En directo
    The New York Times building in New York, NY across from the Port Authority.

    Las declaraciones a favor y en contra del deshielo con Cuba desbordan a los medios de EEUU

    Haxorjoe
    Mundo
    URL corto
    Normalización de las relaciones entre Cuba y EEUU (330)
    0 0 0

    El restablecimiento de relaciones diplomáticas entre EEUU y Cuba no ha dejado a nadie indiferente.

    De Washington a Miami continúan sucediéndose las reacciones ante un anuncio histórico, que pretende ser punto final a medio siglo de fiera enemistad.

    Alan Gross, el contratista liberado en Cuba tras cinco años preso, comentó que "es bueno volver a casa" y añadió que en su "última carta al presidente Obama le escribí que a pesar de mi cautiverio no querría cambiarme por él, y sin duda no quiero hacerlo en este día glorioso".

    También indicó que "a pesar de un aislamiento de cinco años, no necesité reuniones diarias para comprender lo que sin duda alguna son unos retos increíbles para nuestra nación y para el mundo".

    Alan Gross
    © AP Photo / James L. Berenthal, File

    Pero aunque Gross, parte decisiva del acuerdo, o diarios como el New York Times, estén de enhorabuena, también hay quien se siente traicionado.

    Es el caso del influyente senador republicano Marco Rubio, una de las estrellas de su partido, que ya ha dicho que usará "todas las herramientas a mi disposición para obstaculizar todo lo posible estas medidas y no lo haré por ninguna clase de animadversión contra la Administración (del presidente Obama) sino por enemistad hacia el régimen que reprime al pueblo cubano".

    Igual de beligerante se mostró Bob Menendez, senador demócrata por Nueva Jersey y hasta hace nada presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso.

    "El acuerdo apesta", dijo, y añadió que se trata de "un premio a un régimen totalitario que no lo merece", al tiempo que rechazaba la noción de que los Estados Unidos hayan hecho más dura, por culpa del embargo, la vida a los cubanos.

    Entre tanto, en diversas comunidades de Florida, se produjeron manifestaciones de rechazo, capitaneadas en su mayor parte por los viejos leones del exilio, aquellos que llegaron a EEUU hace décadas y mantienen vivo un discurso propio de la guerra fría.

    Por el contrario, los empresarios de la industria turística de EEUU están de enhorabuena. La cadena de noticias Bloomberg estima que en 2017 podrían viajar a Cuba hasta 2 millones de estadounidenses.

    "Esperamos un crecimiento enorme", le comenta Mike Zucatto, directivo de Cuba Travel Services, "la demanda siempre estuvo ahí". De hecho, los analistas estiman que el turismo que recibe la isla podría crecer en más de un 40% en apenas dos años.

    No obstante, medios como el Nuevo Herald, afincado en Miami y conocido por su beligerancia hacia el régimen cubano, apuestan porque el Congreso paralice las iniciativas presidenciales, imposibilitando su entrada en vigor e incluso torpedeando las partidas presupuestarias necesarias para reabrir la Embajada de EEUU en La Habana.

    Uno de sus columnistas estrellas, Andrés Oppenheimer, ya ha escrito que "es posible que aunque el anuncio hecho por el presidente Barack Obama es el mayor paso de avance con la isla luego de seis décadas de hostilidades, es posible que su discurso haya sido menos ‘histórico’ que de lo que él hizo ver".

    Por el contrario Rick Gladstone, del New York Times, señala que ya sólo queda Corea del Norte como "último vestigio de la guerra fría", mientras Damien Cave, Randal C. Archibold y Victoria Burnett subrayan que el crecimiento dé esperanzas políticas y económicas para La Habana.

    Por su parte, Neil Irwin advierte del peligro de que los cambios hacia el capitalismo en Cuba sean demasiado "demasiado rápidos".

     

    Tema:
    Normalización de las relaciones entre Cuba y EEUU (330)

    Además:

    El conflicto entre EEUU y Cuba persistirá pero dentro de una lógica negociadora
    El acercamiento entre Cuba y EEUU es una victoria política de La Habana
    Cuba y EEUU ponen fin a una ruptura de más de cinco décadas
    Etiquetas:
    Alan Gross, Cuba, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik