En directo
    Una mujer vende flores

    Desigualdad laboral, el desafío de la mujer en el siglo XXI

    © Flickr/ andrea floris
    Mundo
    URL corto
    0 40

    En todo el mundo, las mujeres ganan un 77% del salario de los hombres. En los países en desarrollo, las mujeres trabajan tres días más que los hombres por mes. Si en el siglo XX las mujeres conquistaron derechos legales, en el siglo XXI, la desigualdad laboral es el factor más agravante de la condición femenina.

    El derecho de voto, conseguido por movimientos como el de las sufragistas a comienzos del siglo XX y que luego se extendió por el planeta, los avances en materia de derechos como el divorcio, la patria potestad y la igualdad formal y el avance de legislaciones que despenalizan el aborto, son los principales logros de las mujeres en el siglo pasado. Pero entre más igualdad jurídica, más resalta la desigualdad laboral, que, junto con la violencia de género, es el mayor desafío para lograr la verdadera equiparación de la mujer con el hombre en todos los terrenos.

    "A pesar de algunos modestos avances en algunas regiones del mundo, millones de mujeres pierden terreno en su lucha por la igualdad en el mundo del trabajo", es la conclusión del informe Mujeres en el Trabajo: Tendencias 2016, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), publicado para este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

    El informe examinó datos de 178 países y concluyó que la desigualdad entre hombres y mujeres persiste en el mercado laboral y que a pesar de los enormes avances de las mujeres en la educación en las últimas décadas, esto no se ha trasladado en su posición laboral.

    Aunque 52.1% de las mujeres y 51.2% de los hombres son asalariados, 38% de las mujeres y 36% de los hombres no contribuyen a la seguridad social. En África Subsahariana, la proporción es de 63.2% de mujeres y 74.2% en el sureste de Asia, donde el empleo informal es dominante.

    Las mujeres trabajan más horas que los hombres sumando el trabajo pago e impago. Las mujeres hacen dos y medio veces más trabajo doméstico no pago que los hombres. En las economías desarrolladas, las mujeres que trabajan tienen jornadas de 8 horas y 9 minutos (sumando los trabajos pagos y no pagos), contra 7 horas y 36 minutos de los hombres. En los países en desarrollo, las mujeres que trabajan lo hacen durante 9 horas y 20 minutos, mientras que los hombres lo hacen 8 horas y 7 minutos. Esto significa que trabajan tres días más que los hombres.

    El peso mayor de las horas de trabajo doméstico no pago limita la capacidad de las mujeres de aumentar su trabajo pagado, como resultado de lo cual las mujeres, que representan menos del 40% del total del empleo, constituyen el 57% de los que trabajan menos horas o a tiempo parcial.

    Estas desigualdades se agravan con la vejez: la proporción de mujeres que superó la edad de retiro y que recibe una pensión es 10.6 puntos menor que la de hombres.

    Las mujeres representan casi el 65% de las personas retiradas (60-65 o más), sin pensiones ni jubilaciones. Es decir, cerca de 200 millones de mujeres de la tercera edad viven sin ingresos regulares, comparado con 115 millones de hombres.

    En conjunto, las mujeres gastan en promedio 4 horas y 20 minutos en trabajo doméstico no pago por día en los países desarrollados, comparado con 2 horas 16 minutos de los hombres. En los países en desarrollo, las mujeres gastan 4 horas y 30 minutos diarios, comparado con una hora 20 minutos de los hombres.

    Lea más: Morales destaca políticas en favor de las mujeres en Bolivia

    En términos de salariales, el resultado es que las mujeres reciben un 77% de lo que ganan los hombres, no solo por las diferencias en educación, sino por la subestimación del trabajo de las mujeres y de las habilidades requeridas en las ocupaciones tradicionalmente ocupadas por mujeres, y por la necesidad de las mujeres de reducir horas o suspender sus empleos para atender al cuidado de los hijos.

    La conclusión del informe, es que tomará más de 70 años cerrar esta brecha. Es la tarea del siglo XXI.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    desigualdad, mujeres