En directo
    Mundo
    URL corto
    Por
    0 291
    Síguenos en

    Precisamente en los tiempos en que existe la amenaza de la aparición de nuevas líneas divisorias, es necesario comprender la importancia de la memoria colectiva, aseguró el ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, en un artículo dedicado al 75º aniversario del inicio de la Gran Guerra Patria.

    "Durante la madrugada del 22 de junio de 1941, hace exactamente 75 años, empezó un verdadero infierno. Millones de soldados alemanes, centenares de miles de vehículos militares, caballería, miles de tanques, aviones y cañones… toda esta maquinaria fue lanzada, bajo las órdenes de Hitler, contra la Unión Soviética. Su objetivo, tremendo, demente y dictado por delirios de grandeza, fue garantizar a la 'raza superior' el 'merecido' y 'esperado' imperio que rigiera en toda Europa y Asia. Además, la idea era esclavizar o borrar de la faz de la tierra al pueblo de la Unión Soviética", explicó el artículo de Steinmeier, publicado en el periódico Kommersant.

    "Las consecuencias fueron nefastas, primero para los que sufrieron la ofensiva, y, al fin y al cabo, para los que la llevaron a cabo. La lucha por la supervivencia contra Alemania le costó a la Unión Soviética unos 25 millones de vidas. La cifra de los que se enfrentaron al hambre, al sufrimiento y al reasentamiento forzado es aún mayor".

    "La guerra dejó un desastre en los extensos territorios de la Unión Soviética. Y los agresores, al fin, estaban predestinados a la muerte, tortura y cautiverio", prosiguió Steinmeir.

    "Las personas que visitan a menudo Rusia, Ucrania y Bielorrusia, como por ejemplo yo, saben cuán presente está en la mente de estos pueblos la Gran Guerra Patria. La memoria está viva, y no como un reciente eco de la historia, sino como una parte del presente ­—con todos los horrores de la guerra, con el orgullo por la autoestima en esta impuesta lucha no por la vida, sino por la muerte­—."

    El número incalculable de víctimas entre los rusos, ucranianos, bielorrusos y muchos otros países de la URSS no ha sido olvidado ni por los países de la antigua Unión Soviética ni por nosotros", continúa el texto.

    El ministro de Exteriores alemán subrayó que, durante los debates actuales sobre el orden mundial, es necesario entender que la guerra de exterminio se abatió sobre los pueblos soviéticos desde Europa.

    "Nosotros, los alemanes, estamos infinitamente agradecidos a los rusos, ucranianos, bielorrusos y otros pueblos de la ex Unión Soviética por haber extendido la mano de reconciliación pese a todas las maldades y crímenes cometidos en nombre del pueblo alemán", afirmó el jefe de la diplomacia alemana al rotativo ruso.

    Steinmeier señaló que los germanos también agradecían el hecho de que "a partir de la trágica experiencia de la guerra y la cruenta enemistad, violencia y barbarie, sufrimientos y desplazamientos forzados, surgió algo que nos unió, que permitió la creación de relaciones de socios e incluso amigos".

    "Siempre hemos conservado y conservaremos la memoria sobre los horrores de la Segunda Guerra Mundial y sobre la culpa de Alemania, y esto será una condición imprescindible para la reconciliación de nuestros países", expuso.

    "Hoy, 71 años después del fin de la guerra, mantenemos los contactos diplomáticos, políticos, económicos y culturales con todos los países que se crearon tras la disolución de la URSS. Guardamos juntos los recuerdos sobre la Segunda Guerra Mundial y honramos la memoria de las víctimas de esta barbaridad".

    "Mirando a los acontecimientos que tuvieron lugar hace 75 años, se nos estremece la conciencia de todo el mal que logró hacer la gente en la Europa contemporánea, desarrollada, progresista y civilizada. Esta mirada hacia el pasado nos llama a hacer todo lo posible para guardar el orden mundial, que surgió de las ruinas de la guerra más horrible que contempló el mundo".

    El alto diplomático alemán señaló que el diálogo y la honra conjunta de la memoria, las relaciones estrechas entre las sociedades y, en particular, entre las juventudes de diversos países, deben y pueden evitar los procesos de alienación que van surgiendo paulatinamente.

    "¡No tenemos que dar por hecha la paz en Europa incluso hoy en día! Allí donde existe algo que amenaza la paz, nosotros, los que asumimos hoy las responsabilidades, debemos asumir la tarea de aprender las lecciones correctas de nuestra historia colectiva", arguyó Steinmeier.

    Reflexionando en torno a los sucesos de la guerra, Steinmeier destacó que, actualmente, solo será posible conservar un orden pacífico estable en Europa mediante esfuerzos conjuntos.

    "Mientras resolvemos los conflictos, quisiera que nunca olvidemos qué nos une más a los europeos, en vez de pensar en lo que nos divide. Nuestro deber ante las víctimas de la guerra, ante las víctimas en las tumbas de los soldados desconocidos, ante los ancianos, mujeres y niños, que sufrieron las torturas y fueron asesinados, es guardar la memoria conjunta sobre el sufrimiento, sobre el sacrificio y repetir cada día 'Nunca más'", conlcuyó.

    Además:

    Las armas de la victoria
    La historia de una ciudad indomable: más de 640.000 víctimas en el bloqueo de Leningrado
    Las ciudades de Rusia celebran el Día de la Victoria
    No te pierdas: los momentos más interesantes del Desfile de la Victoria
    Las mejores canciones soviéticas sobre la Gran Guerra Patria
    Conozca los secretos de las 'siete hermanas' de Stalin
    Etiquetas:
    URSS, nazismo, Segunda Guerra Mundial, Frank-Walter Steinmeier, Alemania
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook