En directo
    Mundo
    URL corto
    Desaparición de estudiantes en México (201)
    0 10
    Síguenos en

    Forenses argentinos confirmaron la identificación de los despojos de uno de los 43 estudiantes secuestrados en México hace más de dos meses, pero plantearon el reto pendiente de establecer la conexión entre el hallazgo de los restos incinerados en el basurero de un pueblo de Guerrero y otros encontrados en un río cercano.

    Forenses argentinos confirmaron la identificación de los despojos de uno de los 43 estudiantes secuestrados en México hace más de dos meses, pero plantearon el reto pendiente de establecer la conexión entre el hallazgo de los restos incinerados en el basurero de un pueblo de Guerrero y otros encontrados en un río cercano.

    El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) confirmó el primer resultado del análisis hecho en la Universidad de Innsbruck, Austria, de restos recuperados en el basurero de Cocula, y de otros que provienen de la vera de un río del mismo pueblo remoto, pero reveló que no había participado en el hallazgo original de los huesos calcinados que han sido identificados.

    Los forenses argentinos -que participan en el caso a pedido de los familiares-, ratificaron la identificación de Alexander Mora, 19 años, como uno de los 43 desaparecidos de la escuela de magisterio rural de Ayotzinapa, secuestrados en la ciudad de Iguala (200 km al sur) por policías y narcos aliados, confabulados con el alcalde de esa ciudad.

    El EAAF admite que participó con peritos de la procuraduría general de México (PGR) en hallazgos en el basurero de Cocula y "a la vera" del río San Juan que cruza el pueblo vecino de ciudad de Iguala, pero aclara que no participó en el rescate de los restos que terminaron siendo los del estudiante de Ayotzinapa.

    "Se recuperaron restos humanos quemados y calcinados tanto en el río San Juan como en el basurero de Cocula", describe el informe forense de los argentinos que colaboran a pedido de los familiares, pero señalan que aún falta establecer una conexión "científica" y no sólo testimonial entre ambos sitios.

    El informe emitido desde la sede del EAAF en Nueva York, advierte que "la evidencia que une a ambos sitios (el basurero y el río San Juan) por ahora, es esencialmente testimonial; es decir, se desprende por el momento del testimonio de los inculpados".

    Las autoridades federales mexicanas afirman que llegaron a los hallazgos del basurero y del río gracias a las confesiones de tres sicarios arrestados.

    Los pistoleros narraron que habían quemado los cuerpos en una pira por 16 horas en el basurero, que luego desmembraron los restos y los lanzaron en ocho bolsas al río, de las cuales los investigadores se recuperaron dos bolsas con despojos cerradas, que fueron enviadas a Austria.

    En opinión del EAAF "falta aún mayor evidencia física que una los hallazgos de ambos sitios".

    Para el EAAF, aún no hay suficiente "certidumbre científica o evidencia física" de que los restos recuperados en el río San Juan por peritos de PGR y en parte por el EAAF, correspondan a aquellos retirados del basurero de Cocula, como dijeron los inculpados.

    Argentinos ausentes en hallazgo de restos de Alexander

    "El EAAF fue convocado por la PGR al lugar cuando ya se encontraba la bolsa de restos abierta y la muestra en cuestión ya se encontraba junto con otras sobre un área de limpieza", dice el reporte de los forenses argentinos, que encabeza su fundadora Mercedes Doretti, galardonada con premios internacionales de la ONU y Amnistía Internacional entre otros, por su trabajo en otros países.

    Sorpresivamente, los forenses argentinos revelan por primera vez que no participaron en todas las operaciones de levantamiento de todos los restos del basurero de Cocula y el río San Juan como se pensaba, en particular de los restos de Alexander, el primer identificado.

    "El EAAF no estuvo presente en el momento en que buzos y peritos de PGR recuperaron dicha bolsa ni participó en el hallazgo de dicho fragmento" que resultó ser uno de los 43 desaparecidos.

    El informe de los peritos argentinos quienes se sumaron desde los primeros días de octubre a la investigación de otras fosas que dieron negativo en su conexión con los 43 desaparecidos, insiste en su ausencia en el hallazgo del fondo del río.

    "El fragmento en cuestión (que resultó ser de Alexander) fue encontrado en una bolsa de plástico recuperada por buzos de la policía federal en el río San Juan, que fue entregada posteriormente a peritos de la PGR", revela el EAAF.

    Sin embargo, reconocen que su ausencia en la operación de los buzos, "no afecta la identificación, pero el EAAF considera que es importe aclarar que no fue testigo del hallazgo del fragmento que culminó en esta identificación".

    Los forenses recuerdan que fue el titular de la PGR, Jesús Murillo, quien reveló el 31 de octubre que tres detenidos confesaron que habían "quemado los restos de los estudiantes normalistas en el basurero de Cocula, colocando en bolsas de plástico fragmentos de huesos quemados y cenizas recogidas de dichos restos", y además que las habían arrojado al río San Juan de Cocula.

    Los 16 despojos restantes, muy degradados

    De las 17 muestras de restos humanos recuperados en el basurero y el río, las de Alexander se identificaron "antes de lo esperado", porque la muestra estaba mejor preservada que todas las demás.

    La única identificación ha sido posible gracias a la recuperación de un tipo de ADN (nuclear) "altamente efectivo en términos de identificación humana", explico el EAAF.

    Las muestras de otros 16 restos humanos enviados al laboratorio de Innsbruck continúan siendo analizados "intentando métodos adicionales", debido a que quedaron muy degradados por el fuego.

    La organización humanitaria de forenses argentinos fue fundada en 1984, para investigar los casos de unos 9.000 desaparecidos en Argentina bajo la dictadura militar (1976-1983), y ahora investiga masacres en todo el mundo.

    La reputación del instituto forense de Innsbruck, incluye la identificación de cuerpos en la ex Yugoslavia, y de los hijos del último zar de Rusia, Nicolás II, 91 años después de su muerte.

    La investigación coincide cada vez más con la versión de un asesinato en masa, adelantada a esta agencia por el padre Alejandro Solalinde, pocas semanas después de la masacre y antes que cualquier otra revelación.

    Tema:
    Desaparición de estudiantes en México (201)
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook