratégicos se habrían concentrado en las bases militares, sitios industriales y objetos de infraestructura política de China con el objetivo de colapsar todo el país o, al menos, forzarlo a salir de la guerra.

    No obstante, debido al tamaño de la población de China y la naturaleza dispersa de los principales objetos industriales del país, tal campaña militar habría requerido el uso de una gran cantidad de ojivas nucleares —bastante, rudimentarias en aquella época—.

    Además, el uso estratégico de armas nucleares contra China habría generado mucha polémica entre las mismas autoridades estadounidenses. Para muchos China no fue nada más que un mediador de la URSS, la cual, por su parte, se comprometió a desestabilizar al Occidente y poner fin al sistema naciente de contención.

    De esta manera, el uso de armas nucleares contra China no habría dañado a la industria soviética. Asimismo, EEUU habría podido perder gran parte de sus bombarderos B-36 en la campaña contra China, quedándose —dadas las capacidades bélicas cuestionables de estos aviones— sin nada con qué contrarrestar a la URSS.

    En relación al uso táctico de las armas nucleares, Farley sostiene que EEUU no disponía de la cantidad suficiente de las bombas atómicas ni de buena logística para su transportación. Por lo tanto, las autoridades del país, animadas por la ventaja significativa en aire, ni siquiera consideraban tal escenario.

    Por supuesto, los centros de mando de China y Corea del Norte, los centros logísticos y las unidades militares se habrían visto muy afectados —o completamente destruidos— por el asalto nuclear de EEUU, pero a coste de deslegitimizar al gobierno de Corea del Sur, que habría sufrido daños enormes por esta campaña de EEUU.

    Situación bélica

    El experto revela otras razones por las cuales EEUU no recurrió al uso de las armas nucleares en su campaña en Corea. Según él, las autoridades estadounidenses temían que la escalada de la guerra podría convertir la situación en insostenible.

    El Ejército chino todavía mantenía una reserva sustancial de las fuerzas terrestres y aéreas para lanzarlas a la lucha en caso de que EEUU decidiera intensificar su campaña.

    Asimismo, la URSS habría podido ejercer una mayor influencia sobre el conflicto —fuera a través de transportación de su técnica al territorio chino y Corea del Norte o a través del despliegue directo de sus propias fuerzas terrestres, aéreas y navales—. De esta manera, la URSS habría tenido todo el potencial para 'limpiar' Asia oriental de las fuerzas estadounidenses.

    La escalada nuclear en la península coreana habría sido un desastre tremendo para todas las partes involucradas. EEUU habría causado daños irreparables solo para lograr una ventaja estratégica incierta.

    Sin embargo, la consecuencia más catastrófica habría consistido en la pérdida del tabú nuclear incipiente —el entendimiento entre los líderes mundiales de que las armas nucleares diferían de manera significativa de otros tipos de explosivos y que su uso práctico presagiaba algo transcendental e irreversible—.

    Además:

    Moscú analiza la disposición de EEUU de usar armas nucleares
    Corea del Norte concluye desarrollo de las armas nucleares
    El Día para la Eliminación de las Armas Nucleares
    Etiquetas:
    URSS, conflicto, guerra, escenario, armas nucleares, Douglas McArthur, China, Corea del Sur, Corea del Norte, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik