03:57 GMT +326 Septiembre 2018
En directo
    Un mapa

    "Llegó el fin del Occidente contemporáneo"

    © Flickr/ CGP Grey
    Mundo
    URL corto
    1502

    En 1950, cuando las instituciones eran aún pequeñas y débiles, la gente temía que la Alianza occidental no pudiera alcanzar su máximo nivel de su desarrollo.

    Al día de hoy el organismo sobrevive su periodo más dramático, en vísperas del derrumbamiento de la OTAN, de la UE y del mundo liberal, tal como lo conoce la humanidad, opina Anne Applebaum, periodista estadounidense en su columna en The Washington Post.

    Es cada vez más evidente que las elecciones presidenciales en EEUU pueden finalizar con la victoria de Donald Trump, el precandidato del Partido Republicano. Las elecciones son imprevisibles y las preferencias de los votantes inconstantes. Como resultado, el año próximo podrá llegar a la Casa Blanca una persona, a quien no le interesará lo que los presidentes Obama, Bush, Clinton, Reagan, Johnson, Nixon y Truman llamaron "nuestros intereses comunes", subraya la columnista.

    "Trump está a favor de las torturas, las deportaciones masivas y la discriminación religiosa. Declara abiertamente que no le preocupa si Ucrania se incorpora a la OTAN o no. No le importa por completo el tema de la OTAN y de sus garantías de seguridad", opina Applebaum.

    En cuanto a Europa, subraya la columnista, ya ha declarado que "sus conflictos no valen la vida de los estadounidenses. La salida del territorio europeo permitirá a EEUU ahorrar millones de dólares anualmente".

    A Trump no solo le falta interés en las alianzas de EEUU, sino que no podrá mantenerlas. En realidad, la conservación de los vínculos militares y económicos no demanda de la experiencia del magnate con bienes inmuebles, sino la experiencia de entablar unas negociaciones aburridas, de llegar a difíciles compromisos y a menudo de la voluntad de sacrificar los intereses nacionales por el bien común.

    Los estadounidenses no son los únicos que piensan que las alianzas son engorrosas. Un año queda para los comicios presidenciales en Francia. La aspirante más favorable a este cargo es Marine Le Pen, la jefa del partido "Frente Nacional". Ella prometió a los ciudadanos retirar a Francia de la OTAN y de la UE, nacionalizar a las compañías francesas y restringir las donaciones foráneas. Como Donald Trump, Marine Le Pen espera el establecimiento de unas relaciones especiales con Rusia, cuyos bancos dan el financiamiento de su campaña electoral.

    "Si Le Pen logra llegar a la ronda final, los de centroizquierda y de centroderecha se unirán contra ella, una situación parecida a la que sucedió hace dos decenios para luchar contra su padre. Pero las elecciones son muy imprevisibles y las preferencias de los votantes son muy inconstantes. ¿Qué va a pasar si uno de sus oponentes es víctima de algún escándalo? ¿Qué va a pasar si los terroristas de Daesh —autoproclamado Estado Islámico, proscrito en Rusia y en otros países- organizan otro atentado en París?", destaca Anne Applebaum.

    Lea más: La ola del Frente Nacional amenaza al Eliseo

    El Big Ben en Londres
    © REUTERS / Luke MacGregor
    Para cuando esto ocurra, Reino Unido probablemente esté a mitad de camino de salida de la UE. En junio tendrá lugar el referéndum sobre la permanencia del país como miembro de la unión. Otros estados posiblemente querrán seguir el ejemplo del "Brexit". Viktor Orbán, el primer ministro de Hungría, trata a veces de dar la espalda a la UE y de formar una alianza estratégica con Moscú o Estambul.

    Es probable que un Reino Unido independiente pueda abandonar las filas de la OTAN, añade la columnista. Si las perturbaciones económicas que puedan causar la salida del país de la UE son bastante fuertes, las siguientes elecciones darán paso a Jeremy Corbyn y a su Partido Laborista, que ahora ha cambiado su visión y se ha declarado antiestadounidense. Como Donald Trump en EEUU, Jeremy Corbyn será la única alternativa para la sociedad británica que busca cambios.

    "¿Qué pasa después? Sin Francia, el mercado europeo dejará de existir. Sin Gran Bretaña, la OTAN apenas será capaz de durar un poco más. Y hay los que no van a lamentarlo. Al tener en cuenta las declaraciones de Trump, que los gastos de mantenimiento de las alianzas (varios millones de dólares cada año) son mucho más notables que los resultados a largo plazo", añade Applebaum.

    La unidad de Occidente, la disuasión nuclear y los ejércitos regulares le han dado más de medio año de estabilidad política. Lo más importante es no perderlo todo, concluye la periodista.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Trump modera su discurso antiterrorista
    Trump y Clinton se alzan vencedores en las primarias del Supermartes
    Valls alerta de una guerra civil en Francia si el Frente Nacional gana las elecciones
    Etiquetas:
    Anne Applebaum, Donald Trump, Jeremy Corbyn, Marine Le Pen, Occidente, Francia, EEUU